{#FotologStyle} Los 4 meses de Isabel

Ayer nuestra pequeña maravilla cumplió 4 meses y mientras me acompaña haciendo los pendientes laborales aunque sea sábado, no puedo dejar de vincular ambas cosas y pensar mientras me pierdo en su carita y esos ojazos azules, qué me gustaría saber de lo que pasa por esa cabecita.

Cuatro simples cosas que le preguntaría sobre sus cuatro meses.

¿Que te han parecido estos 4 meses en el mundo exterior, era lo que esperabas?

¿Qué piensas de los papás que te tocaron?

¿Estás cómoda? ¿Qué te gustaría hacer?

¿Te gusta tu nombre?

Su sonrisa encantadora me dice que no lo hemos hecho tan mal. Felices 4 meses mi bella…

{#FotologStyle} «SunsetRiders: La partida perfecta»

En medio de los adelantos tecnológicos de estos días, de la guerra de consolas, de los modelos vanguardistas de Playstation, Xbox y demases, creo que la sensación de estar en un local de videojuegos mirando la hora para no agotar los permisos, jugando con el vértigo de no cometer errores para no perder la ficha no se podrá igualar nunca a la facilidad de apretar «reset» o «restart» para recomenzar una partida.

Sunset Riders era de esos juegos colectivos, en un arcade enorme para cuatro jugadores que ocupaba todo un rincón en los locales de videos de la primera parte de los 90’s, al menos en Chile. Grito y plata. Los Simpsons, Tortugas Ninja, Captain Commando entre otros fueron del mismo estilo juntando a varios amigos o desconocidos en busca de la gloria, a veces, con muchos espectadores.

En lo práctico, Bob y Cormano ofrecían más posibilidades por la abundancia de sus disparos pero si en una partida colectiva tenías a Steve y Billy también se agradecía poder tener balas decorando la pantalla por ambos flancos.

La pericia en esas aventuras era bien valorada. Quién diría que en solo 25 minutos podríamos ver los frutos de estos 4 jinetes disparando por múltiples parajes del oeste clásico. Una partida perfecta, imposiblemente coordinada entre cuatro mentes independientes. Y si, también estaba el mito a descubrir, si acaso «se podía dar vuelta», es decir, recomenzar la partida desde cero con la misma ficha con la que terminaste.

Tiempos que aunque te esfuerces, tus hijos no podrán apreciar cuando hoy tienen un mini computador en su mano gracias a tu móvil y crecen en un mundo táctil, sin echarle maldiciones a la palanca, sin el nervio de meter una ficha antes que termine el pestañar del «continue» o sentir que el mundo se te vino abajo porque «se cortó la luz» o alguien «movió el enchufe».

Una bien merecida pausa para recordar lo vivido.

{#FotologStyle} Las primeras fiestas de Isabel

La primera navidad de Isabel fue en un año muy especial. Con precauciones sanitarias, mucho calor, buena cena y regalos de todos para la nueva favorita de esta era tan compleja.

Sin duda el mejor regalo fue estar todos juntos pese a las dificultades, acompañarnos y ver la sonrisa de nuestra pequeña de ojos azules que nos deja con el corazón llenito cada vez que sonríe.

Espero que ustedes también hayan podido pasar esta Navidad con los suyos viviendo algo similar. Abrazo!

{#FotologStyle} Una previa inolvidable

Aunque el gol más impresionante de la historia de los mundiales sea su legado más resonante al momento del adiós, entre las toneladas de goles y gambetas del Pibe de Oro registradas por el mundo en canchas de todo tipo y ante equipos de toda clase, hay un clip de una tarde de abril del 89 que aún sin ser de un partido en tiempo reglamentario siempre nos hará sonreír y querer un poco más este deporte.

Hay pocas cosas más puras en el fútbol que un calentamiento antes de desplegar la magia en una cancha. Con esa mezcla de ansiedad, concentración, ganas y nerviosismo. Ahí en Munich ante el gigante Bayern, el “pelusa” y su pandilla afrontaban la vuelta de la semifinal de la Copa UEFA. En el San Paolo venían de ganar 2×0 con goles de Careca, crack brasileño socio del Diego en la empresa del gol y el mágico Carnevale. Ambas asistencias del “10” pese a ser alineado por sorpresa y jugar “infiltrado” entre el duro trato de la defensa de la Juve en la ronda anterior y un desgarro que le impedía correr normalmente.

En el coloso alemán testigo de múltiples cotejos históricos, con mundiales de por medio, la previa para que los planteles se soltaran fue al ritmo de Opus con “Live is life”. Los mismos músicos austriacos que tres años antes habían venido a Viña del Mar con esa canción como caballito de batalla, una de las más coreables y contagiosas que se tenga recuerdo por al menos un par de generaciones.

Maradona hizo lo que hace siempre, vivió esa previa con la pasión del partido mismo. Malabarismos, canto, relajo, actitud. Una vez le preguntaron por qué salía con los botines desatados. “Si los ato los fotógrafos no vienen” dijo. “Me los desataba y cuando me ponía a atarlos venían todos”. Esa era su pose favorita y hay cientos de fotos que reflejan ese instante antes de jugar los partidos.

Otra vez fue más allá y dijo que solía pedir un par de decenas de cajas de zapatos Puma para regalar a los suyos. Un día no solo le mandaron menos sino que la competencia comenzó a cortejarlo. Salió con los botines atados. No hubo fotos de sus zapatos ni la clásica pose esa tarde. Antes del siguiente compromiso Puma le mando el doble de lo pedido.

La semifinal de vuelta con el Bayern tras esta mítica previa musical se vivió con intensidad. Maradona aún sin estar al 100, regaló dos asistencias al brasuca, incluida una de pura viveza sudamericana tras arrebatársela a un defensa y con el empate a 2 el Nápoles llegó a la final con otro conjunto alemán, el Stuttgart, a quien le ganaría la única copa internacional que tienen los del sur de Italia en sus vitrinas.

Al momento de su partida de estos pastos, es mejor recordarlo así. En plenitud, con magia verdadera, lejos de sus episodios cuestionables fuera de las canchas. Acá había consenso en torno al genio y su poder en torno a una pelota de fútbol, algo tan simple y puro y que siempre enorgulleció al de Fiorito por haberle permitido llevar alegría no solo a su gente sino a todos los que vibraron hasta la emoción con su talento.

{#FotologStyle} Otra estrella al infinito radial

El micrófono está de luto otra vez. Ahora se nos fue Patricio Gabriel Villanueva Rodriguez. Crack de la radio nacional y con incursiones exitosas en la tv de antaño.

Curiosamente lo conocí lejos de los medios. Tenía una «botica» en la Plaza El Salto donde iba semana por medio aproximadamente a repartir en su negocio y me quede con la mejor impresión de su persona. Afable y buen tipo, podíamos tener charlas cortas pero amenas. Un caballero.

Profesionales que se extrañan por estos días donde los parámetros son otros y todo se mide por lucas.
Abrazo a su familia y seres queridos que de seguro lo extrañarán.

{#FotologStyle} El adíos a otro grande…

Se nos fue Patito. Cuando empezamos a trabajar en esto a veces solemos no sopesar la calidad y enseñanzas que nos dejan verdaderas leyendas con las cuales compartimos. Don Pato era una persona afable, abierta, querendona. Por esos años ya venía de vuelta en su trayectoria, conocido y todo, y aún así era animoso y proactivo. Yo en cambio empezaba, en prensa, bajaba desde la oficina para los boletines o alguna noticia que ameritara análisis y que conversábamos un poco, tal como era habitual con otros próceres como Carlos Bencini, Alejandro Chávez o Juan La Rivera, entre los que me acuerdo.

Es curioso que pese a ser dado para las fotos mi única imagen compartiendo estudios con él sea con “su pelada” (foto 2) incluso con mi mochila puesta tras llegar en bici. Y es que pese a las limitaciones, me encargaba también de retratar la interna de la radio, programas, redes sociales y convivencia. Luego llegó Edinson que le dio un plus a las fotos y años después Quijada que subió el nivel de todas las redes.

Don Pato trabajó en radio y televisión con sendas figuras y equipos pero escucharlo hablar sinceramente de lo cómodo que se sentía con nosotros es un lindo recuerdo de esas jornadas (video 10). Tanto así que en la última década donde con poco hacíamos tanto. Patito debe haber regresado al menos tres veces para diferentes espacios en la Portales de Santiago, incluido “El club del Pato” que seguía al aire cuando nos dejó con solo 64 años.

Un abrazo a los suyos, a tratar de sobrellevar su pérdida y entender su partida como el descanso que él y su salud merecían desde hace un rato. Acompaño en el sentimiento a los que le fueron más cercanos y por eso también me permito recordar a otros que se extrañan y con quienes compartimos micrófono en Fanor Velasco… La querida sra. Alodia Corral, Moncho Silva con sus carnavales matinales, la sorprendente y prematura partida de Hernán Mella y por que no Roxana Marivil, quien compartió su práctica con nosotros.

Estamos de paso. A veces se nos olvida. Buen viaje don Pato…

 

publicación original en https://www.instagram.com/p/CGmv0hRHRaS/ 

{#FotologStyle} Bienvenida Isabel

Nuestra historia cambió a partir de las 15:37 hrs del 7 de septiembre de 2020, aunque en rigor veníamos forjando este giro en la trama desde hace rato. Todo en medio de una época compleja que nos ha servido para conocernos aún más y donde a partir de ahora pensaremos como una familia de tres.

Isabel llegó tranquila pese a nuestro nerviosismo. Duerme de forma envidiable y estará siempre bajo nuestro cuidado y constante preocupación. Aún mejor, del querer de un entrañable círculo que nos ha acompañado en las buenas y las malas.

Agradecer todos los parabienes y comprometer que nos tomaremos este minuto para ser felices, como corresponde al arribo de una estrella como Isabel 🌟❣️🤱🏻👧🏻

{#FotologStyle} Hasta siempre Don Fernando

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

«El que acaba de pasar es un fin de semana que ninguno de los que conocimos a Fernando Camargo Hernández podrá olvidar. Con 100 años a cuestas, «el abuelo» partió en paz a descansar luego toda una vida de trabajo y devoción por su querida familia. Un círculo extendido del cual agradezco me hiciera parte y donde lo conocí mucho más de cerca de lo que podría haber pensado en los últimos 13 años.

Junto a su inseparable compañera, Doña Elena o «la abuela», no solo criaron a sus seis hijos sino que se hicieron cargo de otros tres, entre ellos mi esposa, con el amor y dedicación que marcó sus vidas. Además no dudaron en abrir sus puertas para que las parejas y amigos de sus hijos e hijas pudiéramos sentirnos acogidos y en confianza, un trato y calor de hogar por el cual siempre estaré agradecido. Y así se fueron sumando bajo su mirada cariñosa hijos, nietos, bisnietos, yernos, nueras o simplemente amigos de toda una vida que de vez en cuando avisaban o solo se dejaban caer para celebrar con entusiasmo la vida de Don Fernando y Doña Elena, al son de guitarras, una copa de vino y alguna carne al fuego.

No hay duda que el vacío de su presencia física cala hondo pero quienes lo conocieron de toda la vida saben que necesitaba ese descanso. Los dos últimos años y el encierro de esta temporada no fueron fáciles para alguien tan inquieto como él, amante de las tertulias, las anécdotas, los sobrenombres rebuscados y la talla infaltable. Glotón y busquilla, capataz de vocación, con un talento pocas veces visto para convertir una madera o palo ordinario en una obra de arte maravillosa. Una galería que hoy engalana no solo la casa familiar sino muchos de los rincones preferidos de quienes compartieron con él. 

Egoístamente quería que despertara. Su «cachito regalón» moverá la cola buscándolo sin hallarlo. Partió en paz. Dolió, duele y seguirá doliendo. Se lloró y se llorará todo lo necesario. La abuela que siempre estuvo ahí sin buscar mucha atención tratando de pasar desapercibida con un incansable trabajo y dedicación a su Fernando cuenta más que nunca con nosotros. 

La vida nos dio duro pero cuando se da todo para quien ha partido no quedan más que sensaciones de gusto a poco por haber querido seguir haciéndolo. Nada pendiente que estuviera a nuestro alcance en cuanto a cosas por hacer o decir. Todo fue expresado y dicho. Me quedo con los abrazos que le di, especialmente el último, las veces que se carcajeó junto a mi (o a costa de mi) y su bendición para nuestra pequeña Isabel que viene en camino. 

Hasta siempre don Fernando, viejito lindo, descanse en paz. Reúnase con los suyos, disfrute como sabe hacerlo, sin preocuparse de remedios ni horarios, y más temprano que tarde nos volveremos a ver para un último y merecido reencuentro». 

 

{#FotologStyle} 60 años de Radio Portales

Hoy una de las radios más emblemáticas y relevantes en la historia de Chile está de aniversario. Un número redondo, 60 años de vida para Radio Portales, Emisoras Diego Portales, «Unidos para unir a Chile» y tantas otras marcas que aún en la actualidad la identifican en gran parte de los adultos de este país. Así y todo su pasar no es de lo mejor. Los recuerdos de épocas de grandeza son una bofetada para las dificultades que enfrenta este 2020. Algo de eso por culpa propia y otro gran porcentaje, por los tiempos que corren.

Dediqué varios años aprendiendo y dejando lo mejor de mí en esa señal. En mi interior siempre daba vueltas la ingrata muerte de Radio Minería, mi radio de cabecera, que silenció su voz sin que haya podido pisar sus estudios en calle Miguel Claro. No quería que Portales corriera igual suerte y me juramenté hacer lo posible para mantenerla viva aunque fuera un simple peón.

Compartí con muchas personalidades, agradezco las lecciones y los momentos de buen tono y de los otros que me dejó esa experiencia de algo así como 5 años. Una de las cosas que siempre hago es registrar precisamente algunos momentos y por eso el archivo que poseo en una época donde los celulares con cámara no eran como ahora da para mucho.

Acá una nutrida galería de varias trastiendas de La Primera de Chile, incluso post salida oficial, puesto que mi compromiso como colaborador ad honorem es cerrado.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.