[CINÉFILO PROMEDIO] «Como agua para chocolate»

Agua caliente.

Agua caliente.

No cabe duda que las grandes obras literarias, especialmente algunas del llamado ‘realismo mágico’, muy latinoamericano, de amor y sueños, nunca serán reproducidas fielmente al momento de ser llevadas a la pantalla grande. Sin embargo, esta película del 92′ es un intento más que destacable de los mexicanos por interpretar el clásico de Laura Esquivel.

Es una película dirigida principalmente hacia el público femenino, ya que tal como la novela, toca la fibra de sensibilidad e idealismo sentimental tan propia de la mujer latina. Por si fuera poco, la lleva a un tiempo de tensión histórica mexicana, con costumbres restrictivas y carentes de sentido común hasta el ridículo.

En medio de esa devastación para el florecimiento de emociones, las pasiones reprimidas se mezclan con la buena mesa y una historia entrañable, con más progesterona que García Marquez pero que comparte las herencias y desventuras de Macondo, esta vez en los llanos de la frontera mexicano-estadounidense.

Hay que conformarse que cada vez que se adaptan novelas así de magníficas, y se llevan a la pantalla grande, los hechos a veces ocurren demasiado rápido para que obtengan la redondez de un film medianamente aceptable y en un país como México, eso nos lleva inevitablemente a recordar el lugar común de las teleseries del país azteca.

Quizás hay personajes más explotables, lo mismo que una historia tan rica de contenidos como esta, pero tampoco es menos cierto que cada año que pasa, esta película, con todas sus precariedades, se hará más y más valorada. ¿Su duración? poco más de una hora y media. Perfecta, como el amor, aún con sus defectos.

5😉 Un clásico del romanticismo latinoamericano.

Deja un comentario