[CINÉFILO PROMEDIO] «Paseo de oficina».

Paseo sin risas pero con un progreso.

Paseo sin risas pero con un progreso.

Sin las expectativas de haber visto «Grado 3» y quedar muy desilusionado, esta película de Roberto Artiagoitía, el «Rumpy», muestra una rápida madurez y una agradable mejora en la experticia del locutor radial en su faceta de director de cine.

En una hora y media esta cinta de 2012 se presenta y desarrolla con sencillez, sin grandes pretensiones y sorprende su distancia con la anterior obra de Artiagoitía, donde el recurrente leit motiv sexual pasó de ser ‘con sentido de guión’ a mostrarse burdamente explícito en pantalla.

Un acierto de esta realización está en el ojo cotidiano del Rumpy, ese mismo que conscientizado tras años y años escuchando a los chilenos, se impregna de las realidades de nuestra gente. En este caso el título de la película revela su trama por sí sola, pero al margen de las travesuras que se muestran en ella, hay muchos deja vú que son distinguibles, entre ellos particularmente el rol de los personajes detestables y lamentablemente existentes en todos lados.

Pese a las loas, el film es algo plano y hace pensar sobre la solidez del guión y si este era suficiente para solventar una película, que a ratos es algo obvia. La musicalización de la Sonora Barón es atinada, festiva, sin ser cargante y aunque hay otra ‘sorpresa’ musical es un poco innecesaria.

Pulgar arriba para el resultado final, pero sin gritos ni vitoreos. Por el bien del cine chileno ojalá el Rumpy ahora de el otro paso, el de darle peso argumental a sus películas, aunque sea un poquito.

3😐 Livianita y peligrosamente olvidable.

Deja un comentario