[CINÉFILO PROMEDIO] «Roberto Baggio: El divino» – (Il Divin Codino)

Blanda fábula de vida

Desordenada y un poco inconexa, especialmente para los paladares más futboleros es «Roberto Baggio: El divino» (2021) que pese a tener buenas intenciones y elementos a destacar termina decepcionando bastante.

Los saltos temporales antojadizos, centrarse en un personaje por sí mundialmente conocido por el fútbol pero darle un extraño cariz íntimo y personal es una mezcla que no logra resultar en esta hora y media de biopic que en sus indefiniciones pierde mucho para poder ser evaluada adecuadamente.

Il Divin Codino tiene potencialidades como un cast bastante fiel a los protagonistas reales y recreaciones aceptables de momentos recordables en la vida del emblemático «10 italiano» pero se queda en eso y he ahí lo que más molesta, lo que pudo ser y no fue.

Ver la historia de Baggio -salvo que seas italiano- es un nicho para futboleros. Sin embargo el guión se va por otro lado y ni siquiera los guiños reiterados a un episodio puntual son armónicos como para hacer llevadera la historia. No hay un atractivo anexo que otorgue continuidad suficiente para sortear los criminales saltos temporales que sufre el relato.

En síntesis, gusto a poco. Quizás sea lo que quería el involucrado pero en calidad solo aparece como una blanda fábula ni pelotera ni personal. Casi absurda. Poco para la figura del «divino» y un casting que no anduvo mal.

Recomendación: Débil. Gusto a poco. Daba para más.

 

[CINÉFILO PROMEDIO] «Judas y el mesías negro»

A la sombra del elegido

En una temática que se ha reiterado como leit motiv del cine hollywoodense del último quinquenio, los temas raciales de ayer en la sociedad estadounidense nuevamente asoman como el reflejo de conflictos que aún hoy dividen grietas que quizás nunca cierren.

«Judas y el mesías negro» (2021) es una historia basada en hechos reales que juega con el suspenso, el horror de vivencias y personajes históricos y aunque es melodramática en su mirada, enfatizando los polos, califica como una buena película que si bien se basa en la temática de los derechos civiles, también  se impregna con calidad del género de thriller policial y político.

Los prejuicios de ayer y hoy inmersos en un relato ciertamente lineal pero bien matizado y de ritmo ligero considerando sus ingredientes y el peso de sus argumentos, donde dos horas pasan sin mayor fatiga para heredar un antecedente a considerar dentro de este tipo de cintas.

Si algo se le puede retrucar es algún grado de cliché o romantización de una de las partes, generar bandos marcados y sin mucho margen para las zonas grises, pero es innegable que es un film recomendable, entretenido a la vez que crudo y que suma mucho como antecedente para entender el por qué del eterno divorcio racial y social en el país del norte.

Recomendación: Buena. Más que una cinta más de derechos civiles, una mezcla sólida de film histórico con thriller policial y político. 

[CINÉFILO PROMEDIO] «Leaving Neverland, parte 2»

El laberinto del fauno, parte 2

Las segundas dos horas de «Leaving Neverland» (2019) nuevamente nos remecen. El comienzo en su recomendación de audiencias es explícito: Fuerte contenido sexual, contenido y lenguaje adulto. Tres sellos en medio de testimonios de niños de 7 a 10 años que conocieron en detalle a fondo de la cara más oculta, turbia y enfermiza del gran ídolo mundial del pop, Michael Jackson.

Así como la primera entrega (ambas por cierto recomendadas solo para mayores) abarcó -con calma y detalles- desde el contacto inicial hasta el desdén del primer adiós, esta segunda parte retoma desde 1993, con el meollo judicial de las primeras denuncias ante un juez, el perjurio de los otrora menores de edad, su paso a la adolescencia y el retorcido concepto de lealtad y grooming de las víctimas y sus familias para el que había sido su benefactor y mejor amigo.

Esta continuación inmediata tiene más contexto general, un par de nuevas voces y caras, es más psicológica que explícita sin perder la crudeza y ahondando más en las consecuencias de los abusos. En ese sentido el Rey del Pop sale de forma directa de la ecuación por buena parte de estas segundas dos horas, en otra diferencia o matiz de esta segunda parte del todo.

Al contrario de lo que algunos pudieran acusar, «Leaving Neverland» de Dan Reed no apunta específicamente a condenar a Michael Jackson por pedófilo, su propósito es más bien dejar que dos niños, hoy adultos, del selecto clan de sus «amigos favoritos» hablen lo que vivieron junto a él. Cómo fueron sus relaciones a distancia, sus códigos con el resto y lo más retorcido, el contacto físico. El rol de las familias obnubiladas queda sujeto como nadie al juicio público y deben ser de las aristas más expuestas.

Cómo lidian ahora los que tienen más de 30 años con los recuerdos, el legado artístico y la figura de M.J., es una compleja tarea personal y a su vez social. Completadas cuatro intensas horas, definitivamente algo ha cambiado, algo que en rigor debió pasar un par de décadas antes.

Recomendación: Buena. La segunda parte del documental es más dramática que el terror de la primera entrega y aunque no lo apunta, se dirige hacia la sociedad que invisibilizó las denuncias.

😯😢

[CINÉFILO PROMEDIO] «I, Tonya»

Malas compañías

Una historia que aún está en el recuerdo de toda una generación llegó al cine de forma muy particular, en una mezcla dispar entre astucia o torpeza considerando los fuertes ingredientes de su contenido. «I, Tonya» (2017) eso sí es innegablemente entretenida por el espiral perverso e hiriente que conlleva su relato.

El gen de hechos reales en los cuales se basa esta cinta no deja a nadie indiferente. Mucho de la identidad estadounidense está impreso en la historia y las desventuras de Tonya; «Se le quiere o se le odia, como Estados Unidos». Por eso el giro de la película por hacer partícipe al espectador, dar cuenta de malas conductas, disculpar el trasfondo es más discutible, pero la empatía surge aún sin querer.

Margot Robbie se merece los elogios y el secundario de Allison Janney amerita los galardones obtenidos. Sin duda esta última obtiene su lugar en el podio de las madres antagonistas del cine moderno. Mención a la musicalización de época, de ritmo afín a las secuencias.

El duro (y frustrado) camino al éxito, el clasismo, las discriminaciones, la indolencia social ante los abusos. Son muchos los flancos disimulados en «I, Tonya», quizás apuntando a que debieron ser más explotados, pero el drama es atenuado al parecer precisamente para restarle la carga oscura a un film que pudo ser sumamente espeso en su ritmo.

Se puede decir que el ejercicio, aunque discutible para muchos, obtuvo buenos resultados. La película se hace llevadera, no cae en el cliché de dramas sufridos y continuos pero transa en ello el dolor detrás de las lentejuelas y el frustrado ascenso a la gloria de su protagonista. Atrevido, pero funcional.

Recomendación: Muy interesante a buena. Hechos reales peculiares, crueles y cotidianos.

⛸🤦 🇺🇸 🙌

 

[CINÉFILO PROMEDIO] «Todo el dinero del mundo»

El precio del dinero

Basado en hechos reales y recomendada para quienes gusten de historias de secuestros, de época, de intriga, «Todo el dinero del mundo» (2017) entrega varios de estos elementos característicos quizás de forma no tan lucida pero de forma menos predecible que otras similares.

La fortaleza de esta película es que básicamente nos da lo que queremos: cuento, personajes, matices y roles marcados. Plummer es todo lo que queremos que sea como antagónico, como si fuera la oscura vejez del siniestro Capitán Von Trapp sin haber conocido a la hermana María y por otra parte, Michelle Williams nos sorprende tanto por su personaje como por su desplante. Puede que algunas de sus cualidades como historia nos hubiera gustado verlas más enfatizadas, pero Ridley Scott hace lo que debe, ni más ni menos.

El contexto en que se desarrolla sin caer en algunos lugares comunes y el explícito sesgo en torno al dinero son parte de los ejes que acompañan a esta cinta. De hecho el dinero es todo más allá del título mismo: es herramienta, medio, prisión y poder. Algo debe dejarnos o al menos eso es lo que intenta hacer el director con esta historia, en un escenario tan real como actual.

«Todo el dinero del mundo» es una fábula sin tiempo. Una crítica no solo a ciertos personajes que poseen el dinero en cifras incontables sino también a quienes se subordinan a su imperio o a quienes aspiran a estarlo. De algún modo el cine de Scott ha tocado este tópico antes y no será extraño entonces que lo siga haciendo.

Recomendación: Vale el rato, es interesante y se agradece el relato. Algo plana en momentos pero repunta.

💰🔫🔪👂🏼😎

[CINÉFILO PROMEDIO] «El día del atentado» – (Día de los patriotas – Patriots day)

...

Homenaje bien ejecutado

La factura de «El día del atentado» (Patriots  day) (2017) si bien cae en los estereotipos que algunos detestan de Hollywood y parece haber sido hecha para el público local, lo cierto es que puede sorprender especialmente a los que se no indagan más allá de los titulares de las noticias del bloque internacional y desconocen los detalles de lo ocurrido en Boston hace algunos años.

La trastienda social, las historias cruzadas y la complejidad de las pericias y operativos son el núcleo de una película que a Peter Berg le quedó bastante bien hecha y aunque el reloj a ratos pesa (dura más de dos horas) posee pocos momentos de irregularidad para desviar la atención. Es un botón de flor delicada, abierta con delicadeza pétalo a pétalo, sin mayores daños pese a su complejidad.

Eso sí, el interés se consigue sacrificando los antagonismos hacia los mencionados estereotipos y puede que lo más interesante del film sea el énfasis en los perfiles cruzados de los involucrados, que hacen al espectador estar amarrado a conocer cuál es el desenlace de cada quien en la historia, por cierto, crudamente real.

«Patriots day» tiene una cantidad de detalles, bien cuidados, sobresalientes. Juega con lo real, los testimonios, las imágenes verídicas y las mezcla con sus recreaciones a medida que los protagonistas van reaccionando a los eventos. Se valida. La cara de circunstancia de Mark Wahlberg es un hilo conductor sobrio -sin destacar – que junto al resto del elenco no sobresalen ni destiñen como parte de un todo.

Esta es una película que se lava de prejuicios con una elaboración y manejo de la historia que la dignifica. Otras tantas han abordado un relato similar, incluso más atractivo, sin los manejos debidos y han fracasado. Sin embargo, todo parece indicar que este tributo en la gran pantalla a Boston y su gente, tomó el camino correcto. Enhorabuena.

Es cierto, quizás su nudo argumental sea simple o mejor dicho, sin mayor trasfondo, pero obtener este resultado es favorable.. A veces es mejor no abarcar demasiado sino tomar los buenos elementos que se tienen, aprovecharlos y hacer una película quizás no tan profunda pero bien hecha, pareja, sin muchos vacíos. Misión pulcramente cumplida aquí.

dado5Recomendación: Buena. Una trastienda para muchos desconocida, desarrollada con sobriedad, inteligencia y un poco de énfasis en los estereotipos.

🇺🇸 👮🏻 😉

[CINE PRÁCTICO] «Manos de piedra»

....

Menos punch y más cálculo

Al ver «Manos de piedra» (2016) da la impresión -satisfactoria- que por una parte, es una de tantas películas sobre referentes del deporte de una época pasada que merecen reverdecer sus laureles y ser conocidos ante las nuevas generaciones, e igualmente que por tratarse una historia real respeta ciertos cánones sin perder atractivo cinematográfico.

La biopic del púgil panameño Roberto «Mano de Piedra» Durán no es exuberante pero si correcta y eso le basta para obtener buena nota si se destacan más sus aciertos que sus fallos.  Un ejemplo de esto es la irregularidad en las recreaciones de ring que desarrolla, donde se aprecian varias cargadas de hipnotizante adrenalina, mientras que otras son más bien sosas.

Parte de su golpe ganador sin embargo es el peso actoral de Robert de Niro que avala cada una de sus apariciones, el empeño de Edgar Ramirez y el inevitable atractivo de ver a Usher en la faceta actoral. Al margen de los ripios, las curvas del guión para llevar la historia con mayor énfasis hacia los atractivos secundarios funciona bastante bien. En esa línea Ana de Armas encandila y por supuesto si se habla de Panamá, Rubén Blades no podía quedar al margen. Mención para el episodio histórico interno del país centroamericano, un contexto abordado con relativa pulcritud pero que se adapta bien al resto de la historia del personaje y la da a conocer al espectador.

También hacer notar que esta biografía tipo no solo es una película necesaria sino que se hace especialmente útil para esta parte del  mundo, ya que algo de español latino viene bien de vez en cuando, no solo por el protagónico, los ambientes, sino también por las bromas y desahogos en idioma nativo.

Gana por puntos es la metáfora fácil, pero en el fondo, es absolutamente cierta.

dado 4Recomendación: Aceptable a buena. Pulgar arriba. Quizás demasiado correcta.

🙂🥊

[CINE PRÁCTICO] «Sully: Hazaña en el Hudson»

...

Hazaña acotada

Con momentos que se vuelven más intensos dado el velo de «basado en hechos reales» y además «recientes», «Sully: Hazaña en el Hudson» (2016) tiene sellos de calidad innegables donde la firma de Clint Eastwood y Tom Hanks se hace notar, pero ojo, es un grito sin tanto eco como pudiera esperarse.

Si bien el longevo director ya había tenido algunos «insuficientes» dentro de su más mediato repertorio cinematográfico, en esta pasada asoma por encima del promedio, puesto que hay más en juego que el mero momento del episodio aéreo, pero tiene poco matiz, aunque los efectos ayuden a imprimirle morbo. Clint Eastwood intenta estirar el chicle lo que más se puede y podríamos decir que lo consigue, pero deja igualmente con las ganas de más.

«Sully» sin duda recuerda, con menos oscuridad, a la también reciente «El vuelo» (2012) a propósito de una proeza aérea de la cual el mundo se quedó con el titular de las noticias pero sin conocer la historia detrás del hecho real, pero queda por debajo de su escena clímax (acaso la de Zemekis-Washington es de las mejores de vértigo y adrenalina en el cine).

Más puntual en sus historias conexas, «Sully» no oculta que el abanico de eventos que la conectan son más reducidos, pero consigue explotarlos de forma aceptable principalmente por la carga emocional y humana que imprime Eastwood sobre Hanks, Aaron Eckhart y el resto del elenco, porque también aunque insinuados, existen antagonismos pero nada que exalte la planicie que parece predominar en apenas hora y media.

Aunque en el caso de «El vuelo» su clímax es incomparable, esa cinta de 2012 caía tras el shock inicial. En este caso «Sully» es más pareja, a ratos casi modesta o poco ambiciosa, atada al rótulo de estar basada en hechos reales. La comparativa sería cuando un artista o grupo está en una presentación y dado que no tiene muchos éxitos opta por repetir -en diferentes versiones- el mismo hit. Algo de eso hay, claro, aunque con buenos intérpretes que disimulan el recurso puesto que siempre se agradece verlos en escena.

«Sully» inyecta optimismo en el gen neoyorkino y parece haber sido solo con ese fin local. Habla de un milagro, una buena noticia, eso siempre influye, pero como película es interesante mas no una cinta increíble.

dado 4Recomendación: Interesante. Un relato que no duda en ser reiterativo con tal de explotar su acotado núcleo. Eastwood y Hanks avalan la apuesta.

✈️😌

[CINE PRÁCTICO] «El conjuro 2»

...

La oscuridad no destiñe

Aunque tiene un arranque poco usual, «El conjuro 2» (2016) zafa de buena forma del prejuicio ante las secuelas -especialmente las segundas partes- donde luce con buenos matices la maduración de su dupla estelar que se hace de un protagonismo, ya no tan inesperado como antes, pero de una empatía bastante lograda.

No es menos cierto que esta podría haber sido la tercera parte y no la segunda (…) pero aunque dure más de dos horas, esta nueva entrega consolida a la dupla de los Warren como ejes de la historia y de posible saga. Además a diferencia de otras donde son los villanos los que centran la atención, «El conjuro» promete más tomar la vereda de «Constantine» (2005), poniéndose detrás de los buenos aunque en un plano bastante más terrenal pero no menos atrayente.

Quizás sea menos «vertical» y directa que la anterior –«El conjuro» (2013)-, pero esta secuela tiene buenos méritos para hacerla recomendable. No desteñir para lo que se espera de ella es apenas uno de estos. Otro es golpearte con lo imprevisible, algo fundamental que tiene que ir de la mano con las atmósferas previas que también se consiguen bien. Y es que a los protagonistas realmente se les siente en peligro, exponiendo su vulnerabilidad, a diferencia de otros cuasi inmortales o de una pericia tan poco creíble como cansina.

En síntesis, «El conjuro 2» pasa la prueba con buen ritmo y respectivos aplausos. A lo mejor sin brillantez excelsa pero en medio de un género abandonado, la lumbrera de su primera parte se vuelve a levantar tras la tibieza de «Anabelle» (2014) y nos deja con ganas de más, ganando empatía con sus protagónicos e incluso tomando formas con sus modismos y lugares comunes. Tremendo mérito en el ámbito del terror y suspenso.

dado 4Recomendación: Más que aceptable a buena. Se hace un poco larga pero con el contexto adecuado está levemente debajo de su primera parte pero muy por sobre «Anabelle».

👿

[CINE PRÁCTICO] «Duelo de titanes» – (Remember the Titans)

....

Lectura algo blanda de una gran leyenda

No es fácil hacer una buena película de fútbol americano, de su rudeza, de su ímpetu y la constante lucha por sobreponerse a los azares del destino. En ese sentido «Duelo de titanes» (2000) tiene todos los elementos para golpear la mesa y sacudir el espíritu pero… no llena completamente.

Esto no se debe al reparto con buenos nombres y aceptables interpretaciones, o a la musicalización épica, con elevaciones y caídas acorde a los sucesos. Quizás sea lo reiterado de algunos lugares comunes, de las arengas en momentos cruciales o de lo particular de algunos secundarios ya vistos con sus respectivas historias, pero «Remember the Titans» no estremece como debiera.

Es cierto que la factoría Disney explota más ciertos aspectos que otros, pero algo de énfasis en el drama -presente de forma evidente pero apenas insinuado- le hubiera dado otro giro a esta película. Sin duda la crudeza del momento en la historia y el lugar de Estados Unidos donde se desarrolla no quedan reflejados como debieran y todo se reduce a esbozos apenas incómodos y clichés que no tienen la fuerza esperable para marcar la diferencia.

Por otra parte, acá igualmente podrían aflorar algunas lágrimas por un par de hits que logra asestar basado en sus múltiples aristas más sensibles. Por fijación personal, subjetivamente hay más atractivo en radiografías más crudas y oscuras de ciertos caminos a la gloria que en lecciones de vida por sí mismas. Cada destello tiene una sombra igualmente valiosa a exhibir y acá, pena un poco, sobretodo por el fuerte ingrediente social que se muestra pero no se profundiza.

«Duelo de titanes» es una película aceptable, con buenos actores haciendo su trabajo, pero nada más. Conseguir la épica de un film, especialmente deportivo o de fútbol americano en particular, es más que colocar todos los ingredientes en una mesa, también hay que saber mezclarlos en dosis justas y eso, no siempre deja un sabor inolvidable. Acá hay un sucedáneo, más o menos logrado, eso depende de la generosidad de su juicio.

dado 4Recomendación: Aceptable. Una película con menos matices de lo esperado. 

🏈