[CINÉFILO PROMEDIO] «El agente topo»

Fresca mirada a una profunda realidad 

No cabe duda que «El agente topo» (2020) de Maite Alberdi es el resultado de un trabajo bien hecho y astutamente encasillado como documental por la Academia de Hollywood. Su aparente desparpajo es una audacia poco vista en el género pero que comienza a darse cada vez con más frecuencia para despeinar la formalidad de esta área cinematográfica y exhibir realidades de diferente clase alrededor del mundo.

El adulto mayor y su relación con el medio en el ocaso de su existencia es una temática demasiado densa vista a priori y por ello resulta tan adecuada la fórmula de Alberdi para sacudirnos de esos prejuicios e introducirnos con gracia a una historia simple y profunda no exenta de peculiaridades.

En poco menos de hora y media «El agente topo» se pasa rápido. No solo genera curiosidad desde su título, donde ayuda saber poco para sorprenderse por su desarrollo sino que en el mismo relato los tiempos están bien manejados y el montaje de sucesos es tan correcto que roza lo ficticio.

Por cierto que la calidad de vida de los adultos mayores, especialmente en países en desarrollo es dura, mucho más de lo que vemos en este film pero acá el fondo no es la denuncia si no la vida misma y su curso, en esa inevitable espera del desenlace final de la existencia en condiciones que cada uno leerá de distinto modo. Un tabú de las sociedades que idolatran los años juveniles y miran para otro lado con las carencias de los que se van quedando atrás en la tecnología y el quehacer vertiginoso del mundo.

Un humor jocoso y amigable, reflexiones profundas y momentos de emotividad lacrimógena ineludibles. Así es «El agente topo», un documental que no lo parece, de apariencia liviana e ingenua pero que acierta dardos profundos de reflexión sobre nuestros abuelos y qué será de nosotros cuando lleguemos a serlo, si tenemos suerte.

Recomendación: Buena. Bien hecha. Es inteligente para introducirnos a un tabú de la sociedad actual, la vejez.

[CINÉFILO PROMEDIO] «American factory»

Productividad frente a identidad

Si no tiene mucha idea de la historia abordada por este galardonado documental, «American factory» (2019) le resultará a ratos impactante, inverosímil y por qué no, incómodo y dejando sensaciones encontradas en sus espectadores.

De comienzo un poco flojo, en casi dos horas la peculiaridad va tornándose en drama y la experiencia soñada del intercambio cultural da giros traumáticos que generan varios análisis entre líneas que aún siendo diferentes matices, tienen como eje común el factor del impacto social.

Son esas lecturas en niveles interesantes e intensos los que sorprenden con una densidad fuera de los cálculos. «American factory» es aguda, quizás menos premiable de lo algunos puedan pensar pero cada golpe que asesta al sentido común es un gancho ganador a la hora de los puntos.

Melosa y dulce, fuerte y surreal. Este es un documental hecho con material valioso para diagnosticar la época de cambios que vivimos en la actualidad, los derechos de las personas, los estilos de vida, las culturas y la identidad. Un film que sienta las bases para profundas reflexiones.

Recomendación: Buena. Tras un inicio soso decanta en un nudo que da paso a profundas reflexiones.

👍🇺🇸🇨🇳

 

[CINÉFILO PROMEDIO] «Mystify»

Mirada convencional para una historia que merecía más

Aún siendo un admirador de INXS como banda o de Michael Hutchence como intérprete, «Mystify» (2019) con toda su valía testimonial en relatos e imágenes, más allá de revalorizar algunos detalles de ambos perfiles que con el tiempo se han ido borrando, no logra conmover en demasía a sus espectadores al menos, para lo que debería haber conseguido.

Debido a su estilo fiel al pop – rock especialmente de los ochentas y primera mitad de los noventas, sin disfraces, se trata de una de las bandas más subvaloradas en su aporte al cancionero popular de las décadas siguientes, con una influencia definitiva en la música por lo que esta retrospectiva se hace necesaria y siempre deberá cargar con el rótulo de quedar corta. Pero siendo francos sí bien es su carismático vocalista el centro de atención, aún así nos queda gusto a poco del repertorio, varias canciones con contenido enigmático a desentrañar, escuchar y leer de una forma distinta, algo que no llega como quisiéramos.

El objetivo de conseguir ahondar en Michael Hutchence, en sus dilemas interiores, dolores que marcaron su vida especialmente en su fase determinante y baja autoestima para el potente talento que poseía está logrado en esta hora 40 minutos, pero siendo un documental audiovisual me pena la falta de rostros para esas voces que -aunque autorizadas- se diluyen unas a otras aún cuando se trata de parejas, familia, amigos cercanos y ex colaboradores. Una deuda en la forma que es imposible pasar por alto.

«Mystify» asoma entonces como un expediente moderadamente relevante, revisable pero no definitivo tanto sobre Hutchence como del propio INXS. Lo malo es que es injustamente poco probable que la estrella australiana y los excelsos músicos de la banda tengan -al menos pronto- otra revisión a fondo de su carrera y vida personal, por lo que

Recomendación: Pulgar arriba en el contenido aunque la forma convencional decepciona por su falta de emotividad. Conformidad es la premisa. El material daba para más.

🙂👍🎤

 

[CINÉFILO PROMEDIO] «Chicago boys»

chb

Ojos que no ven

«El mercado sabe». «Los mercados necesitan la orientación de políticas públicas para que sirvan a la gente». «Pinochet era más bien estatista». «Con Merino generamos de inmediato una simpatía muy especial».

Probablemente y además considerando su génesis política y económica, algunos de estos conceptos no digan mucho a un espectador en cualquier parte del mundo, pero quienes sabemos o tenemos noción mayor de lo ocurrido en Chile entre 70’s y 80’s podemos ser testigos de la polaridad generada en y post dictadura con los dispares escenarios llamados «milagro económico» y «venta del Estado al neoliberalismo y los privados». Dos lupas tan disimiles y grandes como los mitos en torno a un grupo denominado «Los Chicago boys» (2015) que inspiran a Carola Fuentes y Rafael Valdeavellano a ahondar en su historia con el valor de ser relatada por ellos mismos con otros ingredientes sutiles pero interesantes.

La mirada de contexto asoma como una línea editorial delicadamente crítica a algunos de los parámetros narrados por quienes son llamados a ser los protagonistas de esta historia, como suele ocurrir apelando a su ego, quizás de lo contrario no podrían haber contribuido como valiosas fuentes. Fieles a sus visiones de sociedad y el rol del libre mercado en ellas, al margen de la coherencia de sus principios como economistas neoliberales en distinta escala, su burbuja queda expuesta y se ven desprovistos de otros argumentos creíbles saliendo de esa baldosa, para haber contemplado -por ejemplo- aunque sea de reojo el otro Chile que se estaba pudriendo por dentro, ese cuyo suplicio teñido de sangre y silencio era la base de la nueva sociedad modelo que se estaba construyendo.

Argumentaciones irrisorias, a ratos insultantes se mezclan con una desmitificación justa para ponderar que no todos los llamados «Chicago boys» compartían los mismos principios y como en todas las cofradías, el grado de compromiso iba desde aquel ciego y sin límites, hasta los más reflexivos y críticos de los extremismos.

«Chicago boys» posee el valor del redescubrimiento con testimonios y material que sin este documental sería muy complejo de apreciar en su dimensión real. Pueden quedar fuera muchos elementos pero en la hora y media que posee, se gana su lugar para comprender el Chile de hoy desde su forzada y traumática refundación económico – social, el Estado espectador, las brechas de desigualdad y una falta de autocrítica que a ratos justifica precisamente muchos de los mitos que acarrea este peculiar grupo de estudiantes en el extranjero.

dado3Recomendación: Buena. Sin duda hay mucho más que decir sobre los efectos de los Chicago boys pero el montaje y objetivos acotados y concretos son logrados con un alto valor.

🇨🇱🇺🇸🏛💰

[CINÉFILO PROMEDIO] «El último hombre en la Luna»

Interesante pero no tanto

No lo ocultaré, esperaba más de este documental muy personalista en torno a la figura de Eugene Cernan, que como imaginarán es el centro de esta cinta de hora y media que muy elocuentemente lo alza como «El último hombre en la Luna» (2014).

Nos es posible apreciarla en gran parte por la acción y distribución de Netflix, que usando como trampolín el aniversario de una fecha emblemática para la carrera espacial y la llegada del hombre a su satélite natural, nos da una historia desconocida para complementar todo lo ya sabido. La mención a la plataforma digital es porque de seguro sin esa vitrina no nos hubiera llamado mucho la atención verla, no por el título en sí sino por su desarrollo el cual es poco interesante para lo que realmente queremos ver: algo de épica espacial.

Y no es que «El último hombre en la Luna» no la tenga, de hecho tiene momentos muy dramáticos, con lágrimas en pantalla, pero el ego trivial de su protagonista o mejor dicho, la forma en que los realizadores -Mark Craig con guión del propio Cernan (…)- abordan las tremendas miserias y sacrificios de los primeros astronautas del proyecto Apolo son casi anecdóticas para el énfasis que realmente debieron tener.

En síntesis, gusto a poco. Medianamente interesante de ver pero salvo el dato puntual de cómo terminó (por ahora) la incursión de la humanidad a la Luna, no aporta mucho, ni desde lo emotivo o histórico, es más bien una biografía donde se nota mucho la injerencia del involucrado y sus mañas.

dado 3Recomendación: Apenas regular. Aporta poco en muchos planos para lo que debía ser.

😕🚀🌖🇺🇸

 

[CINÉFILO PROMEDIO] “Manny”

Guante blanco,

Una buena revisión biográfica de uno de los deportistas más destacados de las últimas décadas y que a la vez es un personaje social muy interesante especialmente para Filipinas. Pero claro, pese a tenerlo con su propia voz, se extraña un poco de crudeza porque argumentos y experiencias en ese sentido hay en buena cantidad pero no aparecen en la medida que se espera.

También traducida como «Manny Pacquiao: El gigante del ring» (2013) esta biopic peca de guante blanco y apenas insinúa algunos vicios del boxeador, lo que le resta algo de valor y realismo no obstante, tiene material muy bueno e inédito de los orígenes de «Pac Man», donde esa infancia sufrida se nos relata pero pese a su precariedad y falta de elementos para subsistir, no llega a generar todo el impacto que debiera.

El golpe al mentón de este documental es sin duda los momentos en el cuadrilátero: los instantes donde Manny Pacquiao logra conectar golpes devastadores en el ring y de paso también sufre el rigor de la furia y la técnica de sus adversarios.

Un plus sobre el fenómeno de Manny es que no es el ser más extrovertido, ni siquiera tiene un aura de divo, por el contrario, se trata de alguien con una sonrisa crónica en el rostro, disperso pero que con un biotipo que no es el habitual dejó su marca en este deporte.

«Manny» santifica a Pacquiao pero igualmente suma y está bien hecha para conocer más del filipino y su irrupción en el mundo del boxeo. Queda corta, no polemiza y básicamente no pone en aprietos al protagonista, pero las secuencias de pelea e imágenes inéditas son un atractivo innegable.

dado 4Recomendación: Aceptable a buena, peca de guante blanco.

🇸🇽🥇👊😀

 

[CINÉFILO PROMEDIO] «Bobby Robson: Más que un director técnico»

Tributo a Sir Bobby, el noble

Al ver el ránking que en 2019 hizo France Football con los mejores 50 técnicos de la historia del balompié, Bobby Robson queda en el sitial 39. Mezquino si se considera que lo de lo del inglés fue hacer escuela no solo en cancha sino como estilo de vida.

«Bobby Robson: Más que un director técnico» (2018) se masifica al mundo y a las nuevas generaciones por medio de Netflix y aunque este tipo de documentales de guante blanco suele ensalzar al objeto de estudio a un punto de cuasi beatificación, en esta pasada el tributo para quienes ostentan «algo» de conocimiento de fútbol, es merecido.

No se trata solo de resultados, de legados coperos. Sir Bobby Robson dejó huellas, algo que cuesta por estos días y no solo en el fútbol. Algunas prácticas -llamadas pícaras-que son parte de lo cotidiano le pasaron la cuenta y en eso, su estilo de caballero se refleja correctamente en esta biografía.

Del mismo modo las líneas temporales que aborda -con su paso en Barcelona como uno de los trances que marca su carrera, pero sobretodo, su carácter- son arriesgadas pero le funcionan a lo que pretende dejar como lección este film. Hora tres cuartos de una biopic amable, gentil, algo que en el fútbol no abunda.

Mención a los referentes que recuerdan su conexión con Bobby Robson en escena y el material que rescata este trabajo. Digno, merecido y necesario para un buen tipo que mereció más del fútbol.

Recomendación: Bueno. Bien realizado, de guante blanco. Un bello homenaje.

⚽️🇬🇧👴🎩

[CINÉFILO PROMEDIO] «Leaving Neverland, parte 2»

El laberinto del fauno, parte 2

Las segundas dos horas de «Leaving Neverland» (2019) nuevamente nos remecen. El comienzo en su recomendación de audiencias es explícito: Fuerte contenido sexual, contenido y lenguaje adulto. Tres sellos en medio de testimonios de niños de 7 a 10 años que conocieron en detalle a fondo de la cara más oculta, turbia y enfermiza del gran ídolo mundial del pop, Michael Jackson.

Así como la primera entrega (ambas por cierto recomendadas solo para mayores) abarcó -con calma y detalles- desde el contacto inicial hasta el desdén del primer adiós, esta segunda parte retoma desde 1993, con el meollo judicial de las primeras denuncias ante un juez, el perjurio de los otrora menores de edad, su paso a la adolescencia y el retorcido concepto de lealtad y grooming de las víctimas y sus familias para el que había sido su benefactor y mejor amigo.

Esta continuación inmediata tiene más contexto general, un par de nuevas voces y caras, es más psicológica que explícita sin perder la crudeza y ahondando más en las consecuencias de los abusos. En ese sentido el Rey del Pop sale de forma directa de la ecuación por buena parte de estas segundas dos horas, en otra diferencia o matiz de esta segunda parte del todo.

Al contrario de lo que algunos pudieran acusar, «Leaving Neverland» de Dan Reed no apunta específicamente a condenar a Michael Jackson por pedófilo, su propósito es más bien dejar que dos niños, hoy adultos, del selecto clan de sus «amigos favoritos» hablen lo que vivieron junto a él. Cómo fueron sus relaciones a distancia, sus códigos con el resto y lo más retorcido, el contacto físico. El rol de las familias obnubiladas queda sujeto como nadie al juicio público y deben ser de las aristas más expuestas.

Cómo lidian ahora los que tienen más de 30 años con los recuerdos, el legado artístico y la figura de M.J., es una compleja tarea personal y a su vez social. Completadas cuatro intensas horas, definitivamente algo ha cambiado, algo que en rigor debió pasar un par de décadas antes.

Recomendación: Buena. La segunda parte del documental es más dramática que el terror de la primera entrega y aunque no lo apunta, se dirige hacia la sociedad que invisibilizó las denuncias.

😯😢

[CINÉFILO PROMEDIO] «Leaving Neverland, parte 1»

El laberinto del Fauno

No puede dejar indiferente, en lo absoluto. Las historias que sostienen «Leaving Neverland» (2019) puede que en su visión general hayan estado como un susurro en la sociedad de los ochenta y noventa, especialmente la estadounidense, que pese a su incomodidad y hacer «vista gorda» de actos evidentes, lo seguía alzando como un ídolo frente al cual no se puede rendir nada más que pleitesía en vez de alguna recriminación o mera mueca.

Sobre el comentado documental de HBO es pertinente separar aunque cueste, la historia misma y la realización como tal. El trabajo audiovisual en sí son los testimonios de Wade Robson y James Safechuck. Su relación con la estrella en diferentes momentos y algunos matices de sus familiares, con el ascenso y caída de su cercanía con lo inalcanzable. El círculo de visiones sobre lo ocurrido es acotado y omite cualquier distracción del centro del tema, quizás en un paralelo a la intimidad con que se aborda el trato de los entonces niños con el ídolo. Simple, directo y sin más pirotecnia. Los detalles marcan este extenso material de más de dos horas que cuesta a ratos asimilar, es terror real, sin tiempo ni prisa en una pasada que no podemos seguir pasando por alto.

Hay que situar a los que tienen menos años lo que involucraba la figura de Michael Jackson en el mundo de los ochentas y noventas. Hoy no tenemos un referente del espectáculo de ese tono pero comprenderlo o intentar imaginarlo es vital para los que tienen menos de 30 años.

Los testimonios crudos en retrospectiva, es cierto, sobre alguien que ya no está vivo para defenderse pero donde hay certezas judiciales de por medio, hacen que de una vez por todas se marque un antes y un después. Los debates están abiertos; que el artista y su obra deben ser separados de su perfil personal suena menos probable cuando se trata de delitos contra menores.

Ojo, esta es la primera de dos partes. «Leaving Neverland» reescribe la historia de una leyenda del espectáculo, curiosamente obsesionado en vida con su figura, pero que hoy, en tiempos de redes sociales y de mitos derribados, está lejos de ser el contexto impune de tribunales sobornables y fácilmente impresionables que lo blindaron en el pasado. Tributo a Víctor Gutiérrez, periodista chileno que en 1997 con «Michael Jackson fue mi amante», fue condenado judicialmente en Estados Unidos por atreverse a acusar al astro. Otros tiempos.

Recomendación: Buena. Dura y cruda pero necesaria. Escuchar a Michael Jackson se vuelve incómodo, pero no será lo último ni la única verdad sobre él.

😯😢

[CINÉFILO PROMEDIO] «12 de julio 1998: El día perfecto»

Viva la revolución

Entre tanta diversidad en las formas de contar una historia, los franceses retoman la sana costumbre de seguir el orden lógico cronológico e irnos insertando en un capital inexplorado de la Francia Campeona del Mundo en 98: la expectación de la previa.

«12 Julio 1998: El día perfecto» (2018) es un documental de fútbol que no pretende ahondar en los 90 minutos del partido mismo, sino que toma la final como una referencia para mostrarnos la visión de este hito desde el francés común, el que tiene ascendencia árabe, el trabajador, el artista, la madre primeriza y su entorno, los que están lejos y cómo no, la esperanza de estar en el Stade du France para esa final.

El principal capital que comienza de forma insinuada pero luego queda de manifiesto, es la apuesta por multiculturalidad y la siempre difícil convivencia de las minorías en el día a día que impone la sociedad gala. Puede que le sobren unos minutos o que deje con gusto a poco a los principales interesados, dado su poco énfasis en lo que pasa con lo pelota, pero está bien hecha y sin más pretensiones que hacer un repaso diferente de esa hazaña.

Un hito deportivo que trascendió lo social, con una mirada interesante del antes y el después y sobretodo, con la emocionalidad del ciudadano común enfrentado a ese momento histórico, rescatando una vez más el sentimiento imborrable de la primera vez.

Recomendación: Buena. Interesante mirada a la sociedad francesa y el hito del 98.

🇫🇷⚽🏆🙂