[COLUMNA] «Cambio crisis x vacaciones».

Buona sera Carolina.

‘Buona sera’ Carolina.

«Si estuviésemos en una crisis ya la habríamos llamado para que volviera». Con estas palabras el ministro del Interior, Andrés Chadwick respondía a quienes cuestionaban la ausencia de la titular de Educación, Carolina Schmidt, quien goza de ‘días administrativos’ en Italia mientras el movimiento estudiantil vive uno de los momentos más conmocionados del último tiempo y por si fuera poco, en medio del clima tenso por las Primarias.

Los estudiantes que intentaban entregar una carta y se tomaron el Ministerio de Educación no lo podían creer y como era previsible, tanto para sus dirigentes como para algunas voces desde la oposición, se trata de una situación sencillamente inaceptable. Sin embargo, lo trivial del escenario para las autoridades de La Moneda llama a reflexionar sobre el sentido común de este permiso administrativo en circunstancias como las por todos conocida.

Posiblemente ni usted ni yo, chilenos comunes, podamos siquiera tener los recursos para un tour como el del ex rostro del Sernam, luciendo su espléndida figura junto al Mediterráneo. Pero no hay que ser mago para saber que nadie podría tan sólo pensar en ausentarse de su empleo en medio o en vísperas de un conflicto tan anticipable como el vivido esta semana. Lo burdo de la determinación, sin juicio cavilativo alguno, contrasta con la perplejidad de quienes defienden con su integridad la legitimidad del movimiento y que con justa razón, interpretan estas actitudes como un reflejo de la prioridad de las causas educativas para el gobierno.

La guinda la colocó la propia máxima autoridad del país; El Mercurio había salido al paso de este desligamiento hacia la crisis en los colegios tomados, develando un llamado de atención del Presidente a la ministra en Europa, cuestionando el viaje dada la contingencia, lo que reivindicaba la preocupación de Su Excelencia con el conflicto. No obstante, Sebastián Piñera y la vocera de Palacio, Cecilia Pérez no tardaron en echar por tierra el supuesto llamado al orden.

En entrevista radial la ex intendenta afirmó: “el Presidente, al contrario, la llamó para decirle que, dada la fuerte angustia que ella pudiera tener, estuviera tranquila, pudiera disfrutar el viaje y no se preocupe”. Diera la impresión que Chile o al menos sus referentes sociales están ‘en otra’; su clase política está pendiente de las Primarias y el camino a noviembre, sus medios de comunicación más preocupados de la cobertura de los desmanes y promocionar las coberturas especiales y como resultado, nadie se para a pensar en lo absurdo de cambiar una crisis –incluso negada desde el Ejecutivo- con detenidos, alunizajes y destrozos por vacaciones.

Tristemente parece que antes de conocer a los vencedores de las Primarias –que por cierto tienen pesimistas pronósticos de participación-, nadie se pondrá a pensar seriamente en las cosas que se debieron o que se dejaron de hacer por culpa de este proceso que, aunque democrático, sirvió de cortina para disimular una de las faltas al sentido común de parte un secretario de Estado más grandes de las que se tenga recuerdo, coronada por una inédita parsimonia del Ejecutivo en conjunto.

los desertores*Columna exclusiva para Los Desertores 

Deja un comentario