[CINÉFILO PROMEDIO] «Expedientes secretos X 2: Creer es la clave» – (The X Files: I want to believe)

Perdidos en la niebla.

Perdidos en la niebla.

Volviendo a ver esta película del año 2008 me doy cuenta de dos cosas: ya la había visto y también recuerdo porque no trascendió en mi memoria y posiblemente tampoco en la de los millones de seguidores de la serie icono de los 90’s, alrededor del mundo.

«X Files 2 – I want to believe» es al igual que la primera entrega de la saga en el cine, solo una versión larga duración de uno más de los capítulos de la serie. No da trazos, pistas o escenas que revivan el más mínimo ápice de la secuencia televisiva y ni siquiera logra un mínimo de suspenso como el de los capitulos promedio de la serie.

Dentro del marco de una cinta que va dirigida principalmente a los fans, a diferencia de la primera, en esta segunda aventura Mulder & Scully pasan sin pena ni gloria frente a un espectador cansado de dar oportunidades para que por fin se le de lo que quiere y merece ver: algo emotivo, trascendente y que cierre un círculo.

A diferencia de 1998 donde solo fue guionista, Chris Carter creador de la trama, dirige este film diez años después de esa malograda apuesta. La diferencia es que en aquella al menos vimos cosas ‘dignas’ de los archivos X del FBI, cosas para recordar y escenas que por su contenido fantástico y poco creíble sí calzaban con lo que se veía por televisión y más allá. No resolvía nada pero nos conformábamos con ver a Mulder rescatando a Scully en el polo mientras un OVNI del tamaño de una ciudad le sobrevolaba, sin más pruebas que las de su testimonio en complicidad con el fan. Ahora nada.

La desgastada dupla debió reevaluar mejor su participación en esta cinta ya que no aporta nada nuevo. Nada que los fanáticos deseen ver (como si lo vieron en la primera parte con la pareja afirmando su relación extralaboral) solo vagas insinuaciones, y al final de los títulos para colmo, una toma tan absurda como sosa.

Una pena por Chris Carter, David Duchovny y Gillian Anderson, pero por sobretodo para los seguidores ‘X’. El dejá vu de la serie es bello, es cierto, pero para calificar en el cine se necesita algo más que eso y más aún con un icono hace mucho sepultado pero recordado con cariño para siempre, especialmente con la inconfundible canción de Mark Snow.

3🙁 Sólo para nostálgicos. Los cabos siguen sueltos y ahora, desaliñados… se extraña una serie así de nuevo. Imitada jamás igualada.

Deja un comentario