[CINÉFILO PROMEDIO] «Los sospechosos de siempre» – (The usual suspects)

Un referente archi replicado.

Un referente archi replicado.

Por allá por 1995 Bryan Singer dio a luz una historia de suspenso, intriga y malandrines con un casting redondo y posiblemente sin pensar en que la pieza se convertiría en un referente del thriller policial.

«Los sospechosos de siempre» es una de esas cintas que se recomienda ver pero donde a los novatos les perjudica la gran cantidad de imitaciones y parodias que se han hecho posteriormente, ya que esto le resta puntos a uno de los plus más significativos de la obra, como es su trama y un guión hecho con pinzas.

Las actuaciones son más que destacadas y la baraja de responsabilidades se reparte de modo equilibrado y aunque las loas se las llevan Gabriel Byrne y Kevin Spacey, resulta injusto centrar en ellos las alabanzas; tanto Sthephen Baldwin, Chazz Palmintieri, Benicio del Toro y el resto cumplen con sus roles sin pestañar.

La confusión de algunos tramos del montaje lejos de hacer perder el interés atrapa más a espectador y es que la cinta desde su comienzo pide la complicidad del público para desenmarañar los misterios en juego. Curiosamente la ambientación y la fotografía no necesitan encandilar, ya que como Tarantino en sus inicios en «Perros de la calle», en esta pasada Bryan Singer lleva la teatralidad a la pantalla grande con el aval de su elenco.

Para anticipar la trama están las sinopsis, pero entregar más antecedentes de este film es matar la manera en que el director presenta la historia y a su vez, como el equipo la desarrolla.

Al margen de la recomendación, esta película en sólo poco más de una hora y media cumple plenamente los objetivos del género y hoy, más de una década después es material obligado para quienes -con menos inocencia- como los niños ante el mago, queremos ser engañados una vez más por la magia del cine.

6😀 Una genialidad de guión. Hoy replicada hasta el cansancio y plagiada hasta más no poder. Una pieza maestra.

Deja un comentario