[CINÉFILO PROMEDIO] «Oblivion»

Olvidos que pesan.

Olvidos que pesan.

La última apuesta cinematográfica de Tom Cruise llega a las salas y se instala con todas sus pretensiones futuristas catatónicas que a rato encandilan pero que igualmente se van aletargando en las más de dos horas de trama.

El director Joseph Kosinki deja ver ciertos guiños similares a su anterior «Tron: Legacy», pero su montaje en ciertas secuencias no logra ser redondo, como si por ejemplo, lo es -a ratos- la atmósfera de la cinta, con una estética bastante cuidada y efectos especiales destacados. Lo que no calza es la irregularidad de esos puntos altos con otros que deja el film.

«El Libro de Eli» (o de los secretos) de Denzel Washington, con un presupuesto miserable comparado con esta cinta tenía un velo especial. En esta pasada Cruise y su personaje Jack Harper lo son todo. Es el comienzo y el final de las interrogantes y la llave para avanzar en la película, quizás demasiado peso con lo vasto que pretende abarcar la obra en su conjunto y la pretensión ambiciosa de desenmarañar una historia que a ratos promete y en otros simplemente aburre.

Hay cosas para resaltar en la cinta, como algunas actuaciones que sin ser dramáticas cumplen su rol de pilar al margen de la frialdad que en lineas generales pide el guión. Un texto que diera la impresión pudo ser más pulido antes de aventurarse a su ejecución.

Sobre la resolución o el camino al desenlace, solo apuntar que el vaso de leche del inicio tarda un poco en convertirse en enredadera y de ahí pasa aún más en decantar el final. Podría haberse ahorrado tan largo periplo, al menos, amenizándolo con un par de puntos culmines que simularan el fin, sin embargo cabe hacer notar que hay quienes gustan de este tipo de narraciones y para ellos resultará un bocado lento y apetecible.

Mención para la fotografía de Claudio Miranda, estadounidense de origen chileno y recientemente galardonado con el Oscar por ‘La Vida de Pi‘ (Aventuras extraordinarias).

Podría decirse que ‘Oblivion’ hace bastante con poco, en cuanto a reparto e historia, pero la magnificencia de sus delicados pero producidos efectos hace que la vara sea obligatoriamente más alta para juzgarla. Hablar más sería develar su trama, cual sinopsis, de lo cual soy acérrimo enemigo.

3😐 Película neutra. En el limbo de una apuesta interesante o un film meramente regular.

Deja un comentario