La censura y prostitución de los medios

Documental “Bad Boys Gone Bananas!*”

Fruta prohibida.

Fruta prohibida.

*El cineasta y periodista sueco Fredrik Gertten estuvo en Chile promocionando su última obra, la cual deja de manifiesto que lejos de aquella censura impuesta otrora por las regulaciones de los gobiernos, hoy rige otra aún más siniestra, aplicada por el capital en los medios de comunicación.

Por Christian Reyes P.

El español de Fredrik Gertten es muy característico de quienes provienen de otras latitudes, no obstante su conocimiento del mundo es vasto comparado con la sencillez con la cual se presenta en público. A sus 57 años el realizador sueco acumula una experiencia como periodista y corresponsal en África, Asia, Europa y Latinoamérica, hecho que lo llevó a conocer nuestro país en décadas cruciales. Hoy nos visita nuevamente aunque ya entregado a esa pasión que cultivó desde siempre, como es contar historias de vida pero esta vez no en un periódico, si no en la pantalla grande.

Con un respetable haber produciendo y dirigiendo documentales, luego de retratar la vida del arquitecto español Santiago Calatrava, llamado “El socialista, el arquitecto y la torre torcida” (2005), filmar “Thin Ice” (2006) y ser parte del equipo de “Burma VJ”, cinta danesa ganadora del prestigioso Festival de Sundance y nominada al Oscar como mejor documental (2008), Gertten se embarcó en un proyecto que modificaría el curso de su carrera testimonial en el cine.

“Yo estuve con mi productor, vimos el material haber si había algo y empezamos como un trabajo cualquiera, pero no sabía que iba a tener esto. Un documental requiere mucho material”, recuerda Fredrik respondiendo consultas frente a quienes han presenciado “Bad Boys Gone Bananas!*”. “Sí piensas siempre en lo peor que te puede pasar vas a perder algo, por eso yo nunca he especulado. También me dijeron piénsalo porque ‘va a costarte demasiado’, tal vez tenían razón”, apunta.

"Ha llegado carta".

«Ha llegado carta».

Nacido y criado en la apacible Malmö, al sur del Reino Sueco, Fredrik Gertten fundó en 1994 la productora WG Film con oficina en su ciudad, misma donde luego de concluir la edición final de su obra “Bananas!*” se aprestaba a presentar en el Festival de Cine de Los Angeles, Estados Unidos, el año 2009. La cinta retrata la lucha de un grupo de trabajadores nicaragüenses afectados por el uso de pesticidas prohibidos por parte de la multinacional frutera Dole Food Company, enfocándose en la indefensión y la indolencia. ¿El resultado? Una seguidilla de amedrentamientos que llevan al profesional y su gente a tener que lidiar con una demanda por difamación, interpuesta por la transnacional de modo paralelo a una despiadada campaña de ataques mediáticos y desprestigio.

El realizador escandinavo asegura que siempre fue consciente de los riesgos pero defiende el derecho elemental que le otorga su profesión. “Siempre me han acusado de ser inocente, yo digo que prefiero serlo. Prefiero pensar que tengo el derecho de contar esas historias porque lo que pasó en Los Ángeles, era un juicio público como todo el material que usé. Dole continuaba usando pesticidas y el proceso era muy abierto. Nos demandaron con 800 páginas para darnos mucho trabajo y quitarnos tiempo. Es una táctica de confusión usada por los spin doctors, gente que trabaja en darle vueltas y vueltas a un caso”, rememora Gertten.

“Es obvio que compañías como Dole y otras, cuidan una marca que vale mucho entonces nada importa para defenderlo y tienen gente muy eficaz”. La reflexión del director sueco es una de tantas que se pueden obtener tras ver el film de 90 minutos “Bad Boys Gone Bananas!*”(2011) que acabó como secuela de la original “Bananas!*”, mostrando el karma que significó que la pieza documental original pudiera ver la luz. “Necesitaba entender cómo lo habían hecho en Los Angeles. Hice entrevistas con toda la prensa explicando el tema y luego se daba otra cosa. Fue una experiencia muy extraña y por eso era importante saber para mi cómo lo hicieron. Busqué a expertos de prensa y relaciones públicas” apunta Fredrik y de hecho, algunas de las lecturas de estos peritos comunicacionales eran acerca que el cineasta debió prever que no saldría ileso de una confrontación frente a un gigante como Dole.

Fredrik Gertten en el Cine Radical.

Fredrik Gertten en el Cine Radical.

La explicación se basa en que en estos días, para una empresa la marca lo es todo, ya que significa prestigio, confianza y otros valores apreciados por sus usuarios. Sin embargo, toda una reputación de años, no importa cuántos, puede derrumbarse si se prueban ciertas acusaciones vergonzosas para una compañía. Así se pasa cruelmente desde las Relaciones Públicas al manejo de estrategias que rosan la indecencia moral y entremedio, Fredrik Gertten, intentando aclarar la credibilidad de su obra en tierras que se jactan de su libertad y democracia.

“Es más fácil cargar con una mala conciencia que con una mala reputación” dice con descaro un especialista comunicacional en la cinta como una cruda declaración de principios. Para el director, se trató de una dura lección donde reconoció la descarnada pero astuta jugada de la gigante frutícola: “Dole lo hizo muy bien porque pudieron pintarme como un tipo muy poco profesional y así por qué los medios se arriesgarían con un tipo que no hace bien su trabajo, y así salió, entonces fue muy difícil. Además si alguien está demandado por difamación es un riesgo para periodistas y sus revistas que también les puede pasar eso a ellos. En cada medio o periódico, hay abogados que trabajan y dicen a los periodistas ‘bueno, ahora tienes que cambiar tu historia’, y eso se notó mucho. Había mucho periodista que me decía ‘Fredrik, terrible lo que te pasa pero… uf…’, se sentían muy mal pero no podían hacer nada. Claro, hubo colegas que me apoyaron pero no tantos.”

El documental basado en la trastienda de su film antecesor fue reconocido ampliamente por numerosos festivales y premiado por el público que ha recompensado el afán periodístico y de convicciones de Fredrik Gertten, esta vez no sólo por contar la historia de un grupo de trabajadores sin voz si no por defender su derecho a la libertad de expresión y lograr reunir fuerzas en pro de ese objetivo.

“Yo pienso que un periodista debe tener una perspectiva de trabajo porque es importante tenerla. Necesitamos usar los medios que tenemos, eso es súper importante. Lo más difícil de los proyectos es financiarlos, realizarlos y hacerlos de un modo que funcione para ustedes, el público, y si yo después pienso que los malos me podrían demandar sería demasiado”, asegura el director.

Fredrik Gertten.

Fredrik Gertten.

Presiones, medios de comunicación, auspicios, estrategias, juicios, bochornos, política, diferentes costos y hostigamientos varios incluye esta película, tan recomendable de ver como la preocupación que da saber que refleja hechos que ocurren a nuestro alrededor sin que lo notemos. Un plus del cine documental es su manera de reflejar la realidad, en este caso mostrando otro tipo de censura, desde el poder económico.

“Bad Boys Gone Bananas!*” se exhibió gratuitamente gracias al programa “El documental del mes” en Santiago, Valparaíso, Panguipulli, Valdivia y Puerto Montt, y si no pudo verla e intercambiar impresiones con su director en persona, en las próximas semanas estará disponible por el sistema VOD de VTR y en la plataforma Bazuca On Demand.

Más informaciones en www.eldocumentaldelmes.com, www.bigboysgonebananas.com, www.bananasthemovie.com


————————————————————
(Artículo a publicar en Revista Evavision.cl de mayo y para otros sitios web)

Un comentario el “La censura y prostitución de los medios

  1. Pingback: [CINÉFILO PROMEDIO] “Becoming Zlatan” | EL CITÉ DE BUYINSKI

Deja un comentario