[CINÉFILO PROMEDIO] «La dama de hierro» – (The iron lady)

La dama de la controversia.

La dama de la controversia.

Una manera de entender mejor lo ocurrido este 2013 con la muerte de Margaret Thatcher es volver a ver esta cinta biográfica del 2011 bajo la osada dirección de Phillida Lloyd, que pasó de hacer un musical campestre de Abba con la gran Meryl Streep, a dar un nuevo giro a la consabida versatilidad de la actriz para interpretar a la Primera ministra británica más controversial del último siglo.

El montaje es la clave de esta película de cerca de una hora y cuarenta minutos. Los flashes retrospectivos propios de la edad abren ventanas que la generación actual necesita conocer, no solo por el contexto político del que habla, sino por los costos que significa en lo humano, tomar decisiones que cuestionables o no, pueden ser las necesarias y las que por ética se hacen obligatorias.

Sus excesos, su sentido del deber, su arrogancia y perseverancia. Margaret Thatcher pasó hace mucho a la historia como un personaje que no es indiferente a nadie, independiente de las latitudes y su interpretación en este film que ahora la inmortaliza en el cine, no pudo caer en mejores manos que Meryl Streep.

La película no es sólo un fragmento de vida, de un capítulo destacado, ni un largometraje detallista y cronológico. La humanidad, el paso de los años y el fantasma del rol por el que se le recordará por siempre, hacen mella de la ex dama de hierro y ese también es el afán de la película. De ahí la mirada poco vista, de no alargarla innecesariamente y de las divagaciones, que a todos nos esperan.

En Chile, posiblemente Portales, Alessandri Palma para no entrar en nombres más contemporáneos, también fueron amados u odiados (o ambos en diferentes tiempos) pero de seguro en todos los países hay personajes que han marcado la historia de sus pueblos, generando revuelo, polémica y odiosidades, pero lo que desconocen muchos es el costo personal y familiar de esta devoción de liderar. Un rol tan importante que como en este caso, marca para siempre una vida, como si no hubiera habido un antes ni un después, y donde nadie está preparado para dejar de ser el eje de atención y poder.

Con un maquillaje destacado, una Meryl Streep soberbia y una audaz dirección, ‘The iron lady’ gira en torno a su protagonista. Ella es el todo de la cinta, y como su figuración es trasversal y no descansa, por lo mismo verla es una clase magistral. Se puede estar de acuerdo o no con las decisiones de su rol, es importante hacer la diferencia, pero la credibilidad la tiene ganada desde que aparece en escena.

4🙂 Recomendable por la actuación de la protagonista. Como lección biográfica, algo al debe. 

Deja un comentario