[CINÉFILO PROMEDIO] «Duro de matar 5» – (A good day to die hard)

McLaine x2, una sombra en Moscú.

McLaine x2, una sombra en Moscú.

No cabe duda que Bruce Willis con esa cuota innata de comedia sarcástica le daba un toque poco visto y diferente a las típicas películas de acción, que por allá a fines de los 80’s marcaron el inicio de la que sería la saga de «Duro de Matar», con la capacidad y gracia del detective John McLaine para atraer problemas y ser el hombre preciso en el momento equivocado. Pues bien, de eso, poco por estos días, 25 años después de aquella proeza cinematográfica rodada en una torre de Los Angeles.

Ambientada en Moscú, la hora y media de explosiones y persecuciones por doquier, a veces carece de sentido ya que la trama no es explicada de modo de hacerla más comprensible y este ‘salto’ por encima del espectador tiene su costo al hacer las evaluaciones.

Como viene pasando en algunas sagas, el reconocido protagonista presenta a su hijo, aunque como también suele pasar, este no tiene ni el carisma ni el toque especial del personaje de su padre, que dicho sea de paso, es quien da nombre a la serie de películas en cuestión.

Los giros de la trama pese a lo bruscos no alcanzan para hacer de «Duro de Matar 5» una buena película. Cuesta no recordar por ejemplo el ejemplo de «Arma Mortal», donde Richard Donner en cada cinta dejaba impresa el alma de la original, en mayor o menor medida, incluso expandiendo el reparto, para finalmente dar por terminada la seguidilla antes que terminara más desgastada.

En este film -donde breve no es sinónimo de bueno- se extraña a John McLaine, es decir, está ahí pero apenas si puede insertar esos diálogos campechanos, de vaquero en la gran ciudad y que hacían tan querible al personaje, inocente pero a la vez desconfiado, rudo pero peculiar, simple pero de temer. Bruce Willis debió ser más exigente con ese punto, porque es el alma de estas películas con su humor negro y sus frases irónicas.

«A good day to die hard» es una sombra de sus predecesoras y si en Hollywood la postulan como el cierre de la saga, es una guinda amarga y un desaire al policía vaquero de mil batallas, en tierras lejanas y donde no basta la obviedad que sea duro de matar y a la vez un imán de problemas, para burdamente hacerlo inmortal. Una pena.

2🙁  Lamentable ocaso de un personaje héroe del cine de acción.

Deja un comentario