[COLUMNA] «La falta de cariño».

Eve y tatán, otros tiempos.

Eve y Tatán, otros tiempos.

Cuesta pensar que tras su anuncio de retiro de la política al finalizar la actual administración gubernamental, la titular del Trabajo y Previsión Social, Evelyn Matthei Fornet, realmente haya pensado en ello. Hay que considerar que aunque vivimos la etapa final del primer gobierno de derecha desde el retorno de la democracia, anticipar con tanta antelación una salida de la escena política de parte de alguien tan involucrado en ella, suena poco probable mas no imposible.

Fuera de lo poco conveniente de anunciar lo que se va a hacer en un futuro no tan cercano y ser eventual prisionero de las palabras, pareciera que en el oficialismo algunos optan por marginarse ante los nubarrones que no parecen despejarse ni siquiera con dos pesos pesados de la derecha chilena, compitiendo por el relevo en La Moneda.

«La UDI no me quiere» dice Evelyn. «¿Por qué no me quieren?» pregonaba otro libro dedicado a Sebastián Piñera. ¿Será que después de tanta frivolidad que nos invade en televisión y prensa escrita, hasta quienes ostentan el poder hoy desnudan su sensibilidad ante un mundo cada vez más duro e indolente, donde les duele más la impopularidad que los avances legales o en materia constitucional? También en la derecha Laurence Golborne, -novato en estas lides- aún no se repone de un golpe que debió ver venir, pero que al no hacerlo, marcó un tropiezo inolvidable. Ahora está analizando una posible reinserción, pero que sólo extiende una perjudicial incertidumbre .

Y es que ante este injustificado caos aparente en la derecha, parece mejor cerrar los ojos o mirar para otro lado, con pasos al costado incluidos. Este ambiente en el oficialismo parece difícil de entender, considerando que tienen el gobierno, con una consolidación en varios campos, buena parte del electorado y aunque existen cuestionamientos institucionales, estos no son menos escandalosos que los vividos en administraciones concertacionistas. Entonces, ¿por qué el desorden y las crisis de pánico? Ni siquiera las encuestas son para deprimirse ya que el año pasado dejaron de ser fiables en el actual sistema.

Además de los kilos de propaganda y fondos a la basura por la fallida candidatura de Golborne, ahora la UDI decidió que José Antonio Kast sea el candidato por Santiago Oriente. Así Iván Moreira irá por Los Lagos y Ena von Baer por Los Ríos. Es decir, más recursos al tiradero, dos ex rivales sensiblemente tocados, un diputado Carlos Recondo pidiendo explicaciones en el sur ya que aspiraba al Senado pero lo más importante, un electorado confundido cuando precisamente se necesita claridad antes de un debut en las urnas de primarias legislativas. La ciudadanía quiere tranquilidad, pero desde la derecha no están leyendo el mensaje. No hay control ni del propio carácter a la hora de debatir investigaciones, proyectos y sesiones en el Congreso.

Evelyn Matthei se fue de Renovación Nacional el año 92′ porque no la querían, como quedó demostrado con el Piñeragate del actual mandatario. Hoy veintiún años después, se va de la UDI porque dice que no la valoran. Habrá que conformarse con la anunciada ausencia de una figura excluyente de nuestra política en las últimas décadas pero sobretodo, ver que esta vez, independiente de los efectos y afectos, los anuncios se cumplan y las filas de quienes nos gobiernan por fin se ordenen, apelando ojalá a algo más que el cariño. El mundo es cruel, y millones de chilenos lo saben día a día.

Deja un comentario