[CINÉFILO PROMEDIO] «Taken 2»

Forzada vendetta.

Forzada vendetta.

Luego del éxito e inesperada cantidad de fanáticos que dejó la primera parte con Liam Neeson repartiendo golpes por los bajos fondos, el personaje de Bryan Mills regresa aunque cambia de locación y se va a la exótica Estambul.

La película tiene el sello de Luc Besson en la producción y gestión de cada secuencia, donde la dirección de Olivier Megaton -aun sin saber de su autoria- se hace notar por similitudes con «La Colombiana» o la saga «Transporter» donde también ha intervenido.

Tras el éxito y consolidación de Neeson como baluarte de acción en «Taken» (2008), posteriormente en «Desconocido» (Unknown – 2011) lo intrincado de la trama dejó un sinsabor en los seguidores del actor que nuevamente dando vueltas por Europa, en esa pasada no logró satisfacer las expectativas. Al margen, señalar que el 2009 con la muerte de su esposa, Liam Neeson sufrió un duro golpe personal que se reflejó en su carrera en el cine.

Ahora, con dichos antecedentes, se nota más robusto (incluso cansado) al actor en la secuela de ‘Taken’ y no es casualidad. Él mismo ha confesado que no es el mismo de antes y aunque el guión intenta darle más respiro -a costo de la atención del espectador- no cabe duda que el resultado es un film más lento. Incluso la película no es extensa (una hora y media) pero se hace algo larga porque extravía el rumbo, sólo con el norte de Neeson haciendo justicia por mano propia.

Tal como en la precuela o en otras como «Django» de Tarantino, la gente ama la honestidad de un personaje encarnando una suerte de violencia injustificada. Nos cansamos de la moralidad insulsa de los defensores de la ley rudos pero que inexplicablemente cometen ingenuidades imperdonables por respetar su incuestionable moral. Tal como el contrapeso del villano imbécil que cuenta los planes o exagera el dialogo antes de una ejecución, basta, no más de aquello. Eso atrapó al público en la uno; violencia, clase, protocolar pero también implacable. Lamentablemente, los ecos en esta ocasión no son lo suficientemente compactos.

En la comparación inevitable «Taken 2» queda al debe. Su predecesora fue más directa menos pretenciosa, ambiciosa y por ende más rápida y explosiva. En esta ocasión las consabidas habilidades del protagonista terminan evocando más a MacGyver que a sí mismo hace unos años.

Para ser justos, Estambul (múltiple locación de intrigas) luce como se espera y por otra parte se agradece también el esfuerzo por reunir personajes de la primera película, algo que no siempre se logra. Aún así, sólo regular.

2😐 En deuda. Sólo acrecienta la fama de su predecesora, que aparece más inigualable.

2 comentarios el “[CINÉFILO PROMEDIO] «Taken 2»

  1. Pingback: [CINE PRÁCTICO] “Sin escalas” – (Non stop) | Cité de Lord Buyinski

  2. Pingback: [CINE PRÁCTICO] “Taken 3” | Cité de Lord Buyinski

Deja un comentario