[CINÉFILO PROMEDIO] «Jack, el cazagigantes»

Efectos gigantes.

Efectos gigantes.

Por estas latitudes conocemos desde pequeños los cuentos infantiles más tradicionales, algunos con moralejas de grandes y en cantidad gracias al cine animado. Pero de Hans Christian Andersen y sus ‘Habichuelas Mágicas’ las ideas son más bien vagas; juegos de sílabas, hiedra enredadera hasta el cielo, algo con oro y sería. Por eso la novedad con esta cinta.

De las cosas que hay que dejar en claro sobre esta película de casi dos horas es que no es para niños más pequeños. La trama y la realización apela a una oscuridad que algunos tibios guiños de humor no alcanzan a disipar y es mejor orientarla más hacia los preadolescentes y adultos jóvenes.

No cabe duda que el 3D funciona con esta obra de Bryan Singer, quien no deja ver su firma en esta trama salvo al final (…). Misma suerte para las actuaciones que no se manifiestan como es debido, ya que la magnificencia del cuento original, para poder ser reflejado en la pantalla grande, eclipsa no sólo la dirección sino la fortaleza del reparto y todo lo demás.

Lo que obtenemos a cambio de estas contras es algo extraño, con aire a Tierra Media, a ‘Querida encogí a los niños’ o Peter Pan. La historia de Hans Christian Andersen queda a ratos en el olvido y en otras situaciones se le rinde una pleitesía que no viene al caso. Llevadera pero que no atrapa.

Lamentablemente los ‘gigantes’ efectos se comen recursos que podrían haber fortalecido la película como producto más global, más redondo, quizás con más humor e incluso con un romance menos ingenuo que sí era para película infantil, no así el resto. El resultado es que el film lo podría haber actuado cualquiera y no actores consagrados que parecen desperdiciados, igual que el talento de Bryan Singer.

3😐 Un híbrido raro. Con el sinsabor de poder haber visto algo mejor.

Deja un comentario