[CINÉFILO PROMEDIO] «Spring breakers»

Adiós a las niñas.

Adiós a las niñas.

Sin haber asumido el liderazgo en propiedad de películas tras ser parte de la generacional «Kids» (1995), esta vez Harmony Korine además de hacer el guión es también quien dirige «Spring breakers», extendiendo en busca de una consolidación más notoria su multiplicidad de roles como director, productor, guionista y actor, siempre con el sello del underground.

No cabe duda que esta cinta quierase o no está marcada por la presencia de ex chicas Disney como Vanesa Hudgens y Selena Gómez, quienes -sobretodo esta última- buscan desmarcarse del rótulo infantil y que en el caso de la morena le cuesta principalmente por su cara de niña inocentona.

La película puede sorprender volando bajo a quienes no se informan sobre realizadores y antecedentes, golpeando por el tratamiento alternativo, oscuro y disperso de una historia, que aunque puede parecer extraviado y casual, está cuidadosamente estudiado en cada paso.

Femenina, es más que cuerpos púberes desorientados. Es una pinza entre cine hollywoodense pero con más de crudeza propia del under. No será lo que muchos irán a ver.

Es más insinuada que explícita en los excesos lo que da cuenta del cuidado al elaborarla, pero en un momento cae en un inevitable pozo donde sólo el ruido del cargador de un arma logrará sacar del sopor al espectador. Siendo acotada (hora y media) puede hacerse más larga de lo que merece, ya que pese a que promete surrealismo podría resumirse en «Tú x mí» de Christina y Los Subterráneos.

Rachel Korine y Ashley Benson promedio, Selena Gómez con gusto a poco y sin desencasillarse, Vanesa Hudgens dispuesta a todo. James Franco demuestra que está al nivel cuando se lo proponen y en cuanto a la estética, aunque reiterativa cumple el objetivo de crear una tendencia, una atmósfera, que aunque algo forzada permanece en el espectador.

«Spring breakers», es el sueño de vacaciones para siempre a cualquier costo en la época de la vida donde parece que hay menos que perder, y por si fuera poco en medio de la superficialidad adolescente americana. Un dejá vú de curvas casi culpables de ver entre irregularidad en escena, difícil de juzgar pero con más pros que contras.

4 Un experimento under astutamente escondido en el circuito comercial. Interesante. 😯

Deja un comentario