[CINÉFILO PROMEDIO] «La Liga de la Justicia de Zack Snyder» (2021) – (Zack Snyder’s Justice League)

Más que buena, mejor.

Cuatro horas en búsqueda de la redención del más clásico grupo de super héroes y patrocinados por el regreso del director Zack Snyder que parece haberse sacudido lo suficiente de una dolorosa tragedia personal y las irregulares evaluaciones de su anterior «Batman vs Superman» (2016) dentro de las historias del llamado DC Universe.

Esta reversión de la cinta de Joss Whedon «La Liga de la Justicia» (2017) es a todas luces mejor. Y es que los matices son evidentes; no es el resultado de un híbrido entre dos realizadores y de las exigencias cruzadas del Warner Bros. de la época, tiene una duración que permite desarrollar y profundizar mejor muchos aspectos de la historia y como suele ocurrir con Zack Snyder, tiene su sello por todas partes, para bien o para mal, algo que a la cinta anterior le pesaba porque no tenía identidad por ningún lado.

La opulencia y cuasi arrogancia de invertir cuatro horas en una película donde argumentalmente las directrices son las mismas pero la estética y la impronta del realizador mejoran el resultado, terminan convirtiendo el film predecesor en un sucedáneo. Es decir, no solo estamos ante una propuesta que aporta por sí misma si no que opaca con creces la primera versión y le da sentido a una, en otras circunstancias, incomprensible repetición a gran escala cinematográfica. A partir de este estreno de forma no escrita, la visión de Snyder de la Liga de la Justicia pasa a ser la definitiva e increíblemente la apuesta de Whedon de hace pocos años es como si nunca hubiera existido. Insólito para la historia del cine comercial.

Acá pasan cosas distintas, hay escenas y personajes que se suman y aportan para entender mejor la génesis del relato, sin embargo también hay contras; estamos ante un director que deja seguir, que explota las ralentizaciones y cae en varios clichés que ostenta como su firma pero no siempre son adecuados. Por otra parte aún con tantos minutos y material como para desarrollar una miniserie los antagonismos aunque tienen mejores matices siguen haciendo cosas «porque si» con secuaces olvidables que recuerdan los pecados de Marvel.

«La Liga de la Justicia de Zack Snyder» (2021) es «mejor» y quizás buena, siempre dentro del contexto de su público de nicho y aún siendo aparentemente excesiva como producto, resulta un lindo desafío para los fans de sus personajes. Reitero, se trata de una película que suma pero que en rigor puede seguir dejando muecas en el público general pues más bien, competía contra su propia sombra, en este caso el film que Snyder no pudo terminar la primera vez. Ahí vence, con holgura, mas como cinta general oscila entre lo aceptable y bueno. A la larga era lo que los fans pedían, nadie más.

Recomendación: Mejor. De nicho. No es para todos. Supera la versión de 2017 y aunque es excesiva en metraje en líneas generales aprovecha bien el dilatado tiempo.

[CINÉFILO PROMEDIO] «El hombre de acero» – (Man of steel)

Semilla de acero.

Semilla de acero.

Al igual que la aventura fílmica de 2006 Superman Returns (Bryan Singer, 2006), la imaginación de guionistas y creativos continuó craneando la manera de ilustrar en la pantalla grande episodios desconocidos en la historia del super héroe más relevante de la cultura pop, y esta vez la apuesta va con todo el sello de Christopher Nolan, aunque no esté en el sillín de director.

Zack Snyder (‘300‘) encabeza la búsqueda del origen en una película que añora incansablemente lo dramático de forma vertiginosa y con aires de épica. La impresión casi documental en las tomas sin duda es un aporte de Christopher Nolan con su habitual adn de drama y oscuridad. Él tiene como los grandes realizadores un sello propio y aunque el que dirige es otro, hay una ganancia de directores que suma para el público, que ya prevé una saga estilo Batman.

Superman es un personaje complicado de replicar en el cine, aún con la sombra del eterno Christopher Reeve. El oriundo de Kriptón se ha renovado con apuestas audaces y nuevas como lo fue Smallville (TV 2001-11) y las más criticable «Las nuevas aventuras de Louise y Clark» (TV1993-97). En tanto lo de Bryan Singer el 2006 tampoco consiguió los réditos esperados, por lo que esta última película, ‘Man of steel’ pese a no ser brillante, es narrativamente más correcta que su antecesora.

Puede ser algo extraña de digerir pero diera la impresión que hubo empeño por sacarse los prejuicios y despojarse de los moldes del héroe habitual, pero sin parecerse demasiado al Batman del propio Nolan. Así vemos por ejemplo desaparecer algunos clichés ridículos como el de Lois -esta vez de armas tomar- sin reconocer a Clark en su misma oficina o aquel rulo indespeinable en la frente y su debilidad ante la kriptonita verde. Ello desaparece y se agradece, era un lugar común tan absurdo como el Popeye y las espinacas.

Pese al saldo positivo donde actores consagrados no solo aportan sino que encajan en el puzzle de infancia del héroe alien, el público se puede perder en los efectos. También da la impresión haber intentado hacer varias cintas en una sola, pasando de la calma a una destrucción mayor que Avengers; de una intro psicológica estilo Nolan asciende en el desenlace al nivel de Emmerich o Michael Bay. En este sentido cabe señalar que esta brusca transición es usual en las precuelas o en este caso, la presentación de una saga.

En resumen dentro de todo lo que se puede decir de este film de dos horas y fracción, se trata de un prólogo aceptable. Una introducción prometedora aunque esperable. Hay mucho que mejorar, por ejemplo el tiempo que tarda en llegar la verdadera acción. Eso puede desencantar a algunos y ojo, porque acción no es igual a explosiones. Algo de humor y romance menos brusco tampoco iría mal.

4Recomendación: Una semilla que promete frutos. Interesante precuela como nuevo inicio de una saga. Aceptable.

🙂