Antofagasta-San Pedro (I)

Es horrible levantarse temprano, a oscuras, con frío y en vacaciones. Pero el bus a San Pedro sale a las 07.15 hrs y no queda otra. Aclaro que pasamos a Antofa por una cosa logística de valor de pasajes desde Santiago y además me alegra encontrar amigos por el norte, gracias a mi polola claro.

El viaje en bus (Tur Bus, que miedo) es al alba y pese a algunas interrupciones uno se lo duerme igual, son varias horas a Calama, punta del triángulo que nos dejará en San Pedro de Atacama. Sierra Gorda pasa y la verdad me esperaba más de una comuna que supuestamente recibe hartos recursos de las mineras. Calama ni hablar, es fiel a sus pergaminos y a pesar que en algunos letreros pregona ser oasis, está bastante lejos de serlo.

San Pedro en cambio es lo que nos esperábamos. Un verde paraje que nos apresuramos a recorrer previa visita al camping acordado: “Los Abuelos”, rumbo a Quitor por Domingo Atienza, a una distancia justa de las calles principales.

Buyinski en viaje

Gira de reconocimiento y tras un breve sondeo, donde cachamos que la mayoría de las agencias baraja precios similares y la verdad, no se esfuerzan mucho en parecer atractivos, una oferta de 4 tours (Tatio, Cejar, Lagunas y Valle) por 50 mil nos convenció y la dejamos amarrada desde ya.

De ahí, frente a ‘Chile Aventur’ y la particular atención de Nadia, la dependiente, atravesamos la angosta calle Tocopilla para ir a un lugar que nos pareció bueno, aunque la atención de un garzón de la parte techada opacó la de las chicas que nos tocó en el patio. Igual zafamos.

Hora de relajarse, tenemos hasta mañana por la tarde para seguir horarios, ahora podemos inventar algo y comprar provisiones.

Mayito y su pistacchio ice

Deja un comentario