[PERSONAL][bio][MIS DOMICILIOS] 2. Sgto. Aldea esq. A. Pinto

Google StreetView 2013.

Google StreetView 2013.

No me acuerdo cómo llegué y supongo que siempre tendré incredulidad sobre las razones.

En la imagen de StreetView se ve como las cosas han cambiado. Pasó una demolición, una urbanización, pavimentación, etc. Tan distinto a las calles de tierra, las veredas estrechas y los ranchos llenos de rendijas por donde mirábamos lo que pasaba en la calle.

A principios de 1983, con menos de cuatro años, atravesé el mundo sin saberlo. Imagino que vine a parar a Santiago y luego me tuve que devolver en el mapa hasta Arica. No sé detalles honestos de eso. Allá mi papá tenía una tía que había aceptado tenerme un tiempo a su cuidado. Como decía antes, preguntar el por qué del insólito periplo es un sinsentido, prefiero dejárselo al destino.

Desconozco por qué pero ahí me quedé, en una humilde casa en la esquina de Sargento Aldea 1310 y Anibal Pinto 1680. Pocos recuerdos del viaje, la llegada y los primeros momentos. Sólo sé que hablaba noruego fluido, nada de castellano y era una cosa pequeña con rulos y piel muy blanca.

183, recién llegado.

1983, recién llegado.

María Eugenia Vivanco era tía de mi papá, hermana de la madre con la cual había juramentado no volver a hablarse y de paso su archienemiga, sino de una familia ridículamente peleada por todos los flancos posibles, una triste tradición. Ejemplos? Recuerdo cuando era chico y me mostraba las cicatrices de su último enfrentamiento.

Se trata de años que me marcaron, incluso desde el carnet, ya que al inscribirme en Chile de modo más tardío, en 1983, quedé con rut 15 millones, un detalle.

María Eugenia no solo se convertiría en mi abuela, sino la única que reconozco como tal en propiedad. Su hija, mi tía Consuelo, una amorosa y sacrificada referencia familiar, prima de mi papá. Su hija Xime, mi partner y la Mena, una sobrina que me cuidaba, mi hermana mayor.

El único hombre entre muchas esforzadas mujeres. Por eso el cariño era especial por mi abuelo Ricardo, algunos tíos y Víctor Parra, uno que quería especialmente. Debe ser que por lo militar me recordaba la figura de mi viejo. Lamentablemente ambos se fueron temprano dejándome un tremendo vacío. Uno de viejo, el otro por propia decisión.

arica 1983 (2)Me acostumbre a no saber de mis papás. No teníamos teléfono. Escribirles era un cacho -me obligaban a mandar cartas-, pero sólo a mi papá, la de mi mamá era «opcional», parte de la mala relación y créanme que ya tenía suficientes problemas en moverme como un niño normal yendo a kinder balbuceando mi español con acento.

Por otra parte mi abuela no era puro amor. Supe de su rigor y estoy consciente que yo tampoco era un angelito. Los niños suelen ser crueles y para batírmelas tuve que imponerme reiteradamente por la fuerza. Pero a mi abuela tampoco le venían con cuentos. Era temida por vecinos y blindada por todos a quienes ayudaba en el día a día; basureros, carteros, repartidores, etc.

Recuerdo que me amarraron con cuerdas, mis pataletas las combatían con duchas de noche con agua helada y otros procedimientos criticables. Aún así amaba mi entorno. Mi papá estaba lejos de ser tierno. Literalmente sólo venía a Chile a sacarme la cresta, por lo que no se hacía querible. Me rompía cosas en el trasero de pura fuerza, pero al menos estaba. Enfermiza referencia familiar.Arica

Mi condición de salud también fue tema. Se dice -y recuerdo- que llegué desnutrido, pese a lo que diga doña Nancy, mi mamá. Algunos castigos de mi papá eran dejar sin comer, así que todo puede ser. Mis piernas me hacían difícil apoyarme, caminar. Por eso mi abuela me llevaba de madrugada al hospital a sacarme radiografías, a exámenes, me hacia pesas en las piernas con largas rutinas en casa, eso lo viví y no lo olvido pese a que mi «bueli» se fue hace rato.

Los cumpleaños eran un carnaval. No teníamos mucho pero aparecían primos, vecinos, tíos y parientes. La abuela era experta en fiestas, compraba adornos cuando el cotillón no se llamaba así, tenía mi piñata y nunca me faltó cariño en esos festejos.

Eramos sencillos, no sé si pobres, pero vivíamos con lo justo. Teníamos suelo de tierra, dormía con una claraboya que daba a las estrellas porque el clima ariqueño ayudaba mucho a los que teníamos menos. Puedo dar fe, que la hermandad se da en este segmento como en ninguna otra.

Mi abuela, mi tia «Conchu», la Xime, la Jenny, la Mena y yo. Esos años preciosos, aproximadamente entre 1983 y 1987 están llenos de nostalgia. Eran otros tiempos. Dicen que uno se queda con lo bueno, pero aún así verse a sí mismo en esos años sería impagable.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Parada: 2. Sgto.Aldea esq. A.Pinto, Arica. Chile.
Data Aprox: 1983 – 1987
Tiempo estada: 4 años aprox.

2 comentarios el “[PERSONAL][bio][MIS DOMICILIOS] 2. Sgto. Aldea esq. A. Pinto

  1. Tengo 40 años y llegue a tu blog por coincidencia, y leyendo este post me mataste con esta frase:
    «Eran otros tiempos. Dicen que uno se queda con lo bueno, pero aún así verse a sí mismo en esos años sería impagable.»
    Mis carretes fueron en barrio república (estudié en la u de la república), por lo tanto Otro post que tienes por aquí me llenó de nostalgia.
    Pero esa frase que te mandaste yo creo que lo resume todo.
    Yo creo que lo único que envidio de estos tiempos es la facilidad que existe de congelar recuerdos con un celular. ahora todos se conocen por las redes sociales, antes la cerveza de litro era la excusa.

Deja un comentario