[CINÉFILO PROMEDIO] «Shang-Chi y la leyenda de los diez anillos»

Dando menos de lo esperado

Llevar la fantasía hacia un nivel superior de sopetón con un personaje nuevo siempre tiene sus riesgos y si bien “Shang-Chi: La leyenda de los diez anillos” (2021) lo hace parte de su previsible premisa, aún siendo relativamente entretenida carece del fondo y ritmo necesario para conseguir mejores resultados.

El contexto de las artes marciales orientales mezclado con lo místico y mágico si bien es encantador y a ratos hipnotizante gracias a un par de escenas muy bien explotadas, termina cayendo en la gula visual y en esos valles argumentales que Hollywood ha recogido en sus adaptaciones de fábulas asiáticas sin una emotividad que le sabe ajena, que es más propia de otra cultura y con otros parámetros. El resultado de eso son clichés por kilos y lagunas bostezables.

Con todo lo anterior, sin duda Marvel se sacudió de la pausa obligada por pandemia para mover toda su maquinaria impulsada por Disney para entregarnos productos por doquier y que de alguna forma conectan. Eso que otrora nos fascinó, hoy por momentos parece ser demasiado que procesar e incluso arriesga saturar. Así como los primeros diez años los poderes fueron más explícitos, ahora parece ser el tiempo de la magia.

Y a propósito de conectar, la irregularidad de esta película de origen es su característica principal; momentos de acción sin discusión como lo más alto que contrastan con alerta de bostezos en un sinfín de explicaciones y flashbacks recurrentes para entregar pistas una y otra vez. Todo amalgamado con un tono de comedia que infantiliza una cinta que quizás debió apuntar a practicidad y adultez en desmedro del rótulo innecesario de todo espectador. De las caricaturas que hasta pueden resultar ofensivas se puede hacer un análisis aparte

“Shang-Chi: La leyenda de los diez anillos” no es ni lo mejor ni lo peor del Universo Marvel pero está más cerca de lo insuficiente que de lo destacable. Incluso los más fanáticos tendrán que aceptar sus bemoles y ese ritmo entrecortado de acelerar y frenar a punta de comedia. La falta de un hit de lleno le mete presión a lo que viene porque este nuevo héroe puede mejorar pero como suele pasar, si se habla más o a la par de una post créditos que de la película que acabas de ver, algo no ha funcionado bien.

Recomendación: Aceptable. Tiene flancos por mejorar porque su irregularidad, clichés y otros problemas opacan su esta irrupción.

[CINÉFILO PROMEDIO] «Ícaro»

Títeres y principios.

Alcanzar el Oscar por mejor documental es una credencial poderosa para «Ícaro» (2017), puesto que compitió por esa categoría en otras lides y no consiguió el objetivo. Sin duda hay factores investigativos pero también políticos que pesaron en la Academia para el trofeo pero sería injusto no darle el mérito de catalogarlo como un buen producto ya que logra ser llevadero aunque quizás pierda el norte que motiva verla.

Quien haya hecho algún trabajo de tesis se identificará con el comienzo de una labor a fondo que termina decantando en otra bastante diferente. El móvil de «Icarus» es la experimentación y si bien la mantiene como tónica general, su rumbo es un descubrimiento en ascenso para el público.

Si las dos horas pueden ser un poco largas para algunos solo podrían justificarse por la atención que el documental va imprimiendo en su desarrollo, donde se da maña para tornarse como cinta de espías, thriller o thriller político, muy distante del deporte que movía el interés inicial del espectador y el autor.

Así, de modo poco ortodoxo y con un factor que muchos tildarían de fortuna en medio de un experimento lejos de lo convencional, «Ícaro» obtiene su valía, quizás dejando en el camino la premisa que movilizó sus recursos, con los que termina empatizando hasta la complicidad y provocando que se cuestionen sus principios, pero como obra audiovisual, sin duda obtiene nota más que interesante.

Recomendación: Buena. Contingente, con repercusiones y por momentos -aunque descuidada- resulta intensamente interesante.

[CINÉFILO PROMEDIO] «Cruella»

Locura y genialidad

En la tónica de Disney de matizar a los antagonistas emblemáticos de algunos de sus clásicos, «Cruella» (2021) es indudablemente entretenida y se calza sin problemas el rótulo de cinta recomendable aunque quizás más disfrutable para mayores de unos 12 años.

Emma Stone y toda la historia construida en torno a una villana otrora unidimensional, consiguen sacudirse del estereotipo plano tan típico del siglo XX para dar modernidad con toda una nueva personalidad a la protagonista, profundidad a sus afanes y ambición a sus metas. Un logro equilibrado de estilo, novedad e incluso atrevimiento por la crudeza de ciertas apuestas de guión.

Es necesario hacer el punto por la forma en que la maquinaria Disney abre con amplitud la billetera para conformar una banda sonora de ensueño para lo que la película representa temporal y argumentalmente. Es por momentos abrumador escuchar sones que son hits de todos los tiempos casi como un actor más que complementa diferentes escenas.

No cabe duda que «Cruella» encanta, invita a una secuela para saber más de una villana que pasó de ser un simple clon monocromático de tantas otras historias de fantasía animada a encarnar una anti heroína empoderada y pícaramente encantadora.

Recomendación: Buena. Recomendable para prácticamente todos los públicos. Muy buen trabajo en calidad y atractivo para una cinta de estas características.

 

[CINÉFILO PROMEDIO] «Star wars: Clone wars» (Guerras clónicas, Guerra de los clones)

Uno de los contados aciertos de la nueva era de Star Wars

Ver «Star wars: Clone wars» (2003) es disfrutar de uno de los mejores productos del renacimiento de la emblemática franquicia desde su irrupción original hasta el descongelamiento de nuevos episodios en el cine. Esta miniserie animada que puede ser vista en una tanda de dos horas y fracción es entretenida, genuina al espíritu de la marca de George Lucas y una reconversión exitosa que vale la pena destacar.

No es fácil sacudirse del prejuicio por el formato, la presentación y el aporte a la historia que puede entregar esta producción, pero a poco andar se puede palpar que el ritmo de relato, los perfiles de personajes y la densidad de sus versiones cinematográficas son mejoradas para fortuna de los seguidores de esta saga.

Muchas veces sin necesidad de mediar palabras por largos pasajes y en una mixtura que envidiarían las películas, «Clone Wars» sopesa de buena forma la política con la acción, los ceremoniales y un camino transitado junto con luchas donde consigue insertar una impensada incertidumbre. Sin duda, buenos aciertos.

Y ojo porque todo lo anterior no era sencillo. De por sí, Star Wars genera anticuerpos en varios públicos, a veces con razón, pero esta invitación animada es un pasaje a reencantarse y a su vez, entretenerse con un nuevo proyecto. La postdata podría ser que sus remakes y precuelas posteriores quizás no le hicieron justicia, lo que lleva a valorarla aún más por su osadía.

Recomendación: Buena. Una atrevida y exitosa apuesta que revitaliza una franquicia necesitada.

[CINÉFILO PROMEDIO] «The game» – (El juego)

the game

Selecto y denso puzzle

«¿Se trata de una cinta subvalorada o fue un paso demasiado exótico para la carrera de David Fincher? Claro, porque tras «Seven» (1995), todos los ojos estaban puestos en la carrera del director y «The game» (1997) apareció como un interesante experimento, una historia para explorar pero que no fue fácil de leer por todos los públicos.

En lo personal «El juego» me gusta por lo enigmática que se muestra, lo intrigante de su narrativa extraña, incómodamente impredecible en su ritmo y lo desconocida que se torna a medida que transcurre. En general su atmósfera más densa la aisló poco a poco de los grandes éxitos de taquilla, relegándola de las luces pero guardándola como un producto particular en la filmografía de Fincher y del género del thriller psicológico.

El factor impredecible no es menor, porque si bien la incertidumbre del protagonista es lo que mueve la película, esta -intencionalmente o no- no termina de cuajar, generando una segunda incredulidad más allá de la pantalla en el espectador sobre lo que está viendo y dando paso a una franja interesante de curiosidad en torno a esa extraña situación, poco usual en films de grandes ligas o con inversión considerable.

«The game» disimula sus dudas y desprolijidades en su trama, como parte de su juego argumental pero pese a conseguir atrapar a un espectador ávido y atento, apartará sin dudar a los públicos más empáticos de una historia que no oculte tanto sus elementos, que mueva sus cartas como una constante partida de póker. En rigor aquello puede ser agotador y en dos horas de metraje es posiblemente una trampa donde no todos querrán anotarse. Quizás el principal reproche para el film.

Así a cuentagotas, moviéndose en terreno poco sólido pero jugando con las atmósferas en ciernes, «The game» saca a relucir sus pergaminos. Tacaña pero efectiva para lo que busca. Una película propia de los thrillers psicológicos, no legible para todos los públicos, como debe ser.

Recomendación: Buena. Disimula sus ripios con su propio argumento.

🔑🕵

[CINÉFILO PROMEDIO] «A prueba de balas» – (Bulletproof)

Una de las más recordadas parejas disparejas de los noventa.

A mediados de los noventas, antes que el cambio de milenio volviera la comedia demasiado explícita y a ratos derechamente vulgar, los actores del género para buscar risas (o sonrisas mejor dicho), combinaban acción en diferentes sketchs y si bien muchas veces pecaban en lo soso de sus tonterías, a final de cuentas dejaban sensaciones de entretención conseguidas con poco, si consideramos lo que vendría después en el cine. «Bulletproof» (1996) es una cinta noventera de acción y comedia símbolo en ese campo.

Honestamente Damon Wayans y Adam Sandler son una dupla divertida de ver. Sandler era menos una caricatura de sí mismo en los orígenes y Wayans que incluso había hecho duplas con Bruce Willis, encaja bien con la contraparte en modo «buddy movie» con Sandler, donde sin duda el gen Wayans queda en evidencia para la comedia. Por si fuera poco el reparto regala apariciones de James Caan y un par de remates de chistes llevaderos.

«A prueba de balas» puede perfectamente ser de esas películas que «enveceje bien» por el cariño que guarda entre quienes la vieron en su momento y reconocen que pese a lo burdo de su transitar es entretenida de ver. Muchos clichés y algo de ingenuidad en su propuesta para nuevos públicos pero al menos un reflejo de regularidad bien llevada para los de la vieja escuela. Si no me creen hagan el ejercicio de pensar si los productores de Hollywood no harían una secuela con esta cinta. A qué no.

Recomendación: Regular, aceptable. Un clásico de «buddy movie» noventera.

😏

[CINÉFILO PROMEDIO] «Midsommar»

Viaje a la oscuridad del sol

Zafada y enigmáticamente intensa. «Midsommar» (2019) es de esas películas que te hace deambular entre ese género incalificable de «wtf» y lo psicológicamente incómodo. En rigor es más de suspenso que de terror como tal pero consigue darte un par de cachetadas para ir prestándole atención a su extenso metraje.

Y es que hablamos de más de dos horas veinte minutos así que la tarea de verla puede hacer caer a varios en el camino pero lo enigmático de su propuesta, jugando con los opuestos en dosis equivalentes, logra generar la curiosidad necesaria para completar la tarea; entre lo oculto y lo explícito, lo predecible y lo inesperado, eso sí, de forma irregular, disimulándose en el follaje de la trama.

«Midsommar» es un buen punto para el cine independiente que luce a Florence Pugh y Will Poulter como actores más reconocibles pero donde es la actriz la que nos permite ver a través de sus ojos los detalles extraños y a ratos surrealistas de esta peculiar historia.

La historia de «Midsommar» no es para todos. La descripción inicial de esta humilde reseña sobre juzgarla de quedar al debe en explicaciones bien podría resumir la sensación de muchos al verla. Pero donde unos ven un problema otros hallan un tesoro y es su riesgo el que muchos premian con un pulgar arriba.

En lo personal, apruebo ese atrevimiento pero no lo ensalzo desmedidamente. Estamos ante una cinta irregular, de momentos muy interesantes y otros no tanto, principalmente por las grandes insinuaciones. De hecho acá se juega harto con aquello de las medias verdades pero no todos los bocados son saciadores como se esperaría. Habrá mucho que tenga que poner de su parte el espectador y aunque eso está de moda, para el hoy podría no ser suficiente.

Recomendación: Interesante pero irregular. Sus insinuaciones son atrayentes mas es su protagonista y su suerte la que termina por convencerte

🌞🇺🇸🇸🇪✝️⛺

 

[CINÉFILO PROMEDIO] «Talentos ocultos»

Una valiosa historia para ver.

Pese a su conveniente idealización de personajes, «Talentos ocultos» (2016) deja buenas sensaciones al momento de verla incluso recordando otras actuaciones similares en películas sobre temas racionales mucho más básicos y en épocas menos contemporáneas.

El elenco aporta mucho. Taraji Henson, Octavia Spencer, Janelle Monáe suman a Kevin Costner, Mahershala Ali y Kirsten Dunst y cada uno se hace notar. Quizás sin mucha sorpresa en cuanto a los perfiles en las personalidades de sus personajes pero Theodore Melfi complace bastante gracias a los tiempos que le brinda dentro de lo razonable, a cada una de las principales protagonistas.

Si bien puede quedar al debe en lo trágico que dejó atrás la carrera espacial, como lo mencionan otras como «First man» (2018), el foco en esta pasada está en otro rumbo, evidente. Acá están los prejuicios sufridos en la problemática racial, más aún en su tiempo, sumado al machismo imperante. Eso más otras encrucijadas menores son una diversidad atractiva de ver y disfrutar. ¿Y saben? Se ilustra bien, sin estereotipos ni rencor enconado en este caso, hacia los hombres o personas «blancas». Se agradece esa mirada de altura.

Sin oscuridad o crudeza pero exhibiendo varios colmos hoy impensados. Con lecciones del cine de antaño y una musicalización de época soñada, «Hidden figures» es una cinta de esas recomendables, blanda si se quiere pero que rescata y le da una mirada femenina y merecida a la conquista del espacio, área restringida y predominada por los hombres, al menos en el cine y los grandes titulares. Una película bonita, amplia en su espectro.

Recomendación: Buena. El espacio es el pretexto, lo importante pasa en tierra con los prejuicios raciales y de género con buen ritmo y lidiando bien con los clichés.

👩🏿✊🏾 🚀

 

[CINÉFILO PROMEDIO] «Zombieland: Tiro de gracia» – (Zombieland 2, Double tap)

Una secuela entretenida pero menos memorable.

Placer culpable o no, la pandilla de «Zombieland double tap» (2019) reaparece y pese a los años que han pasado desde su irrupción en 2009, no cuesta mucho re enchufarse dentro de su plan de comedia con muertos vivientes, con los roles que perfiló cada uno de sus protagonistas en la primera pasada y si te gustó ese debut, entonces se merece darle una oportunidad a sus nuevas aventuras y personajes.

El tema por supuesto es que se le debe dar también un poco de espacio para maniobrar o paciencia para que «Zombieland 2» pueda encajar en algunos públicos, los cuales de plano pueden directamente no empatizar con una comedia de zombies, así que si no hay conexión con el tono de esta cinta lo mejor es abortar la misión precozmente. Para los que se encarrilen, el viaje será con menos sorpresa y atractivo que el capítulo anterior pero sumando al menos un par de buenos hits y manteniendo lo audiovisualmente atrayente.

Puede parecer sencillo pero reaparecer diez años después con una historia y hacerla entretenida es una gran tarea. Se nota que el cast congenia bastante y las inserciones en general logran subirse al tono que tiene la película. Lo lúdico, irónico, sarcástico y burdo reaparece pero sin la profundidad de la precuela, aún así se lo toman con gracia y esa es una de las virtudes de esta continuación, no tomarse demasiado en serio y exhibirlo como una guía para que el espectador tampoco lo haga.

«Zombieland: Double tap» se da todos los gustos que marcaron su primera parte con trivialidades, planos exagerados y diversos aportes extras en pantalla y sí, es cierto, consigue reavivar la flama de sus fans de forma decente mas no con la genialidad del debut. El guión es más flojo y aparece más bien como un guiño a los que se encariñaron con la uno, llegando algo tarde -lo que también pesa- y

Recomendación: Aceptable. Es entretenida y más irregular que la anterior. Le falta un objetivo central más definido y de peso.

🧟‍😎

 

[CINÉFILO PROMEDIO] «El sacrificio del ciervo sagrado»

La sobrevaloración del absurdo

Rara, psicológica e incómodamente bizarra y provocadora aunque sin revelar sus fines, «El sacrificio del ciervo sagrado» (2017) entra a sus anchas por esa categoría de películas que muchos llaman «wtf», por no conseguir darle una lectura a su trama, descifrar sus objetivos y la imposibilidad de clasificarla adecuadamente.

Describirla puede ser complejo pero explicar lo que genera puede ir desde el desconcierto hasta miradas muy rebuscadas pasando por el tedio, por ende no estamos hablando de una cinta para todo espectador y más bien enfocada en quienes son más peritos en segundas lecturas porque no es una película fácil. La búsqueda de los significados y simbolismos pasa por el espectador más allá del guión porque no hay orientaciones realmente explícitas. Tiene la profundidad y belleza de una tragedia griega pero así de entretenida (…)

Además del oficio teatral de los actores para desenvolverse en situaciones a ratos muy surrealistas, la música es otro invitado que se hace sentir con agudeza en varios momentos. Es cierto que varios de los planos también hablan por si mismos pero cómo se armoniza esto con el pensamiento del director me genera incógnita, dudas. Yorgos Lanthimos en otras cintas es más amable, directo o sencillo para enganchar al espectador sin perder su sello, pero acá se va en su propia nube. Calza más en un capítulo de la «Dimensión Desconocida» que en un thriller desarrollado de esta forma.

Inspiradora y de excelencia artística. Soporífera y freak. Hay polos opuestos en esta que parecer ser una muestra de arte incomprendido, de esas donde a muchos les da miedo decir que no les gustó o no la entendieron para no ser mirados con desdén o censurados por ciertas cúpulas pseudointelectuales.

«El sacrificio del ciervo sagrado» es una rareza, un film donde se rescatan el sentido de las actuaciones o cierta tensión curiosa que provoca mas no el de la historia misma: cavilante, abierta, ambigua pero también sosa e incoherente. Las lecturas son difíciles de digerir y hay tiempos cuasi muertos demasiado extensos. Está bien que hagas partícipe al espectador pero dejarle todo a su suerte es una falacia.

Recomendación: Débil. No es pecado decir que va más allá de mis capacidades porque por más psicológica y pretenciosa que sea no le entendí el sentido real, solo insinuaciones. El estilo de filmación, momentos intrigantes, actuaciones y musicalización la rescatan de ser mala.

😔