[CINÉFILO PROMEDIO] «El ejército de los muertos» – (Army of dead)

Farra sin ganadores

Zack Snyder aprovecha del crédito de su reciente reivindicación en la versión extendida de la Liga de Justicia y lleva esos elogios a otro plano para darse un gusto que, sin mucho sentido, resulta una malograda broma en un nicho muy retocado, los zombis, el apocalipsis y un pelotón variopinto en busca de un botín.

«Army of dead» (2021) tiene lo que uno espera de Snyder como director, con sus guiños inevitables, excesos y prolongaciones innecesarias, pero ya dejando pasar varias semanas desde que vi esta aventura que en el papel promete y de escuchar comentarios demasiado benevolentes con ella, aparece como necesario aterrizar el análisis para no hacer perder tiempo a quienes aún no la ven.

Con casi dos horas y media «El ejército de los muertos» es una gran farra digna de Las Vegas, donde se sitúa. Es un disparate que como decía, en el papel previo no suena tan mal, pero tiene errores en la concepción que son evidentes; la apuesta por Dave Bautista en el protagónico es un yerro mayúsculo, la historia no va a ningún lado y se parece más a la trama de un videojuego que a una película de acción. Algo que desafortunadamente cada vez es más frecuente.

Darle una calificación de mediocridad es premiarla ya que por mucho solo se queda en piloto automático y no presenta reales atractivos. Pintaba para más sin duda pero el manejo de algunos personajes, lugares comunes o los excesos propios del sello Snyder terminan por desilusionar. Sin muchas expectativas puede que a ciertos públicos les resulte entretenida pero en rigor se acerca más a una pérdida de tiempo que a otra cosa.

A esta altura debiéramos saber que hay gustos para todo, pero en materia de cine de zombies y similares hay referentes con distancia más recomendables o al menos más interesantes. «Army of dead» no entra en ese listado.

Recomendación: Débil. Un desperdicio de recursos en una cinta que pudo ser mejor.