[CINÉFILO PROMEDIO] «Entre dos helechos: La película»

No siempre hay que extender el show

El estilo de humor de Zach Galifianakis es de aquellos que no es compatible con todos los públicos o sencillo de seguir. «Entre dos helechos» (2019) es la mismísima expresión de ello y para quienes no conocían este show montado de anti – entrevista, como suele ocurrir con estas cintas en solitario, bien puede servir de introducción.

La premisa de la película es una suerte de gac extendido que apela a los exabruptos y el ridículo para obtener momentos jocosos que sacan risa por lo que representan en escena. Sin bromas explícitas pero abusando de los momentos incómodos y surrealistas.

Seguramente la versión en pantalla grande pierde mucho o se desgasta en el ejercicio de darle una trama a un show que siempre tuvo como objetivo entrevistas cortas, incómodas y disparatadas con celebridades, que se ríen de sí mismos aunque deben extremar actuaciones para no expresar la risa abiertamente. Acá esos momentos son lo mejor de la cinta, siempre dentro del tipo de humor particular que pregona.

Al final como apuesta cinematográfica gana por curiosidad del espectador, por peculiaridad pero en contenido, sencillamente nunca lo tuvo porque al igual que el show original no pretendía ser más que sketchs breves disimulados de una entrevista que escupe humor negro a destajo y que califica como una cinta muy de públicos específicos o minorías más seguidoras de la industria hollywoodense.

Recomendación: Débil. Muy de nicho para quienes gustan de un tipo de humor muy particular. 

#SomosÑoñosNoPesados Reacción al trailer de SpiderMan 3 *No way Home* (de noche shhhh!)

Mientras todos duermen en casa, nos escabullimos para dar una mirada como corresponde al trailer de cine más esperado del mundo pop en 2021, el regreso del hombre araña a la gran pantalla en medio de la avalancha de rumores sobre su contenido y una bullada filtración en la previa…

¿Wong donde va? Queda claro que lo veremos en Shang-Chi. ¿A ustedes también les pareció raro el comportamiento del Doc Strange? ¿Qué versiones de los seis siniestros que se insinuaron finalmente veremos? ¿Le arreglarán un poco el CGI a don Otto Octavius? ¿Dejará Peter de depender del traje y tendremos una mejor versión del héroe, menos infantilizado? Insisto, solo espero que Jon Watts no lo arruine de nuevo.

¿Era lo que esperábamos? Una cosa es cierta, revela más de lo que me imaginaba…

#SpiderMan #Spiderman3 #MCU

[CINÉFILO PROMEDIO] «El Escuadrón Suicida» (2021)

Coherentemente disparatada

Tuvo que llegar James Gunn y tener licencia para echar a volar su humor, a ratos ácido e incómodo, para dar variantes a una propuesta en el cine de DC Cómics que venía siendo irregular y vacilante en cada estreno hasta ahora. De hecho, para muchos sigue en la nebulosa si esta es una cinta secuela o remake, donde se repiten personajes de otras películas cruzadas como «Birds of prey» (2020) o la anterior versión de este «Escuadrón Suicida» (2016).

Sin importar los difusos precedentes en la pantalla grande, «El escuadrón suicida» (2021) -nótese el artículo para diferenciar el título- es entretenida, juega con infantilismos burdos que resultan graciosos para los más grandes, todo con un humor negro y adulto que está en su momento en el cine y sacando personajes de los cuales no hay mayor noción como para saber qué esperar de ellos.

A diferencia de las otras cintas mencionadas con estos anti héroes o derechamente villanos de DC, acá no hay un «Harleyverso» donde todo gira en torno a la rubia psicótica interpretada por Margot Robbie y el naipe está bastante mejor repartido para bien, incluso dándose mañana de abofetearnos «al más puro estilo Deadpool» sobre la suerte de los personajes. También se da maña para sentimentalismos en medio de la blasfemia y extrañamente no resulta raro que encajen en este puzzle.

Disparatadamente entretenida, se trata de un nuevo sendero para este lado de la calle de los superhéroes, seres con poderes y habilidades. Si bien otros como Shazam caen en infantilismos o Wonder Woman en ingenuidades supinas en su secuela, esta versión del Escuadrón Suicida es derechamente incorregible y le da sazón a ese abanico cinematográfico liderado por Superman y Batman, cuyo futuro está actualmente en ascuas. De Marvel ni hablar, es el agua y aceite con esta narrativa sin mucha censura.

«El escuadrón suicida» versión 2021, patentado por James Gunn es recomendable para adultos, jóvenes o personas con referencias mínimas o preferencias por los cómics, no necesariamente con mucha idea de cada uno de los personajes pero con ganas de verla y dejarse llevar por una historia que no deja indiferente y por varias secuencias deja bastante satisfacción. Eso sí, aunque es un poco larga (2h 10m) no deja de ser una buena alternativa de este subgénero.

Recomendación: Muy interesante a buena. Es muy entretenida y disimula sus incongruencias dentro de la disparatada propuesta de James Gunn. Diferente. Una apuesta lograda.

[CINÉFILO PROMEDIO] «Ícaro»

Títeres y principios.

Alcanzar el Oscar por mejor documental es una credencial poderosa para «Ícaro» (2017), puesto que compitió por esa categoría en otras lides y no consiguió el objetivo. Sin duda hay factores investigativos pero también políticos que pesaron en la Academia para el trofeo pero sería injusto no darle el mérito de catalogarlo como un buen producto ya que logra ser llevadero aunque quizás pierda el norte que motiva verla.

Quien haya hecho algún trabajo de tesis se identificará con el comienzo de una labor a fondo que termina decantando en otra bastante diferente. El móvil de «Icarus» es la experimentación y si bien la mantiene como tónica general, su rumbo es un descubrimiento en ascenso para el público.

Si las dos horas pueden ser un poco largas para algunos solo podrían justificarse por la atención que el documental va imprimiendo en su desarrollo, donde se da maña para tornarse como cinta de espías, thriller o thriller político, muy distante del deporte que movía el interés inicial del espectador y el autor.

Así, de modo poco ortodoxo y con un factor que muchos tildarían de fortuna en medio de un experimento lejos de lo convencional, «Ícaro» obtiene su valía, quizás dejando en el camino la premisa que movilizó sus recursos, con los que termina empatizando hasta la complicidad y provocando que se cuestionen sus principios, pero como obra audiovisual, sin duda obtiene nota más que interesante.

Recomendación: Buena. Contingente, con repercusiones y por momentos -aunque descuidada- resulta intensamente interesante.

[CINÉFILO PROMEDIO] «Space Jam: Una nueva era» (2021) – (A new legacy)

Colorido fracaso

A esta altura sería bueno dejar establecido que las secuelas que se denominen «un nuevo legado», «nueva era», etc., deberían pasar directamente a cable o a tv abierta. «Space Jam: A new legacy» (2021) es la prueba que a ratos los prejuicios dan en el clavo y en rigor no hacía falta ser mago para notar que los Looney Tunes tan cotizados en otras épocas, hoy como tantos otros personajes infantiles, para una nueva generación de niños son solo figuras de merchandising que no se asocian a aventuras animadas con el impacto y presencia como lo hicieron con otros infantes en el pasado.

Este no es un fenómeno aislado; en el caso de Mickey y sus amigos, Disney ha revitalizado estos personajes mediante sus plataformas más infantiles, donde al menos Donald, Pluto y los demás tienen cabida, e incluso han apostado a regenerar variantes más elaboradas como Pato Aventuras y otros. Sin embargo Sam Pistolas, Correcaminos y el Coyote, Marvin el marciano o Piolín y Silvestre, al igual que Taz son conocidos quizás de vista, pero no tienen rotación en pantallas al nivel de la primera Space Jam que nos sorprendió por allá por 1996. Ahí el equilibrio entre una leyenda deportiva y los dibujos animados que podías ver por la mañana era potenciador. Acá en la comparativa el resultado es muy deslavado.

Dicho esto, esta secuela de la mano de LeBron James es un cameo extendido de una serie de figuras del mundo pop, las cuales Warner no duda en usar, ya sean de películas, series o animaciones pero que en rigor no ayudan a hacer más conocidos de lo que ya son a los propios Looney Tunes que dan vida a esta aventura. Es como si la compañía se hiciera un auto homenaje mirándose el ombligo sin pensar en los espectadores, especialmente los niños. Además, la complejidad innecesaria de la trama es un escollo francamente insalvable a ratos y si la cinta noventera no llegaba a hora y media para todo público, esta se empina a las dos horas y tiene algunos momentos algo cuestionables visualmente para los más chicos.

Como en el deporte mismo, el resultado manda y acá el cuociente es deficitario en entretención, ni hablar de risas y si bien en la parte técnica y musical se ajusta a sus tiempos, «Space Jam: Una nueva era» es un producto mal concebido, con un enganche comercial en James que no hace lo propio en tiempos donde -como la propia película lo dicta- los niños y jóvenes están más pendientes de sus pantallas y tablets que de tirarse en la alfombra a dibujar sus animaciones favoritas desde la televisión. Eso se ha perdido y en esta pseudo secuela queda de manifiesto. Intentar revertir ese explícito escenario cultural global, fue una mala idea.

Quizás si hubieran hecho un proyecto distinto reuniendo personajes de videojuegos hubiera sido más atractivo para los sub 13 o si querían mantener la tónica, lo lógico era reencantar a Jordan y un regreso al mundo animado 20 años después apelando a la nostalgia. Al parecer a nadie se le ocurrió y a cambio tenemos dos horas de Don Cheadle intentando salvar algo que no tiene caso.

Recomendación: Mala. Una pena. Mal concebida desde el inicio. Fuera de tiempo.

[CINÉFILO PROMEDIO] «Cruella»

Locura y genialidad

En la tónica de Disney de matizar a los antagonistas emblemáticos de algunos de sus clásicos, «Cruella» (2021) es indudablemente entretenida y se calza sin problemas el rótulo de cinta recomendable aunque quizás más disfrutable para mayores de unos 12 años.

Emma Stone y toda la historia construida en torno a una villana otrora unidimensional, consiguen sacudirse del estereotipo plano tan típico del siglo XX para dar modernidad con toda una nueva personalidad a la protagonista, profundidad a sus afanes y ambición a sus metas. Un logro equilibrado de estilo, novedad e incluso atrevimiento por la crudeza de ciertas apuestas de guión.

Es necesario hacer el punto por la forma en que la maquinaria Disney abre con amplitud la billetera para conformar una banda sonora de ensueño para lo que la película representa temporal y argumentalmente. Es por momentos abrumador escuchar sones que son hits de todos los tiempos casi como un actor más que complementa diferentes escenas.

No cabe duda que «Cruella» encanta, invita a una secuela para saber más de una villana que pasó de ser un simple clon monocromático de tantas otras historias de fantasía animada a encarnar una anti heroína empoderada y pícaramente encantadora.

Recomendación: Buena. Recomendable para prácticamente todos los públicos. Muy buen trabajo en calidad y atractivo para una cinta de estas características.