[COLUMNA] Michelle, la candidata.

La ciudadana Bachelet.

La ciudadana Bachelet.

Aún con los ecos festivos del reciente triunfo de la selección chilena sobre Uruguay, Michelle Bachelet, la misma ex presidenta que renunció entre aplausos a la ONU Mujer y que llegó en medio de un enjambre de trasnochados periodistas, no dio tregua y anunció que va por todo. Quiere la presidencia, otra vez.

Aunque no se trató de un dialogo, la ex mandataria quiso cumplir a su modo con aquello de ‘en marzo hablamos’ y lo hizo en una lección comunicacional que envidiarían en la derecha. De paso, esbozó varias señales a descifrar y que sin duda dan un condimento más que necesario al estancado escenario político actual.

En el centro cívico y cultural de la comuna de El Bosque, lugar donde se realizaba el lanzamiento de la exposición fotográfica «Retratos de una Presidenta 2006-2010», además del alcalde Sadi Melo, el único representante visible del concertacionismo fue el diputado PPD, Tucapel Jiménez. Quizás el primero de los mensajes de Bachelet desmarcándose del bloque que la llevó a la primera magistratura, o una proclamación pintada inteligentemente de espontánea para darle aire ciudadano, excluyendo a los rostros duros de la oposición. Los chilenos saben que Girardi, Escalona, Andrade y otros están ahí, pero por ahora el golpe mediático de la ex presidenta confirmando su candidatura rodeada de un ambiente vecinal es una jugada maestra. 

Otro matiz de la ahora candidata fue que en ese contexto, disfrazado de íntimo pero que pareció cadena nacional, le brindó todo su respaldo al proceso de Primarias, proyecto de ley que ella misma impulsó pero que más de alguno estima como un desgaste innecesario y una botadera de recursos considerando las pocas posibilidades de triunfar de parte del resto de los contendores opositores. Lo cierto es que Michelle Bachelet no apoyó dichos comicios por convicción, sino más bien por obligación, precisamente para mostrar coherencia con una iniciativa de su sello y que puede darle cohesión a un bloque dañado.

¿Para el resto cuán importante es participar en las Primarias a sabiendas de lo difícil de la tarea?. Ser segundo en dicho caso cobrará enorme importancia para saber quién es el segundo peso político de la Concertación -en caso de obtener una buena cantidad de votos- y si no, obtener una radiografía del bloque y analizar su rumbo.

Desde la derecha en Renovación Nacional, el poco escuchado partido de gobierno, había anticipado con Carlos Larraín y Manuel José Ossandón las falencias desde la Moneda; donde los éxitos no basta con obtenerlos sino difundirlos y donde no es suficiente gobernar sino ‘cómo’ hacerlo. Citando a Karin Ebensperger, «el carisma es importante, guste o no».

La proclamación del Partido Socialista a la médico pediatra está programada para el 13 de abril y las primarias serán el domingo 30 de junio. Entremedio, los debates, la cuenta pública de Sebastián Piñera y ojalá nuevas pistas sobre las primeras palabras de Michelle Bachelet en el podio, en esos poco más de 20 minutos en El Bosque: «Estoy decidida a convocar una nueva mayoría política y social para llegar juntos a la Presidencia». ¿A qué se refiere? ¿Palabras al viento a falta de un programa? ¿Cuántas críticas se sumarán luego de su referencia hacia la desigualdad?. Mientras tanto marchas estudiantiles y un escenario político donde todos como nunca quieren opinar. ¿El tema?  Michelle, la candidata, y viene por todo.

Deja un comentario