La Era del Hielo, ‘de luxe’.

Fanor al amanecer.

¡Que manera de hacer frío! Hace mucho que no escribo por acá. Ha pasado mucha agua bajo el puente ( o mucha nieve dada la onda polar de este gélido invierno); me cambié de casa, dejé la rutina deportiva ya que salgo más tarde, la pega sigue en picada, Canyengues ganó por 3era vez en el año y en fin, no faltan cosas que hacer.

Mi nuevo departamento es bello, tiene sus bemoles y si me esperan poco, diría que hay cosas en las cuales se parece a mi ex sucucho en Huérfanos. No obstante, aún para alguien que ve más el vaso vacío que el lleno, es un gran paso adelante en todo sentido.

Aún vivo en la casa de vidrio ya que no tengo cortinas, pero en cosa de días espero solucionar el asunto. Es distinto entumirse de frío acá, que en la pieza que me albergó por siete años, esto tiene más lujo. Cosas que para unos son cotidianas yo apenas las alcanzo a comprender; tener agua caliente, un baño disponible a cualquier hora, no llevar papel higiénico o útiles de aseo personal cada vez que necesite ir al baño, no cargar un balón de gas cuando necesite ducharme, lavar, etc.

Creo que hay gente que necesita vivir la experiencia de independizarse. Lo noto por muchas cosas, pero principalmente creo que ayuda a valorar aspectos de uno mismo, a conocer las propias capacidades y manejar los tiempos y los manejos dentro de una rutina cotidiana.

A mis 32 años, soltero, sin hijos, no tengo auto pero si una bicicleta. Mi título profesional que tanto me costó sacar se deprecia cuando miro mi salario, pero supongo que aún es tiempo de aspirar a algo mejor. Siempre me ha gustado llevar mis tiempos con calma pese a lo que diga el resto.

Hoy rindo tributo a todos los domicilios donde recuerdo he dado bote cual flipper, sacando como es lógico más réditos en unos que en otros. De algunos me echaron, de otros me tuve que ir. Para jugar con el destino quizás por eso les comencé a poner nombres como diría mi compadre Pinto, ‘más místicos’.

De Noruega anduve por Kristiansand, Nodeland, quizás Sandefjord; en Arica viví en Sargento Aldea 1310/Anibal Pinto 1680, Chapiquiña con Visviri; en Santiago llegué a Fuerte Bulnes 826, de ahí al El Carmelo 389 (el carmelo street), luego partí a Río Quetro 6220, El Roble 11, viraje al centro con Cienfuegos 152 (Graceskull Boulevard), y tras un viaje fuera del país aterricé en Huérfanos 2849 (Beverly Huérfanos) llegando ahora a José Miguel Carrera xx (Jean Michael Race).

Me recuerdo de lugares donde vivió César que también tenían apodos anglo: el depto de Maturana (Maturana Hills), Santo Domingo y Cueto (Melrose Cueto) y Nataniel Cox (Nataniel Place).

En los archivos del flog hay material de eso. Tanta gente que paso por esos lugares, carretes, penas, soledad, amores, bochornos, esperas, estudios, ocio y mucho sueño. Mi sonrisa para todo lo que recuerdo de esos momentos.

Deja un comentario