[CINÉFILO PROMEDIO] «John Carter»

Descansa en paz John.

Descansa en paz John.

Con algo de sorpresa me encuentro de frente y sin aviso con John Carter, película basada en una novela de ciencia ficción y que entre Disney y Pixar se las ingeniaron para llevar al cine, con la introducción de los personajes animados que tan bien manejan  junto a seres de carne y hueso.

Además de decir que la mixtura esta muy bien lograda, esta cinta huele mucho a comic del antiguo. Me evoca Flash Gordon y otras tantas tramas del espacio y de guerras donde pese a no tener parte, el protagonista queda inmerso merced a algún interés que se le despierta a última hora.

La película es entretenida pero para disfrutarla es necesario obviar tantas cosas que lo correcto parece ser recomendarla para públicos no muy exigentes o, sin ser peyorativos, destinarla a menores de edad. Además su duración -más de dos horas- no se justifica del todo, precisamente porque los cabos sueltos o la resolución del film parece hecho ‘a la rápida’, echando por tierra lo poco conseguido con anterioridad.

Al director de «Wall-E» o «Buscando a Nemo», Andrew Stanton,  al parecer le van mejor las animaciones, ya que si bien en lo escénico se cumplen los objetivos, en las tramas, diálogos y lo referente a las actuaciones no saca el mejor provecho. La deuda con el espectador deja un sinsabor extraño.

Fallida apuesta de la exitosa sociedad de Disney y Pixar, quienes sin duda deberán medir mejor y no dar por sentado que repetir los ingredientes de siempre, a la ligera, le otorgará los mismos reditos que otras jugadas.

3🙁 Decepcionante. Para públicos no muy exigentes.

[CINÉFILO PROMEDIO] «La historia del mundo según Mel Brooks» (History of the World – Part I)

La historia no contada.

La historia no contada.

A diferencia de otros años, las programaciones especiales por Semana Santa son cada vez menos invasivas, lo que también da cuenta de cómo ha cambiado nuestro entorno. Pero, ¿Cómo es que el mundo se convirtió en lo que conocemos hoy? Nadie más irreverente que el gran Mel Brooks para tomar la antorcha sin temores y guiarnos por esta aventura sin precedentes.

No cabe duda que el humor del año 1981 es diametralmente diferente al que concebimos por estos días y pudiera parecer incluso burdo y sin sentido, pero es necesario sopesar el esfuerzo y calibrar las percepciones para los tiempos en que este film fue elaborado. Mel Brooks es de aquellos que no necesita presentación y que tenía la particularidad de armar sus películas desde la dirección hasta el último detalle.

La pretensión de la cinta no sólo es grande, sino abrumadora. La historia del mundo es por si sola una empresa épica y arriesgada, que no por ser hecha en estilo comedia se hace menos compleja, muy por el contrario, el arte de hacer reír es a veces un misterio y la crítica lo ordena como bocado predilecto, pero en esta pasada el neoyorkino irrumpe con una pieza que es todo un clásico.

La Edad de Piedra, el Antiguo testamento, el Imperio Romano o la Revolución Francesa son parte de un menú que quizás hoy no nos provoque risotadas, pero son disfrutables en cada cuadro. Diera la impresión que como tantas otras obras de comunicación y expresión, cuando se nota que los protagonistas e interpretes disfrutan de su trabajo, de su interacción, esta se traspasa inevitablemente al espectador.

En lo anexo, las ambientaciones son sorprendentemente bien logradas para lo que uno pudiera esperar y ser riguroso en el análisis histórico es absurdo. Mención especial para un segmento de musical que es glamoroso y más allá del humor, está hecho con una pulcritud de otros tiempos. Como si las ideas en una servilleta o de la mente de un niño que se atolondra con las palabras, pasara fielmente a la pantalla.

El contraste es grande entre la pretensión gigante de la obra en su conjunto y el hecho que cada sketch sea ligero, liviano y muy digerible. No es para gente grave, es cine en su estilo más puro y ojo, inocentemente juega con la picardía cuando esta estaba lejos de ser explicitamente burda como hoy. Mel Brooks siempre ha tenido la cualidad de imprimir elegantemente la picardía y el doble sentido en sus tramas, otorgándoles en muchos casos un contexto referencial -tipo Mike Myers- para darle sentido.

Traducida como «La loca historia del mundo», esta cinta es también un homenaje a los antiguos cómicos, a los pioneros del sketch rápido, sencillo y sin mucha doble lectura. Un film que es precisamente un clásico no sólo por lo que es, sino por lo que representa. Es la hilaridad de nuestros padres y que los abuelos consideraban ridículo y trasgresor. Mel Brooks, un grande de todas las épocas.

5😀 El humor de una época, pero con trazos eternos, que perduran. Gracias Mr.Brooks.

[CINÉFILO PROMEDIO] «El peleador» (The fighter)

La vida es dura como un puñetazo, y hay que saber esquivar los golpes.

La vida es dura como un puñetazo, y hay que saber esquivar los golpes.

Cerca de una hora y cuarenta minutos para este round intenso de cine, no sólo de deporte y cuadriláteros sino que de la vida misma, ya que su guión esta basado en hechos de la vida real.

La factura de esta cinta es destacable y avala los galardones, especialmente los obtenidos por Christian Bale, quien además de poner a prueba su metabolismo, nuevamente se entrega a la historia, bien descrita y montada.

La fatalidad que viaja con la vida de los protagonistas es odiosa así como lo es la ceguera que a veces a uno mismo le impide ver cosas que son tan burdamente evidentes para el resto. La vida de los hermanos Ward es también la historia de su pueblo Lowell  en Massachusetts, de su precariedad y a veces mal entendido sentido de clan.

Precisamente la visión de la trama si bien se mueve con la misma gracia que un boxeador en el ring, a ratos desconcierta y en otros deslumbra. Estas irregularidades se dan por ejemplo en el apego a lo técnico pero también por la manera en que se cuenta el guión, apelando a lo deportivo y a otros valores por encima del sentimentalismo.

Es posible que tenga asegurado su cupo dentro de las mejores películas de deportes y más por el contexto de «basado en hechos reales», pero la adaptación del guión en algún sentido fue práctica más que ambiciosa. Los perfiles de cada personaje son más bien básicos y queda la sensación que el desenlace pudo ser mejor explotado.

«The Fighter» es una buena película pero no una gran película. Tiene buenas actuaciones, sobretodo secundarias pero eso no la convierte en más de lo que permite la adaptación del guión. Quizás se intentó evitar los clichés pero lamentablemente hay algunos tan adquiridos que se extrañan y peor aún, no se entiende cuando al final aparecen y a destiempo.

Recomendada pero no para volverse locos. Se impone por puntos, méritos, mas no por nocaut.

5🙂 Un buen film. Historias de vida que vale la pena ver.

[CINÉFILO PROMEDIO] «Los Infiltrados» – (The departed)

Scorsese en su más pura esencia.

Scorsese en su más pura esencia.

Tremenda película. Del año 2006 nos llega esta joya de Martin Scorsese, muy en su estilo, violenta y sangrienta pero que justifica cada gota que se derrama por el rico contenido de una trama cargada de misterio, suspenso y con aires gangsteriles.

Esta vez el afamado director toma Boston como escenario para -en su leit motiv- mostrarnos parte de la historia no contada de los Estados Unidos, de aquella lejos de los próceres tradicionales y las banderas ondeando. Se trata de los bajos fondos y la contaminación de los departamentos de policía por la corrupción y las lealtades mal entendidas. «Infiltrados» es eso, un cuento oscuro sobre lealtad y como siempre, ‘hacer lo correcto’ que no suele a veces ser lo mejor.

Si la dirección del cejudo director de lentes gruesos es para enmarcarla, el montaje es dinámico y atrapante con una musicalización cálida y a la vez escalofriante, y las actuaciones son casi perfectas. Matt Damon esta fantástico, Mark Wahlberg y Martin Sheen cumplen a cabalidad. Jack Nicholson en tanto, es un señor de las tablas y su personaje no resulta forzado ni siquiera un poco. Versátil como pocos, es el eje, el amo.

Párrafo aparte para Leonardo Di Caprio. Cuando un reparto de este calibre se une es porque hay una gran historia por explotar y Scorsese es el mejor detonante. Desde hace tiempo el dire está usando al chico bonito como caballito de batalla, pero esto no es gratis. Algún día Hollywood y la escena mundial tendrá que reconocer a este actor como es debido y dejar de verlo como el simple ‘bribón del Titanic’. Di Caprio está descollante y merece seguir bajo el alero del genio.

Aunque se trata de un remake, el trabajo de guión es alabable y como mencionábamos, cada actor así como la dirección puso lo suyo para hacer parecer la película salida de sus propias cabezas y vivenciada con su propia sangre.

«Los Infiltrados» está entre lo mejor del cine de la última década, un nuevo clásico, y se hace imprescindible para medir con  la vara correcta a quienes digan haber visto un buen film de crimen y suspenso. Un  thriller eterno. Gracias Scorsese, otra vez.

6😀 Merece cada premio y cada alabanza. Una pieza maestra. Imprescindible.

«Política para Todos» #PPT, programa 4.

4ta patita.

4ta patita.

Cuarto programa de «Política para Todos» del lunes 25 de marzo de 2013, con la compañía de Martello Sarmiento y Christian Reyes.

En esta edición siempre por Evavisión.cl, destaca la habitual revisión de la actualidad, los destacados, la pregunta del pueblo y las secciones «La Política la haces tú», «Sonidos políticos», «Política en 8mm» y el «¿Sabías qué? más el breve pero educativo radioteatro.

Todos los lunes de 17 a 19 horas por Radio Evavision.cl junto a Marttelo Sarmiento Donoso revisamos la actualidad, la contingencia y damos cátedra de Educación Cívica en:

«POLÍTICA PARA TODOS» #ppt En vivo: Lunes 17 hrs. Repeticiones: Lunes 23 hrs y Martes 15 hrs.
ONLINE POR:
http://www.evavision.cl/oline/ o por
http://tunein.com/radio/Radio-EvaVision-s193306/

Click para escucharnos

4to programa – 250313

[CINÉFILO PROMEDIO] «Expedientes secretos X 2: Creer es la clave» – (The X Files: I want to believe)

Perdidos en la niebla.

Perdidos en la niebla.

Volviendo a ver esta película del año 2008 me doy cuenta de dos cosas: ya la había visto y también recuerdo porque no trascendió en mi memoria y posiblemente tampoco en la de los millones de seguidores de la serie icono de los 90’s, alrededor del mundo.

«X Files 2 – I want to believe» es al igual que la primera entrega de la saga en el cine, solo una versión larga duración de uno más de los capítulos de la serie. No da trazos, pistas o escenas que revivan el más mínimo ápice de la secuencia televisiva y ni siquiera logra un mínimo de suspenso como el de los capitulos promedio de la serie.

Dentro del marco de una cinta que va dirigida principalmente a los fans, a diferencia de la primera, en esta segunda aventura Mulder & Scully pasan sin pena ni gloria frente a un espectador cansado de dar oportunidades para que por fin se le de lo que quiere y merece ver: algo emotivo, trascendente y que cierre un círculo.

A diferencia de 1998 donde solo fue guionista, Chris Carter creador de la trama, dirige este film diez años después de esa malograda apuesta. La diferencia es que en aquella al menos vimos cosas ‘dignas’ de los archivos X del FBI, cosas para recordar y escenas que por su contenido fantástico y poco creíble sí calzaban con lo que se veía por televisión y más allá. No resolvía nada pero nos conformábamos con ver a Mulder rescatando a Scully en el polo mientras un OVNI del tamaño de una ciudad le sobrevolaba, sin más pruebas que las de su testimonio en complicidad con el fan. Ahora nada.

La desgastada dupla debió reevaluar mejor su participación en esta cinta ya que no aporta nada nuevo. Nada que los fanáticos deseen ver (como si lo vieron en la primera parte con la pareja afirmando su relación extralaboral) solo vagas insinuaciones, y al final de los títulos para colmo, una toma tan absurda como sosa.

Una pena por Chris Carter, David Duchovny y Gillian Anderson, pero por sobretodo para los seguidores ‘X’. El dejá vu de la serie es bello, es cierto, pero para calificar en el cine se necesita algo más que eso y más aún con un icono hace mucho sepultado pero recordado con cariño para siempre, especialmente con la inconfundible canción de Mark Snow.

3🙁 Sólo para nostálgicos. Los cabos siguen sueltos y ahora, desaliñados… se extraña una serie así de nuevo. Imitada jamás igualada.

[CINÉFILO PROMEDIO] «Perdidos en Tokio» (Lost in translation)

Solos en la gran ciudad.

Solos en la gran ciudad.

Las chicas sólo quieren romance o sólo buscan divertirse, sanamente. Así podría resumir los sentimientos luego de ver esta sencilla, traviesa pero consagratoria película de Sofia Coppola, realizada por allá por el 2003 con sobrado éxito.

Con lugares comunes de todo viajero, especialmente al momento de ir a países de habla distinta, en la cinta el toque femenino de la dirección (y guión) se nota y bastante. Con una trama que queda en evidencia con el mero título, muestra por ejemplo como en una ciudad tan inmensa como Tokio, hay personas que pueden encontrarse en medio de sus respectivos periplos y coincidir en una complicidad dulce que omite a los millones que los rodean, con un lenguaje propio y gestos únicos.

«Lost in translation» es una entretenida historia con mucha hilaridad en ciertos momentos pero que resultan aún más divertidos cuando se perciben como parte de la realidad, tomados con mucha astucia, observación y llevados a la pantalla grande.

Pulgar arriba para el montaje de las escenas, que se suma al mencionado guión y un Bill Murray, sencillo y brillante, así como Scarlett Johansson, un bombón irresistible y lleno de carisma por contemplar y disfrutar. Su complicidad encanta y traspasa al espectador.

Cine sin pretensiones, logrando el objetivo de contar una historia, casi como gran anécdota. Una película a escala humana absolutamente. Recomendable al cien por cien, mezclando en la justa medida romanticismo, comedia y por sobre todo, humanidad.

5😀 Recomendación: Un nuevo clásico del cine.

[COLUMNA] Michelle, la candidata.

La ciudadana Bachelet.

La ciudadana Bachelet.

Aún con los ecos festivos del reciente triunfo de la selección chilena sobre Uruguay, Michelle Bachelet, la misma ex presidenta que renunció entre aplausos a la ONU Mujer y que llegó en medio de un enjambre de trasnochados periodistas, no dio tregua y anunció que va por todo. Quiere la presidencia, otra vez.

Aunque no se trató de un dialogo, la ex mandataria quiso cumplir a su modo con aquello de ‘en marzo hablamos’ y lo hizo en una lección comunicacional que envidiarían en la derecha. De paso, esbozó varias señales a descifrar y que sin duda dan un condimento más que necesario al estancado escenario político actual.

En el centro cívico y cultural de la comuna de El Bosque, lugar donde se realizaba el lanzamiento de la exposición fotográfica «Retratos de una Presidenta 2006-2010», además del alcalde Sadi Melo, el único representante visible del concertacionismo fue el diputado PPD, Tucapel Jiménez. Quizás el primero de los mensajes de Bachelet desmarcándose del bloque que la llevó a la primera magistratura, o una proclamación pintada inteligentemente de espontánea para darle aire ciudadano, excluyendo a los rostros duros de la oposición. Los chilenos saben que Girardi, Escalona, Andrade y otros están ahí, pero por ahora el golpe mediático de la ex presidenta confirmando su candidatura rodeada de un ambiente vecinal es una jugada maestra.  Sigue leyendo

[CINÉFILO PROMEDIO] «Shadow dancer»

Terror no explícito.

Terror no explícito.

El aire documentalista de James Marsh en la dirección de este film así como el respaldo de BBC Films se nota en esta obra, cuyo título suena más a trama de almas en pena que al contexto terrenal en el que basa su historia. Por eso evito desde hace rato leer sobre las películas, porque la sorpresa sobre el contenido es el primer golpe de esta cinta.

Ambientada en los años 90’s, el inicio es devastador, aterrizando y delineando los pasos siguientes del guión, donde el escritor de la novela es el mismo que realizó la adaptación.

Pese a muchos tópicos donde es alabable, «Shadow dancer» tiene el aire inglés de películas sobre hechos reales que se ‘achata’ por lo planos de largos tramos. Da la impresión que por querer imprimir seriedad y con los antecedentes de esta dirección, se les olvida a ratos que el cine también es entretener y cautivar.

Clive Owen es perfecto para estas tramas con mucho suspenso y donde el guión demuestra que el terror y el miedo no necesita ser explícito. La historia de la protagonista revela que el vivir atemorizada, conviviendo con otro tipo de demonios es aún más fuerte y temible que lo que suele mostrar el cine como tal. El reparto también incluye una sorpresa ( un ex icono de serie TV) y se alaba que se hayan cuidado detalles como los acentos naturales de las nacionalidades que se interpretan, además de la ambientación.

Poco más de una hora y media de misterio que puede parecer lenta pero como suele suceder con los films de la BBC, pretende que más allá de golpear las taquillas, eduque y muestre realidades, a veces crudas, pero que no por ser algo lentas se hacen menos merecedoras de nuestra atención. Y como siempre recuerde, en la isla, las películas no terminan como en Hollywood.

4😐 Recomendación: Puede ser algo lenta, pero es una buena película. Por la complejidad de su trama se recomienda para adultos.

[CINÉFILO PROMEDIO] «Snitch» – (El Mensajero)

Menos acción, más trama.

Menos acción, más trama.

Las películas basadas en la vida real tienen una dosis de tensión y límite especial. Aunque pasen al cine su techo suele ser menor a lo conocido en el resto de las tramas de acción y los llamados thrillers, sobretodo si Dwayne «The Rock» Johnson se caracteriza por eso y en esta ocasión desarrolla un rol más atípico.

Con más diálogos que patadas, el ex luchador de la WWF interpreta como suele suceder en estas cintas, a una persona común y corriente exigida a situaciones extraordinarias, por lo que la incertidumbre y ansiedad de algunas escenas se trasmiten con un tono de oscuridad hacia el espectador.

Además de ser parte de los films que cuestionan al sistema -en este caso las leyes de drogas de Estados Unidos-, la reflexión hacia esta parte del mundo también es un ejercicio interesante. En Chile estamos aburridos de ver tramas livianas, de ficción o triviales en el cine. ¿Cuándo veremos una cinta nacional que critique por ejemplo ‘la puerta giratoria’, o las fallas de la Reforma Procesal,  el lucro en salud o educación o la impunidad en materia de Derechos Humanos?. Eso si que sería interesante de ver.

Volviendo a «Snitch», los hechos reales en los que está basado de pronto hacen que la película no sea redonda. No es culpa de la historia en sí, sino que la dirección o adaptación del guión no manejó adecuadamente el ‘basado en …’, que es precisamente eso y no necesita ser ‘representación fiel de lo ocurrido’. El resultado es que a ratos se vuelve algo plana o dispara para muchos flancos, digamos, como la vida misma.

Como conclusión, esta cinta deja el contenido como herencia para el espectador, algo inquieto sobre lo que ocurre luego del final. El reparto y las secuencias de acción quedan en segundo plano y la irregularidad le pasa en algo la cuenta.

3😐 Apuesta poco usual, pero realizada de modo algo desprolijo.