#21deMayo_El olvido: La injusticia a nuestros mártires.

Plaza Sotomayor.

Plaza Sotomayor.

Hace tiempo la idea da vueltas como bolsa plástica atrapada en un remolino de viento, que la levanta pero no la lleva a ninguna parte. Van años desde que la cuenta pública presidencial literalmente eclipsa el merecido tributo a nuestras Glorias Navales.

El homenaje a nuestros héroes, no sólo en la Guerra del Pacífico si no en la historia de un país casado con el mar, pasa a segundo plano debido al detalle de los logros y falencias de un período presidencial determinado. Atrás quedan postergados los honores, la disciplina de los grumetes y los protocolos de tributo a los próceres que dieron todo por la bandera y ahora, a lo lejos, divisan incidentes e intentos de saqueos disfrazados de protestas ciudadanas.

Ya ni siquiera se respetan las 12.10 hrs cuando las campanas recuerdan el hundimiento de la Esmeralda en la rada de Iquique, eje de la conmemoración. Del paseo a las tumbas donde descansan algunos de los mártires poco y nada, lo que refrenda nuestro adn de país sin memoria, con amnesia crónica y obviando los acontecimientos que nos han conducido a lo que somos hoy.

No hay futuro sin memoria. Chile se merece una cuenta pública en otro momento del calendario; a fines de año en diciembre, a mitad en junio o en las conmemoraciones de marzo. No podemos seguir siendo testigos indolentes de cómo se mancilla la honra de nuestros ancestros. El 21 de mayo -si tanto nos vanagloriamos de nuestro patriotismo cuando nos llevan a La Haya- es el modesto recuerdo, respetuoso que podemos hacer hoy como un gesto conciliatorio con quienes hemos despreciado injustamente desde hace años.

Deja un comentario