[CINÉFILO PROMEDIO] «La isla siniestra» – (Shutter island)

DiCaprio en la niebla

Sin siquiera acercarse a ser lo mejor de Martin Scorsese, «La isla siniestra» (2010) consigue recrear un clima inquietante durante su desarrollo, donde deja huella como un thriller psicológico que sabe seducir en sus detalles aunque en su conjunto no consiga el mismo encanto.

Y es que las mejores creaciones de Scorsese en sus múltiples obras, saben mejor con otros aspectos explicados de forma más satisfactoria, desarrollos más íntegros de personajes y tramas que por su naturaleza, «Shutter island» se ve impedida de exhibir ante el espectador. Por cierto, el apego a la novela original quizás también ha mermado el hilo propio de la historia en versión cine, que reitero, está lejos de ser una mala película pero deja ciertos sinsabores.

Puede que parte de la mueca venga de hacer poco partícipe al público de la trama; ocultar mucho y jugar con la incertidumbre hasta el punto de la desatención. Por supuesto en contraparte, el sonido, el diseño de producción y la fotografía elevan la cinta a un buen nivel pero su alcance efectivo como historia queda más en entredicho.

«La isla siniestra» es una película de momentos, de insinuaciones, de intensidad intermitente y sobre pesadillas y traumas, esto último pasa la cuenta haciendo que la pesadumbre pase al espectador y ello sumado a la curva descendente de la historia termina costándole una mejor evaluación.

Recomendación: Interesante. A ratos intensa pero irregular. Insinúa más de lo que concreta sus anhelos por ser una buena película.

[CINÉFILO PROMEDIO] «Dark waters» – (El precio de la verdad, Aguas oscuras)

Poco profundo y más penumbra que oscuridad

Si bien las premisas de «Dark waters» (2019) son merecedoras de atención y razonables para un film de este tipo, la velocidad del relato, la falta de algunos matices y el excesivo descanso de una historia tan densa y rica en detalles, solamente en el personaje central de Mark Ruffalo, termina desgastando el conjunto.

Basado en una historia real, «El precio de la verdad» (¡Díos mio quién adapta estos títulos en América Latina!) pareciera tener como su referente inevitable a Erin Brockovich (2000) donde Julia Roberts incluso se hizo de un Oscar de la Academia. Cintas que como otras apelan a la denuncia ciudadana hacia grandes empresas o consorcios, pero a diferencia de aquella película donde predominaba el sepia, tenía una galería de personajes recordables y personalidades marcadas entre otros factores, que ayudaban a percibir mayores encrucijadas y diversificaciones dentro del todo. Aquí todo queda en un tibio intento, incluida Anne Hathaway que solo amaga complementar los protagonismos que esta aventura ameritaba.

«The insider» (1999) es otra película que nutre la riqueza de su historia no solo en sus protagónicos, dividiendo los focos de inmediato sino que los relaciona con otros conflictos que a ratos se vuelven tanto o más relevantes, volviendo la trama interesante de ver más allá de la obviedad del objetivo principal de la sinopsis. Sin embargo en esta oportunidad, la anticipable odisea de Ruffalo en West Virginia resulta poco atractiva pese a su evidente importancia y el calibre de lo que se cuenta y por si fuera poco, cae en varios lugares comunes que terminan por desilusionar al espectador.

«Dark waters», cuya traducción correcta debió ser «Aguas oscuras» como efectivamente se hizo en varios países, se queda en la regularidad mal entendida. Queda corta en su tributo a seres humanos que sin quererlo o proponérselo dieron una lucha judicial sin precedentes en la historia de Estados Unidos y de hecho, como relato no conmueve. Lo ves pero no te genera las emociones que debió desencadenar.

Mark Ruffalo -quien produce y protagoniza esta historia- lo da todo pero no es suficiente. El enfoque dado a su rol, su inserción en desmedro de un entorno que obsolesce y pecados en la dirección y el guión adaptando de este escándalo (y eso que le cayó una nominación a un premio por ahí), terminan opacando sus esfuerzos.

Recomendación: Regular. Me decepcionó su falta de ritmo, no equilibra ni matiza una historia que pedía a gritos ese trance.

🤔🔍⚖

 

[CINE PRÁCTICO] «Foxcatcher»

...

Nada es gratis.

Con toques algo enfermizos y jugando con emociones oscuras en un contexto basado en hechos reales, «Foxcatcher» (2014) tiene méritos para ser recordada al margen de ciertos valles en su relato.

Un reivindicado Channing Tatum, más otro reconvertido como Steve Carell y Mark Ruffalo -el más sobrio-, ofrecen con diferentes matices actuaciones a ratos contenidas, pero con bastante sicología, donde la envidia, la ambición y la falta de escrúpulos -como suele suceder cuando se mezclan con actividades como el deporte- ofrecen una mezcla al menos interesante o digna de ver.

«Foxcatcher» es también el sueño americano, sus lados oscuros y ocultos, donde como tantas veces en otras latitudes, no todo lo que brilla es oro y todo tiene un costo. Posiblemente las lecciones tras el film son más interesantes que su desarrollo mismo o sus intervenciones.

En lo relativo a la cinta en específico, se trata de un relato algo minimalista, de emociones, sin muchos protagonistas ni secuelas de acción o grandes intrigas intrincadas. Acá estamos ante una película de deporte, ambición, de expectativas personales, pero sobretodo, de esas que dividen públicos.

«Foxcatcher» no es para todos los gustos, puede criticársele la caracterización y maquillaje a Carell (pena en algo la falta de comparación con los reales) o el nivel de ritmo del montaje, pero es buena evaluarla también por lo que deja tras de sí: una historia teatral interesante de ver y un hito en la historia bien develado, aunque quizás algo estirado para que alcanzara para hacer una película. El resultado es un mérito aún considerando los ripios.

dado 4Recomendación: Interesante a buena. La tensión sicológica es destacable aunque no para todos los públicos.

[CINE PRÁCTICO] «La canción de tu vida» – (Begin again)

...

Dulce y optimista canción.

Con el título «Begin Again (Can a Song Save Your Life?)» (2014), algo así como «Empezar de nuevo», pero traducida engañosamente a «La canción de tu vida», Mark Ruffalo y Keira Knithley son los ejes de una cinta que se hace querer pese a los prejuicios.

Esto porque encasillarla como comedia romántica queda corta. Más bien, podría ser recomendada para los que gusten de la buena música, películas agradables de ver sin mucho por descubrir o las historias urbanas de gusto por lo sencillo.

«Begin again» permite también que John Carney salga del feudo irlandés y se nos presente al resto del mundo, con un film que tiene buena onda por donde se le vea y apoyada en un elogiable plus musical. Así, nos da curiosidad para ver sus obras anteriores. Que Adam Levine (Maroon 5) esté también ayuda en algunas canciones y damos por aprobada su incursión en el cine.

Valga la mención para la química entre Knightley y Ruffalo consiguen trasmitir más allá de la pantalla y esa tensión romántica que va manteniendo el suspenso. Es parte de esmerados elementos que en fila consiguen hacer una película que nos guste pero sin saber mucho el por qué.

En resumen, una bocanada fresca de cine con buena música, que puede sorprender a los prejuiciosos, ya que si bien es recomendable prefiere mantener los equilibrios para dejar con ganas de romance, drama y dar sólo toques sútiles de ambos.

dado5Recomendación: Buena. Fresca. Una brisa que pasa de forma agradable sin profundizar demasiado. 🙂

[CINE PRÁCTICO] «Zodiaco»

...

ABC del crimen.

Como una historia clásica, bien contada, tomándose los tiempos necesarios e hilando bien los personajes, «Zodiac» (2007) es la versión fílmica de uno de los casos más emblemáticos del ámbito policial contemporáneo en Estados Unidos.

Hay algunas versiones de esta historia pero verla de mano de David Fincher y sus tips favoritos para desarrollar una trama dictada por un libro con detalles más que interesantes, es  una oportunidad imperdible.

Ruffalo, Downey Jr. y Gyllenhaal son parte del elenco que intenta desenmarañar los misterios tras una serie de muertes vinculadas a motivaciones por descifrar, donde nada es tan fácil como parece y donde la ambientación y el contexto de época es clave, así como las diferentes trabas que se ponen en el camino de la investigación.

Hechos reales, crímenes, publicidad y demases es parte de esta cinta, bien elaborada, y pese al contexto tan oscura, sin ser explícita ni de mal gusto. Por el contrario, prefiere los hechos al showbinizmo y las interpretaciones al derroche de efectos.

Te engancha, entretiene y pese a cierta horizontalidad de pistas en círculos, te convence. Un acierto que vale la pena ver.

dado5Buena. Sin ser exultante consigue ser una cinta de buena factura.

😀