[CINÉFILO PROMEDIO] «Patagonia de los sueños»

Lo que la Patagonia se llevó

El cine de Jorge López Sotomayor no resulta precisamente afín al paladar de un público que por estos tiempos maneja otros ritmos y cuando hace unos años intentó como realizador rejuvenecer sus registros, lo cierto es que la experiencia dejó mucho que desear.

«Patagonia de los sueños» (2014) es menos de lo que debería. El relato es tan sombrío que rinde poco tributo a lo esperanzador de su propio título y asimismo, el tono sufriente que predomina en su desarrollo solo se intensifica con una musicalización funeraria que termina por agotar en cada cuadro. Quizás se pudo -sin faltar al guión- ser más flexible en hilar un relato más llevadero con herramientas como esa.

Mencionado el tema de los cuadros, el paisaje patagónico resalta por si mismo y es quizás el punto más alto del film de poco más de hora y media. También vale la mención honrosa a un meritorio trabajo en post producción para embarcaciones de época que dado los presupuestos acotados se valora.

Volviendo a los factores que dejan a esta película al debe hay una lista que asoma con evidencias prácticas: hay movimientos de cámara, ángulos desestabilizados y salidas de foco al menos cuestionables que distraen mucho, tomas innecesariamente largas y fuera del tono antes mencionado (no hay una sola escena de esperanza o pseudo alegría). Del mismo modo es irritante el afán por cuchichear o hablar a regañadientes, en voz baja pese a estar en espacios abiertos, lo que hacen muy complicado escuchar diálogos que son claves para un montaje que tampoco facilita las cosas.

La belleza natural de Juanita Ringeling no alcanza para disimular su falta de carácter para una cinta de este tipo, con una narración e intervenciones donde su acento argentino es casi una mala anécdota. Da la impresión que Julio Jung se pierde en un secundario de poco peso y Pablo Krogh es quien alcanza un rol más recordable. Alessandra Guerzoni se termina perdiendo en el destino absurdo de su personaje y quizás Canale debió personificar el rol de militar argentino que le calzaba mejor.

En fin, una decepcionante obra que mejor tratada y con el apoyo adecuado pudo tener mejor suerte.

Recomendación: Débil. Decepcionante para la historia. Faltó matizar los tonos.

Deja un comentario