[CINÉFILO PROMEDIO] «Atrapar al ladrón» – (Para atrapar al ladrón, To catch a thief)

Elegancia al servicio de la comedia

La dupla de Cary Grant con Alfred Hitchcock nos regaló historias en el cine que son las favoritas de muchos y que además tienen el plus de haber envejecido particularmente bien pese a superar por mucho más de 60 años de vida. Si a lo anterior sumamos la participación de coestelares como Grace Kelly entre otros, la invitación de «Atrapar al ladrón» (1955) es un imperdible deleite de cine clásico.

Por supuesto hay modos y toques en el desarrollo que son propios de su época pero vistos con ojos actuales, no hay más que elevar la elegancia de un relato que curiosamente no recibió muchos reconocimientos en materia de premios. Una línea muy característica, prejuiciosa e incluso actual con la que se calibra a cintas entretenidas y livianas sin el valor que realmente tienen para el espectador y a lo complejo de hilar aventuras que consigan ser atractivos, por más que no involucren lecciones de vida profundas.

«To catch a thief» es un recreo de Hitchcock donde descansa del alto suspenso para darse un chapuzón en la comedia. Lo hace con la mencionada elegancia que con el paso de los años no hace más que revalorizar estas aventuras de la mano de Cary Grant.

Decir que no es la cima del emblemático director en este caso no es descalificarla, ya que pese a no ser una de las cintas legendarias o icónicas de Alfred Hitchcock, está entre sus realizaciones más limpias, picarescas y con estilo, donde exhibe sus variantes como realizador.

Verla es una recomendación obligada en la cinematografía de cualquier seguidor del buen cine, ni siquiera del de tipo dramático sino general. Una de esas llevaderas, entretenidas y a la vez clásicas en apenas hora y media.

Recomendación: Buena. Una comedia elegante, de colección. Imprescindible para los cinéfilos.

Deja un comentario