Y llega el viernes…

Pocos días son más queridos, incluso aunque se trabaje el sábado. Y eso que hace rato no carreteo. Me hice viejo. Cómodo quizás, pero sobretodo no me he hecho más pudiente como para dejar de andar siempre con los pesos justos.

Curiosa semana la que se va.

Como dije en Face, algo de música me provoca un play o un partido…

 

Deja un comentario