[CINÉFILO PROMEDIO] «Después de la tierra» – (After Earth)

Después de ilusionarnos...

Después de la ilusión…

Luego de ver una nueva aventura conjunta de la familia Smith en el cine, queda claro que lo suyo son las peripecias cotidianas, con más sentimientos, lejos de esta pretenciosa odisea de ciencia ficción.

Si sumamos los nombres de la dupla protagónica y le añadimos la dirección de M. Night Shyamalan (Sexto Sentido, Señales, Happening, etc) las expectativas para apreciar el film eran astronómicas, no obstante y como suele ocurrir con los banquetes anunciados, el sinsabor no se hace esperar. Ahí es donde cabe hacer notar que si bien la dirección corre por cuenta del realizador indio, la historia es de autoria de Will Smith.

Shyamalan no repunta de su bajón en las taquillas aunque su nombre sigue respetado en la escena hollywoodense. El tema es que «After Earth» diera la impresión que busca imponerse por una serie de otros factores como efectos o reparto, sin embargo lo principal que es la seducción al espectador vía guión se omite, y pese a la química natural de los Smith se peca por ejemplo, separándolos. Insólito.

Otra cosa que le resta al film es Jaden. El heredero de Will vive esa difícil transición de niño exitoso en el cine a adolescente y no es la excepción. Quizás sea por la naturaleza del rol, o por lo solitario de su desempeño, pero el joven actor se ve ‘huérfano’ demasiado rato deambulando por esa suerte de amazonas reforestado.

Como un deja vú de los operadores de Matrix, incluso del Coleccionista de Huesos o de la más reciente Oblivion, «After Earth» a ratos pasma. Tiene lagunas largas y silencios que le juegan en contra y la hacen lenta pese a los esfuerzos desde el arranque por acelerar el guión.

Los cabos sueltos y obviedades (¡una pistola por favor!, ¡es el futuro!) no logran resolverse en esta desordenada obra. Muchos recursos, poco fondo de trama. ¿A favor? lo bien logrado de algunos paisajes y ambientaciones.

El corazón y donde se nota la mano de Shyamalan está en el presente, en el suspenso. Su deuda con la ciencia ficción futurista y la fantasía sigue pendiente. Por el lado de Smith, al menos este capricho de ermitaño no rinde los frutos esperados, ni siquiera por el lado poético.

1🙁 Una gran decepción. Olvidable e incluso por debajo de Oblivion.

Deja un comentario