[CINÉFILO PROMEDIO] «Shang-Chi y la leyenda de los diez anillos»

Dando menos de lo esperado

Llevar la fantasía hacia un nivel superior de sopetón con un personaje nuevo siempre tiene sus riesgos y si bien “Shang-Chi: La leyenda de los diez anillos” (2021) lo hace parte de su previsible premisa, aún siendo relativamente entretenida carece del fondo y ritmo necesario para conseguir mejores resultados.

El contexto de las artes marciales orientales mezclado con lo místico y mágico si bien es encantador y a ratos hipnotizante gracias a un par de escenas muy bien explotadas, termina cayendo en la gula visual y en esos valles argumentales que Hollywood ha recogido en sus adaptaciones de fábulas asiáticas sin una emotividad que le sabe ajena, que es más propia de otra cultura y con otros parámetros. El resultado de eso son clichés por kilos y lagunas bostezables.

Con todo lo anterior, sin duda Marvel se sacudió de la pausa obligada por pandemia para mover toda su maquinaria impulsada por Disney para entregarnos productos por doquier y que de alguna forma conectan. Eso que otrora nos fascinó, hoy por momentos parece ser demasiado que procesar e incluso arriesga saturar. Así como los primeros diez años los poderes fueron más explícitos, ahora parece ser el tiempo de la magia.

Y a propósito de conectar, la irregularidad de esta película de origen es su característica principal; momentos de acción sin discusión como lo más alto que contrastan con alerta de bostezos en un sinfín de explicaciones y flashbacks recurrentes para entregar pistas una y otra vez. Todo amalgamado con un tono de comedia que infantiliza una cinta que quizás debió apuntar a practicidad y adultez en desmedro del rótulo innecesario de todo espectador. De las caricaturas que hasta pueden resultar ofensivas se puede hacer un análisis aparte

“Shang-Chi: La leyenda de los diez anillos” no es ni lo mejor ni lo peor del Universo Marvel pero está más cerca de lo insuficiente que de lo destacable. Incluso los más fanáticos tendrán que aceptar sus bemoles y ese ritmo entrecortado de acelerar y frenar a punta de comedia. La falta de un hit de lleno le mete presión a lo que viene porque este nuevo héroe puede mejorar pero como suele pasar, si se habla más o a la par de una post créditos que de la película que acabas de ver, algo no ha funcionado bien.

Recomendación: Aceptable. Tiene flancos por mejorar porque su irregularidad, clichés y otros problemas opacan su esta irrupción.

[CINÉFILO PROMEDIO] «Ícaro»

Títeres y principios.

Alcanzar el Oscar por mejor documental es una credencial poderosa para «Ícaro» (2017), puesto que compitió por esa categoría en otras lides y no consiguió el objetivo. Sin duda hay factores investigativos pero también políticos que pesaron en la Academia para el trofeo pero sería injusto no darle el mérito de catalogarlo como un buen producto ya que logra ser llevadero aunque quizás pierda el norte que motiva verla.

Quien haya hecho algún trabajo de tesis se identificará con el comienzo de una labor a fondo que termina decantando en otra bastante diferente. El móvil de «Icarus» es la experimentación y si bien la mantiene como tónica general, su rumbo es un descubrimiento en ascenso para el público.

Si las dos horas pueden ser un poco largas para algunos solo podrían justificarse por la atención que el documental va imprimiendo en su desarrollo, donde se da maña para tornarse como cinta de espías, thriller o thriller político, muy distante del deporte que movía el interés inicial del espectador y el autor.

Así, de modo poco ortodoxo y con un factor que muchos tildarían de fortuna en medio de un experimento lejos de lo convencional, «Ícaro» obtiene su valía, quizás dejando en el camino la premisa que movilizó sus recursos, con los que termina empatizando hasta la complicidad y provocando que se cuestionen sus principios, pero como obra audiovisual, sin duda obtiene nota más que interesante.

Recomendación: Buena. Contingente, con repercusiones y por momentos -aunque descuidada- resulta intensamente interesante.

[CINÉFILO PROMEDIO] «Un experto en diversión» – (Ferris Bueller’s Day Off)

Un día libre era todo lo que necesitábamos para ser felices.

John Hughes logró que su nombre como director fuera alcanzando méritos indiscutibles precisamente por cintas como esta, donde la muchas veces menospreciada comedia liviana podía brindar un buen cine de entretención pasajera que es por lejos el principal motivo por el cual las personas siguen aún hoy acudiendo a las salas. «Ferris Bueller’s Day Off» (1986) es uno de sus ejemplos más logrados con ese sello de diversión en el set que marcó su carrera.

«Un experto en diversión» es la cara angelical y de travieso de Matthew Broderick en sus veintes interpretando a un adolescente que vive el día a día aún cuando mete un par de reflexiones profundas que son un buen matiz dentro de esta colorida aventura. Como otras de su tipo («El club de los cinco») esta es una firma del director. Estamos ante una película que dentro del abanico de cintas del propio John Hughes y que son un icono ochentero, es de las que mejor ha envejecido, con una banda sonora de lujo y con escenas que han nutrido de referencias en modo de homenaje el cine de entretención por los siguientes 30 años.

Todo lo anterior por supuesto abre el apetito de quien se aventure a verla por primera vez, pero hay que contextualizar que «Ferris Bueller’s Day Off» es una película acorde a su época, de adolescentes con otros ojos, con modos de filmación como planos innecesariamente extendidos o diálogos algo empalagosos que hoy lucen casi ridículos, con un ritmo de paseo lento y con esas clásicas poses para el recuerdo bellamente irreales. Se trata de una joya en su mérito, simple, funcional y que empáticamente para el género masculino puede resultar más llevadera que para las chicas. Es la idealización aspiracional de una generación que al parecer tenía sueños más simples y realizables. Con menos malicia o disfrazándola de travesura y un guante blanco propio de otros años.

Traducida como «Un experto en diversión», este es un film de nostalgia pura. Menos soso que otras comedias de la época quizás porque apuesta más por la aventura y las travesuras que por el romance. Un clásico que hay que cuidar, un viaje por el tiempo para sonreír con un pícaro bribón adolescente de esos que se queda en la memoria y no envejece.

Recomendación: Un clásico de la entretención ochentera que hay que valorar en su mérito. John Hughes y uno de los puntos más altos de su carrera como director, haciendo que lo simple y entretenido sea relevante para toda una generación.

😎🕵🇺🇸

[CINÉFILO PROMEDIO] «Midsommar»

Viaje a la oscuridad del sol

Zafada y enigmáticamente intensa. «Midsommar» (2019) es de esas películas que te hace deambular entre ese género incalificable de «wtf» y lo psicológicamente incómodo. En rigor es más de suspenso que de terror como tal pero consigue darte un par de cachetadas para ir prestándole atención a su extenso metraje.

Y es que hablamos de más de dos horas veinte minutos así que la tarea de verla puede hacer caer a varios en el camino pero lo enigmático de su propuesta, jugando con los opuestos en dosis equivalentes, logra generar la curiosidad necesaria para completar la tarea; entre lo oculto y lo explícito, lo predecible y lo inesperado, eso sí, de forma irregular, disimulándose en el follaje de la trama.

«Midsommar» es un buen punto para el cine independiente que luce a Florence Pugh y Will Poulter como actores más reconocibles pero donde es la actriz la que nos permite ver a través de sus ojos los detalles extraños y a ratos surrealistas de esta peculiar historia.

La historia de «Midsommar» no es para todos. La descripción inicial de esta humilde reseña sobre juzgarla de quedar al debe en explicaciones bien podría resumir la sensación de muchos al verla. Pero donde unos ven un problema otros hallan un tesoro y es su riesgo el que muchos premian con un pulgar arriba.

En lo personal, apruebo ese atrevimiento pero no lo ensalzo desmedidamente. Estamos ante una cinta irregular, de momentos muy interesantes y otros no tanto, principalmente por las grandes insinuaciones. De hecho acá se juega harto con aquello de las medias verdades pero no todos los bocados son saciadores como se esperaría. Habrá mucho que tenga que poner de su parte el espectador y aunque eso está de moda, para el hoy podría no ser suficiente.

Recomendación: Interesante pero irregular. Sus insinuaciones son atrayentes mas es su protagonista y su suerte la que termina por convencerte

🌞🇺🇸🇸🇪✝️⛺

 

[CINÉFILO PROMEDIO] «Talentos ocultos»

Una valiosa historia para ver.

Pese a su conveniente idealización de personajes, «Talentos ocultos» (2016) deja buenas sensaciones al momento de verla incluso recordando otras actuaciones similares en películas sobre temas racionales mucho más básicos y en épocas menos contemporáneas.

El elenco aporta mucho. Taraji Henson, Octavia Spencer, Janelle Monáe suman a Kevin Costner, Mahershala Ali y Kirsten Dunst y cada uno se hace notar. Quizás sin mucha sorpresa en cuanto a los perfiles en las personalidades de sus personajes pero Theodore Melfi complace bastante gracias a los tiempos que le brinda dentro de lo razonable, a cada una de las principales protagonistas.

Si bien puede quedar al debe en lo trágico que dejó atrás la carrera espacial, como lo mencionan otras como «First man» (2018), el foco en esta pasada está en otro rumbo, evidente. Acá están los prejuicios sufridos en la problemática racial, más aún en su tiempo, sumado al machismo imperante. Eso más otras encrucijadas menores son una diversidad atractiva de ver y disfrutar. ¿Y saben? Se ilustra bien, sin estereotipos ni rencor enconado en este caso, hacia los hombres o personas «blancas». Se agradece esa mirada de altura.

Sin oscuridad o crudeza pero exhibiendo varios colmos hoy impensados. Con lecciones del cine de antaño y una musicalización de época soñada, «Hidden figures» es una cinta de esas recomendables, blanda si se quiere pero que rescata y le da una mirada femenina y merecida a la conquista del espacio, área restringida y predominada por los hombres, al menos en el cine y los grandes titulares. Una película bonita, amplia en su espectro.

Recomendación: Buena. El espacio es el pretexto, lo importante pasa en tierra con los prejuicios raciales y de género con buen ritmo y lidiando bien con los clichés.

👩🏿✊🏾 🚀

 

[CINÉFILO PROMEDIO] «Zombieland: Tiro de gracia» – (Zombieland 2, Double tap)

Una secuela entretenida pero menos memorable.

Placer culpable o no, la pandilla de «Zombieland double tap» (2019) reaparece y pese a los años que han pasado desde su irrupción en 2009, no cuesta mucho re enchufarse dentro de su plan de comedia con muertos vivientes, con los roles que perfiló cada uno de sus protagonistas en la primera pasada y si te gustó ese debut, entonces se merece darle una oportunidad a sus nuevas aventuras y personajes.

El tema por supuesto es que se le debe dar también un poco de espacio para maniobrar o paciencia para que «Zombieland 2» pueda encajar en algunos públicos, los cuales de plano pueden directamente no empatizar con una comedia de zombies, así que si no hay conexión con el tono de esta cinta lo mejor es abortar la misión precozmente. Para los que se encarrilen, el viaje será con menos sorpresa y atractivo que el capítulo anterior pero sumando al menos un par de buenos hits y manteniendo lo audiovisualmente atrayente.

Puede parecer sencillo pero reaparecer diez años después con una historia y hacerla entretenida es una gran tarea. Se nota que el cast congenia bastante y las inserciones en general logran subirse al tono que tiene la película. Lo lúdico, irónico, sarcástico y burdo reaparece pero sin la profundidad de la precuela, aún así se lo toman con gracia y esa es una de las virtudes de esta continuación, no tomarse demasiado en serio y exhibirlo como una guía para que el espectador tampoco lo haga.

«Zombieland: Double tap» se da todos los gustos que marcaron su primera parte con trivialidades, planos exagerados y diversos aportes extras en pantalla y sí, es cierto, consigue reavivar la flama de sus fans de forma decente mas no con la genialidad del debut. El guión es más flojo y aparece más bien como un guiño a los que se encariñaron con la uno, llegando algo tarde -lo que también pesa- y

Recomendación: Aceptable. Es entretenida y más irregular que la anterior. Le falta un objetivo central más definido y de peso.

🧟‍😎

 

[CINÉFILO PROMEDIO] «Un lugar en silencio» – (A quiet place)

Sentidos alerta

Me gustó «A quiet place» (2016). Tiene ese gen especial de películas que con poco logran mucho y le da la razón a John Krasinski, quien dirige y protagoniza la cinta. Si bien no es una fórmula nueva y más que terror, prefiero llamarla de «suspenso», «Un lugar en silencio» con todos sus elementos muy básicos y sencillos me dejó bastante conforme.

No cabe ninguna duda que films posteriores como «Bird Box» (2018) y otros están inspirados en similares objetivos respecto a la importancia de algún factor sensorial de los personajes y la relación directa con la tensión que se genera, así como «A quiet place» a su vez también emula a otras películas anteriores. El punto es que esta pasada tiene a Emily Blunt y el propio Krasinski que le dan un plus y donde por cierto su química como pareja es un agregado especial.

Diálogos contados lo que llama a ponerles mucha atención, la inclusión del espectador sobre los ruidos que alteran la paz y los consiguientes sobresaltos además de otros factores como, ojalá saber lo menos posible de la cinta para disfrutarla mejor, son puntos que le suman a una trama muy simple pero bastante funcional con todo y ciertos clichés.

Así, dejando muchas cosas abiertas o interpretables, sin explicaciones mayores y con sentido casual, «Un lugar en silencio» saca la tarea ahorrándose inteligentemente muchas justificaciones. Por cierto que la música es un factor tremendo que se complementa con una mezcla de sonido determinante.

Transparento decir que «A quiet place» logró satisfacer gran parte de mis expectativas y caí en casi todas sus tretas gracias a una experiencia que es altamente efectiva jugando con la ansiedad.

Recomendación: Buena. Muy simple pero bien provista de recursos para el suspenso efectivo.

⭐️🤫

 

[CINÉFILO PROMEDIO] «Gemini man» – (Proyecto Géminis)

Gemini_Man_poster_usa

Blando duplicado

No es de extrañar que un proyecto tan ambicioso y con un personalismo tan marcado pase por las manos de Will Smith en el protagónico y Ang Lee en dirección. Sin embargo, la ejecución -especialmente en escena- de «Gemini man» (2019) es defectuosa.

Hablamos por ejemplo que el CGI tiene increíbles aciertos que tal como ya lo han hecho otras, anticipando una nueva era en el cine, pero a su vez en las secuencias de acción, los caracteres se mueven con la fluidez inverosímil de un videojuego y eso distrae de sobremanera. Literalmente es como ver una consola.

El proyecto en sí, su trama no es mala, por el contrario, tiene en lo preliminar aspectos bastante interesantes y destacables pero la forma en que se desarrollan los sucesivos actos cargados de clichés de acción no terminan por convencer, de hecho caen en pozos o puntos ridículos que intentan pasar colados.

El hecho de confrontarte a tu yo más joven abre un abanico atractivo y peculiar de opciones aunque lastimosamente acá se limitan a lo que les dicta el «guión tipo» de una cinta de acción – ciencia ficción, como si fuera del montón, una más, sin sopesar en realidad lo que se tienen entre manos, una lástima. Algo mal concebido desde el inicio.

El trailer literalmente mató esta película, lo dice el título del film, etcétera. Nos dan muy poco más allá de lo que nos anticipan. Hacen que no valga la pena tanta tecnología de  punta y tanto recurso sin sentido.

dado2Recomendación: Floja. La idea debía ser buena pero en vez de ser Will Smith potenciado por dos, apenas llega a la mitad. Un experimento fallido.

😶🔫

[CINÉFILO PROMEDIO] «Dolittle»

Sin perro que le ladre

Me permito dudar sobre la efectividad y entretención que esta película pueda provocar en los más chicos. No por ser cintas para niños deben ser tontas y «Dolittle» (2020) con más de hora y media y una trama muy rebuscada no ayudan a ese objetivo.

Este remake hace que la versión de Eddie Murphy en 1998 que incluso generó secuela y videos, sea una obra maestra. Esa chispa pícara de los animales, el feeling con el principal y una historia más aterrizada y fácil de seguir o creer son metas que esa cinta noventera sí consiguió, pero en esta pasada nada de eso funciona.

Esta reversión no es cómica o graciosa aunque juegue a serlo. Es más bien extraña, lo que la vuelve relativamente interesante pero lo que genera en realidad es curiosidad por parte del espectador, una peculiar duda por saber en qué podría decantar toda esta serie de sinsentidos.

Hasta el propio Robert Downey Jr. parece desacomodado y poco crédulo de esta sarta con criaturas en CGI, cómo que quiere grabar e irse pronto. Este gran esfuerzo técnico no encaja en lo absoluto con lo soso del desenlace de cada sketch y sus bromas malas y cambios en el guión, personajes que van y vienen y un sinfín de cosas que no tienen razón de ser.

Ni buen humor, ni siquiera ternura. Solo absurdos y la promesa muy difícil de concretar de encantar a los más chicos.

Hay que ser valiente para verla completa. «Dolittle» no es una pieza para consideración de la Academia, eso se sabe pero tampoco deberían tomarnos el pelo de esta manera. Es una pena que lo básico, ridículo y raro ni siquiera decante en una película entretenida. Candidata fija a las grandes decepciones de 2020.

Recomendación: Muy pobre. Sosa y sinsentido. Muy poco margen para encantar a los más chicos que siquiera entenderán la película.

😩🐶 🐱 🐭 🐹 🐰 🐻 🐼 🐨

 

[CINÉFILO PROMEDIO] «Dumbo»

Dumbo_primer_poster_usa

Alto sacrificio

El nuevo sentido que Tim Burton intenta impregnar en la historia clásica de «Dumbo» (2019) no consigue todo lo esperado merced a un tema de enfoque para el relato, rigor con el cuento original y donde el centro de atención se sitúa lejos del tierno paquidermo volador de nuestra infancia.

Danny de Vito, Colin Farrel, Eva Green y Michael Keaton personifican los protagonismos de una película que básicamente es inspirada en el cuento pero tiene su propio rumbo. En lo preliminar eso no es ningún pecado pero ya era un riesgo apostar por una temática muy en tela de juicio por estos días como es la escena circense. Para ello era necesario variar el guión y en ese camino el interés del espectador se extravía sin volver a cobrar sentido de regreso. Una clara diferencia con otra de sus adaptaciones libres: «Alicia en el País de las Maravillas», que incluso valió una secuela.

Quizás un punto de vista más al estilo del «live action» de «El libro de la Selva» (2016) con interacción entre animales, sus propias voces y ciertos humanos le pudo dar más agilidad, pero el pequeño Dumbo pareciera vivir en una verdadera isla del guión cuando en rigor debería ser el eje conductor, como si fueron Mogli, Alicia o el propio Simba en su propia reversión.

Puede que no haya sido el momento para apostar por esta cinta. «Dumbo» es querible como lo suelen ser los CGI de personajes de su tipo, pero está tan rodeado de cosas sin importancia que se pierde el sentido de su lucha y la evolución de su propia historia, una donde el fuerte era precisamente la ternura, persistencia y los prejuicios.

dado2Recomendación: Débil. El cuento y el personaje pierden sus principales fortalezas. Apenas tibia para públicos menores de edad.

🐘🎪🙄