Nuevo Cine Radical promete diversidad de contenidos esperando su apertura oficial

The Cine, coming soon.

The Cine, coming soon.

*Se abre otra alternativa para los cinéfilos en el centro de Santiago.

*Como parte del proyecto multiespacio ‘Edificio Radicales’, ubicado junto al Bar The Clinic en el Barrio Bellas Artes, esta nueva sala de cine anticipa una refrescante variedad de cintas que se exhibirán en sus debutantes instalaciones. Pero eso no es todo, las sorpresas continuarán.

Por Christian Reyes P.

Por ahora sólo un reducido número de afortunados tuvo la ocasión de ser testigos de un hecho que puede ser histórico en Santiago. Se trató del comienzo de la marcha blanca de una nueva sala de cine independiente. Lejos de los grandes anuncios, del merchandising y sólo avalado por la mística y el sello que ha adquirido el vecino Bar The Clinic, un grupo de audaces jóvenes amantes del séptimo arte se la jugó por esta posibilidad que ya anticipa otras novedades, como más bares, tiendas e incluso un “instituto” propio.

Patricio Mora –“Pato” para los amigos-, encabezó la bienvenida a la singular premier donde se presentó el documental “Bad Boys gone bananas!*” (ver nota adjunta) con la presencia de su director, el periodista sueco Fredrik Gertten. En medio de la distendida pero cálida recepción a los asistentes, el gerente comercial que es uno de los impulsores del proyecto, entregó más detalles no sólo de la sala de proyecciones, si no de lo que le espera a la infraestructura que acogió por décadas a la sede del Partido Radical de nuestro país, en la esquina de Miraflores y Monjitas, en pleno barrio Bellas Artes.

“Esto está siendo un ensayo con amigos, por eso comenzamos invitando por Facebook a la gente que le interesara, que realmente se motivara con esto y vamos a hacerlo por un buen rato mientras se resuelve lo de los papeles y lo del aire acondicionado. Resolviendo eso vamos a abrir al público con una programación fuertemente orientada a lo social, instalando la sala como un espacio para cortometrajes y documentales, cine nacional y latinoamericano, además de géneros y sicopatías propias”, declara Pato Mora, no ocultando una mezcla de ansiedad y orgullo por la tarea que poco a poco va tomando forma.

Las 54 butacas refaccionadas desde el ex cine España, incluyendo espacio para silla de ruedas, son cómodas y el ambiente es acogedor. Pero lo que más agradecen los cineastas y distribuidores es la apertura de sus encargados para poder difundir sus obras. Alexandra Galvis, quien trabaja en la distribución de documentales en países como España, Argentina y Chile, valora el nivel de confianza y profesionalismo que promete esta nueva apuesta por la cultura. “Cuando la sala Radical nos propuso hacer una premier acá, no dudamos. Es un lugar especial que de seguro en el futuro será un sitio bastante importante. Hemos trabajado en muchas partes y es difícil encontrar el nivel de apertura que hallamos aquí. El profesionalismo con que recibieron la película y la verdad, solo agradecerles. Creo que es histórico que tengan el ticket de la primera función que se hizo en esta sala porque dará mucho que hablar. Tiene una onda increíble”, señala Alexandra y el cineasta sueco Fredrik Gertten con su español algo tosco lo avala: “Nosotros por lo que hacemos necesitamos gente como Pato (Mora)”.

Sala Radical.

Sala Radical.

Según el anfitrión de esta nueva sala, la idea es diversificar la oferta que hoy por ejemplo, sólo abarcan lugares como el Cine Normandie y de paso insertar el lugar en el esperado proyecto de un gran multiespacio, con un guiño al pasado del histórico inmueble que los cobija. “Lo que nosotros queremos es que esto sea parte de un circuito. Finalmente este cine se llama Cine Radical, porque el edificio completo se va a llamar “Edificio Radicales”, ya que todo lo que pase aquí adentro va a tener una postura ‘radical’. No estoy hablando del partido político, estoy hablando de una actitud. Hay un vínculo con la historia del sector (la calle Miraflores) pero el edificio entero va a ser Radicales. Bar The Clinic queda dentro de Radicales y el cine va a quedar en el Espacio Radical y hay una tienda, van a haber tres bares nuevos en el segundo piso, este va a ser nuestro micromundo. Al final, este placer que nos estamos dando es nuestro mundo y nuestra manera de entender la sociedad y lo que está pasando ahora” explica el gerente comercial del plan.

Sobre los plazos involucrados, Patricio Mora se explaya y adelanta novedades pronto: “Pensamos que a fines de mayo ya estaríamos con cosas más públicas, abiertas y con ticket. El ánimo general, lo hemos pensado, es llegar a un ticket en torno a las 3 lucas, pero la gracia es que al entrar acá siempre sea con algo en la mano; una cerveza, una copita”, añade pero ojo porque eso no es todo.

La prueba final que estos creativos emprendedores no cesarán en su afán de sorprendernos es su futuro plan de involucrarse en la enseñanza, no tradicional claro, pero que como bromean Pato y el reconocido “Pelao” Cancino, símbolo del lugar, dará que hablar. “Acá todo está ligado, en el mismo mundo. Vienen tres bares arriba y viene también un instituto, jamás acreditado. En el tercer piso se va a aprender lo que no se aprende en ninguna parte. Las cosas que no enseña nadie las vamos a enseñar nosotros” apunta Mora postulando a Cancino como Decano. ¿Quién sabe? Al menos para la entretención las matrículas ya están abiertas.

¡Volvamos a las salas, a las de verdad!

¡Volvamos a las salas, a las de verdad!

(Artículo a publicar en Revista Evavision.cl de mayo y para otros sitios web)

Deja un comentario