[CINÉFILO PROMEDIO] «Viuda negra» – (Black widow)

Contradicciones vitales

Luego de una espera desmedida que tampoco colabora en sus resultados frente a un público muy de nicho, Marvel estrena «Black Widow» (2021) como un justo epílogo de una de las estrellas con más recorrido y subvaloradas de su franquicia «Avengers». Sin embargo, el dilatado estreno de su película personal es opacado por una serie de claroscuros que en evidente contradicción, terminan dejándola como una cinta de marcados sinsabores.

Y es que las contradicciones son el principal motivo de los análisis posteriores y que generan esa, a ratos injusta sensación de «meh» que queda luego de dos horas de un repaso inédito por el perfil del principal rostro femenino de Marvel por muchos años. Esa dicotomía se cimenta en una línea de la cinta que habla de «una asesina admirada por las niñas». Cómo Disney maneja estos casos, donde el guión pide a gritos un disimulo de los infantilismos y una necesaria dosis de realismo terrenal entre tanta fantasía deja los equilibrios tocados. Es decir, Natasha Romanoff no se hizo conocida vendiendo dulces pero acá por momentos es la Madre Teresa y en otros instantes hay guiños más a la altura de su papel de ex sicaria. Esos baches y la presentación de algunos personajes de modo poco coherente no se pueden pasar por alto. Dave Filoni resolvió eso en los nuevos productos de Star Wars con un arma aturdidora. Quizás es un camino.

Evaluando los elementos más generales de esta cinta, en secuencias de acción anda bastante bien. Los mencionados equilibrios se desbalancean cuando se aborda el resto de la historia, el aporte de los personajes que resultan ser menos de lo esperado, los antagonismos o el rol de actores que daban para más. Ver a Scarlett Johansson calzándose su tenida de operaciones por última vez es un imperdible de los seguidores del MCU, pero no cabe duda que esta película llega varios años tarde, como un episodio que se sabe intrascendente, de mera continuidad. Florence Pugh es el relevo natural del manto de BW que llega fresco aunque el resto del staff suena más a incógnita.

Como sea la factoría Marvel necesita meter un éxito pronto, uno que vaya más allá de los clichés de encontrar un objeto de deseo para el argumento; desde piedras, una fórmula secreta o un suero que cambie la trama. Los lugares comunes de su estilo piden ahora un desarrollo más complejo y rico en aristas que pasen de los recurrentes alivios cómicos. Las series juegan con otros parámetros y su irregularidad tiene más que ver con la acción capítulo a capítulo, por eso no entran en estos balances, pero en el cine tras los efectivos golpes del desenlace de Guerra del Infinito, la infumable Capitana Marvel, Spiderman 2 y el citado paréntesis del stream, los productos no han estado a la altura de la herencia.

«Black Widow» es entretenida, en un par de momentos divertida, tiene buen manejo de la acción. Al debe queda la estructura que debería ser el soporte y engranaje para que esta máquina funcione, justificando esos momentos de adrenalina. Una tibieza que deja gusto a poco.

Recomendación: Aceptable pero apenas suficiente. Tibio reconocimiento a una heroína que marcó época. Inconexa.

[eXprimiendo la Web] El cuerpo de Scarlett

Nuevamente una imagen de la exquisa y talentosa Scarlett Johansson dejó la escoba en Internet. Tal como en octubre pasado para su cumple, en esta ocasión hablamos de un pantallazo «filtrado» maliciosamente y donde se aprecia la humanidad de la blonda actriz (esta vez con cabellos negros) admirándose frente a un espejo.

Aunque la belleza de Scarlett es incuestionable, es también lamentable la banalidad con que se abordó el tema. Más interesante en cambio, resulta el debate sobre la manipulación comercial de que es fruto su figura, como cuerpo rentable a intereses empresariales así como lo fácil que los pichones suelen caer en los trucos del photoshop y creer lo que quieren ver.

Si bien la chica también lucra con el asunto y no es una mera víctima, no cabe duda que todos estos estadios de discusión derivados están muy fuera de su alcance. En esta pasada (a diferencia de la selfie de hace un tiempo) se trata de una película «Under the skin» (Bajo la piel) del director Jonathan Glazer, que sin duda se abre paso en el boca a boca mucho antes de su estreno o conocer su trama.

Quizás la cinta no tenga mucho más que decir, lo que resulta pobre, pero el cuerpo de una mujer no debiera suponer tanto morbo como el que produce. En un rápido vistazo a la foto en cuestión (de Twitter @Cosmopolitan_es) se le ve delgada y con bellas formas, naturales, sin retoques ni groseros photohops como el de la reciente «Capitán América 2».

Más que erotismo irradia casi ternura, pero su atractivo es evidente. Sin embargo, el debate de lo que nace a partir de la vista e interpretación de lo que vemos, es digno de conversar.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

[eXprimiendo la web] El cumple de Scarlett

La lindura de Scarlett Johansson la hizo de nuevo. Aparte de celebrar 28 añitos (¡Que viejos estamos!) logró retomar el cetro de la mujer más sexy del mundo por parte de la Revista Esquire. Hace poco las púberes Miley Cyrus y Emma Watson se habían impuesto en otras publicaciones como Empire o Maxim en derivaciones como la más sensual o la más deseada. Cuánta falta de respeto con Scarlett.

Desde el 2006 que la blonda actriz viene encabezando ránkings y sin duda su presencia en estas listas tiene larga vida por delante. Cada año aparecen nuevos nombres pero ella permanece. En su cumpleaños, agradeció el primer puesto en Esquire con una sesión especial de fotos y aunque varios podrán decir que es el típico estereotipo de la rubia sexy que recuerda a Marilyn Monroe, no cabe duda que su figura y labios gruesos tienen sello propio.

Bien Scarlett, congratulations 4you.

[CINÉFILO PROMEDIO] «Perdidos en Tokio» (Lost in translation)

Solos en la gran ciudad.

Solos en la gran ciudad.

Las chicas sólo quieren romance o sólo buscan divertirse, sanamente. Así podría resumir los sentimientos luego de ver esta sencilla, traviesa pero consagratoria película de Sofia Coppola, realizada por allá por el 2003 con sobrado éxito.

Con lugares comunes de todo viajero, especialmente al momento de ir a países de habla distinta, en la cinta el toque femenino de la dirección (y guión) se nota y bastante. Con una trama que queda en evidencia con el mero título, muestra por ejemplo como en una ciudad tan inmensa como Tokio, hay personas que pueden encontrarse en medio de sus respectivos periplos y coincidir en una complicidad dulce que omite a los millones que los rodean, con un lenguaje propio y gestos únicos.

«Lost in translation» es una entretenida historia con mucha hilaridad en ciertos momentos pero que resultan aún más divertidos cuando se perciben como parte de la realidad, tomados con mucha astucia, observación y llevados a la pantalla grande.

Pulgar arriba para el montaje de las escenas, que se suma al mencionado guión y un Bill Murray, sencillo y brillante, así como Scarlett Johansson, un bombón irresistible y lleno de carisma por contemplar y disfrutar. Su complicidad encanta y traspasa al espectador.

Cine sin pretensiones, logrando el objetivo de contar una historia, casi como gran anécdota. Una película a escala humana absolutamente. Recomendable al cien por cien, mezclando en la justa medida romanticismo, comedia y por sobre todo, humanidad.

5😀 Recomendación: Un nuevo clásico del cine.