[CINÉFILO PROMEDIO] «Mátalos suavemente» – (Killing them soflty)

Muriendo lentamente.

Muriendo lentamente.

Hay quienes creen que los bajos fondos, la mafia y las apuestas son un escenario más o menos simple de recrear en una película y que juntos en una coctelera con personajes interesantes, basta agitarlos para obtener un buen resultado, más aún cuando como en «Kill Them softly», se trata de la adaptación de una novela. Pero en este caso el resultado de la mezcla no sólo es malo, es pobre.

El thriller se caracteriza por un buen uso de los tiempos pero en esta ocasión el director Andrew Dominik y su dupla con Brad Pitt a la cabeza del reparto, no logra el timming adecuado y muchos de los cuadros se tornan lángidos y cancinos. De hecho, aunque la historia promete se queda en eso y ese quizás es su peor pecado.

Se perdona y se acepta con resignación el error de ver un film malo cuando lo es de pies a cabeza, pero cuando la trama tiene tintes interesantes y se ve desperdiciarlos, es cuando una cinta se vuelve más odiosa. Las actuaciones por ejemplo -especialmente la de Pitt- son buenas, pero lo insulso de algunas secuencias deja un sinsabor que marca el desarrollo del producto en general.

Quizás buscando algo más de intelectualidad, a esta película de una hora y media termina cercenándosele un capital importante como es el espectáculo y atrapar al público. La vida real puede ser cruel y carente de sentido del humor, se concede, pero jugar con el factor sorpresa y oscurecer los diálogos no alcanza en esta apuesta que aunque haya pasado por Cannes y algunos digan que es de las que ‘re-funda’ el género, se desarrolla y termina débil, filosofando cuando nadie se lo ha pedido.

Notese por ejemplo el contexto político y de crisis económica y social que redunda en el entorno. Un trabajo interesante pero poco explotado o mejor dicho, poco aprovechado de buena forma, tal como movimientos de cámara más que novedosos pero que se pierden.

En resumen, tan divertida como un sufrir un asalto o un robo. Nos gustaría verla pero realizada de mejor manera y atando más de algún cabo suelto que más que poesía postmodernista se queda en un bosquejo de thriller o una secuencia de sucesos que a nadie le importan, menos contados de ese modo.

1😡 Mala. Una lástima  y un desperdicio de buenos recursos.

Deja un comentario