[CINÉFILO PROMEDIO] «El lado bueno de las cosas» (Silver linings playbook)

Seductora desesperanza.

Seductora desesperanza.

Ahora lo entiendo. Hay veces donde las nominaciones o los laureles se cuestionan o al menos se ponen en duda, pero pese a que esta película de David Russell no ganó todos los galardones a los que estuvo nominada, me permito decir que mereció cada uno de ellos.

Adaptada desde un libro de Matthew Quick, la dirección y la adaptación del guión es tan buena que ni pensar como serán las páginas de aquel manifiesto. Traducida como «El lado bueno de las cosas», el resultado de ambas artes es una mezcla exquisita y a la vez inteligente. Se trata de una película que da para reflexionar y pese a tocar algunos tópicos más densos, sale airosa en cada bocanada.

El elenco entre el que destacan con colores propios Bradley Cooper y Jennifer Lawrence, además de por supuesto Roberto de Niro entre otros, está lleno de personajes con emociones que contagian, y su historia se entrega someramente de acuerdo al dedicado y elogiable trabajo de montaje y adaptación del guión. Lawrence danza su canción favorita interpretando esa antisocial seductora que mejor le calza, Cooper por su parte desde hace rato viene intentando mostrar su seriedad en la interpretación y para la mayoría del reparto, solo loas. De Niro, sabemos -como Jack Nicholson en su tipo- no necesita protagónicos para llevarse los aplausos. Su personaje es el leit motiv de la película.

Definirla en un género es como nunca antes matar la esencia del film, develando demasiado, un crimen. Mejor es sin embargo recomendarla como lo que es; una trama que a veces parece arrancarse de control y que hace pensar a ratos que puede ocurrir cualquier cosa. Las bifurcaciones son cada una rica en su dramatismo pero hablar del final, una vez más, es atentar contra la historia y lo que el espectador merece ver por si mismo. Como siempre, desde aquí les decimos: NO a las sinopsis y encasillamientos.

Es cierto que quizás los actores le agregan un plus a una cinta que tal vez sin ellos no hubiera llegado más lejos, pero tampoco es menos realista notar que con críticas a ratos tan dispares de parte de los llamados ‘expertos’ , da para pensar en algo sobre lo cual es necesario hacerse un juicio propio.

Además de agradecer al gran Danny Elfman en la musicalización del film, me permito como mero apunte final diferir abiertamente con cierta crítica amarga que por mostrarse admiradores de la perfección encuentra todo malo y decadente. El día que estén efectivamente todos de acuerdo en que una película es perfecta… olvídenlo, eso no pasará, los prejuicios ganan lamentablemente.

5😀 Inteligente película, recomendable, emotiva y que la mayoría del tiempo sorprende. Excelente adaptación del guión.

Deja un comentario