Verano salado indoor…que pase febrero

No hay caso. Aunque estemos en verano, donde se supone que todos andan en la playa y que los institutos y universidades no funcionan, igual el cibercafé muestra harta gente habida de contacto social pero impersonal mediante el inefable y a estas alturas imprescindible Internet.

Así se fue el primer mes del año. Harto trabajo. A ratos demasiado, mezclado con las tardes sofocantes en ‘Los Hornitos de Fanor’ y luego en ‘Chanta Com’. Espalda mojada y melena húmeda.

Hay que ponerle huevos...

Febrero estará marcado por las vacaciones, escuetas e imprescindible . Me voy a meditar al norte.  Necesito mi norte, no de valles y grutas, sino de dunas y desiertos. Tranquilo y callado. Aún estoy en veremos sobre el uso de las tecnologías porque la idea es desconectarse.

Matriculado en la Uni. A la espera de mi defensa. Contabilidad de ciber OK. Ropa lavada. Sólo me falta pagar el arriendo. Pasó Enero y ahora sólo resta el Bonus Track del verano, el breve y precioso Febrero.

Sólo queda ponerle huevos…la lucha contra el 2012 recién comienza…

 

Luz, Cámara…Echaurren!

Van a ser dos años desde la noche en que la vida pareció darnos la espalda. Cuando la incertudumbre nos dejó sin habla, cuando la palabra muerte no parecía una locura.

Esa madrugada la recuerdo de manera especial por la cantidad de cosas que ocurrieron y que, como es mi costumbre, luego de algunos titubeos saqué mi impulsividad a veces desprolija y me eché a pedalear por las calles llenas de escombros, en medio de la oscuridad, con una lámpara que alumbraba los pies de la gente deambulando como zombies.

¿A qué viene el remember? Fuera de que estamos avanzando en el temido año 2012, el director de cine nacional Nicolás López (prócer de SOBRAS, cuyo fans es mi amigo César Pinto) a esta hora aquí en Echaurren 81 está haciendo una escena compleja y cuidada escenograficamente de su próximo film ‘Aftershock’.

Aunque pensé que se trataba de una evocación a la noche del 27/F, lo cierto es que una micro que decía ‘Tropezón-Mapocho’ me llevó a los años 80, 1985 para ser claro, a pesar que en esas fechas yo vivía e Arica. Allá el terremoto llegó en agosto, pero como no pasó nada en Santiago entonces a nadie le importó, como Chaitén, Punitaqui y tantos otros sufrimientos en regiones.

Es posible que si el 27/F no hubiera llegado al centro la repercusión no hubiera sido tanta y nuevamente se quedarían los planes en promesas de reconstrucción. Y aunque ese es otro tema así como la extrañeza de una onda expansiva hacia el norte y no así hacia el sur, de momento veo y soy testigo de una de las más difíciles condiciones para grabar que debe tener un cineasta: las salidas a exteriores.

Deben haber por lo menos unas 150 personas mirando, viernes por la noche y actores ensayando antes de grabar la escenas caóticas post tragedia. Estoy tan encima de la filmación que la verdad no aprecio bien todo. De hecho el local, el querido ciber es la vela de esta torta y su fachada la escenografía del desastre.

Estoy acostumbrado a la grabación de peliculas, clips musicales, series de televisión nacional  y extranjera en los deteriorados adoquines del Barrio Yungay, pero esta apuesta a metros de la Alameda, cerca de zonas bohemias en pleno centro de Santiago es una jugada muy audaz de la producción.

Se ha juntado gente que uno ve a ratos, reconoce sus rostros pero ni idea de cómo se llaman y qué hacen por la vida. Es mutuo. Pero el suceso es una flor en este verano de noches calurosas, casí de novelas de García Marquez, donde esta golondrina refresca aunque sea pasajera, ya que como dice Joe, es ‘sólo por esta noche’.

buenas noches chanta com

Como es la vida; de un 27 de febrero en penumbras, aquí mismo donde estuve….a un 27 de enero bajo el grito de ‘luz…cámara…acción’.

Markin, de vacaciones al fin

Marco finalmente logró hacer un alto y tomarse unas merecidas vacaciones. Por diferentes medios he dicho que conozco pocas personas que se merecen un descanso más que él. En resumen una buena persona.

Dupla de servicio; el Ying y el Yang.

Creo que al despertar y comenzar el día, al igual que a ratos al madrugar,  recuerdo a seres queridos que merecen más mi atención. Lo malo es que hago tantas cosas cada día que me mantengo ocupado y trabajando hora a hora y siempre me doy cuenta que no expreso mis afectos.

A mi papá al que no veo nunca, a mi hermana y mis sobrinas al otro lado del mundo, allá donde también está mi hermano. A mi polola, a mis amigos. No sé si los jefes a veces merecen que dediquemos tantas horas y tanta devoción para los trabajos, siempre creemos y el tiempo nos enseña que no se valora lo que uno hace, pero sí sé que al menos mi compadre Marco es una persona honesta, trabajadora y sí merecía un buen descanso, al menos esas dos semanitas que se tomó.

Antiguamente se decía ‘poner las manos al fuego’, creo que en este caso sí pondría las manos al fuego por mi compadre. Esto me lleva a recordar las veces que me ofrecieron irme a vivir con alguien, pero nunca quise por respeto a mi independencia, mi privacidad y mis mañas. Creo en este sentido que sólo Marco me hubiera aguantado como lo hace día a día en el ciber. Los demás casos hubieran corrido el riesgo de perder la amistad.

Disfruta tus vacaciones perro, yo te cuido el boliche.

 

[TEATRO] «El Muro» en Teatro Alcalá.

*Basada en un libro de periodismo investigativo del año 2010, la obra dirigida por Álvaro Gómez, retoma el debate con las penurias de un psicópata más allá de nuestro pobre sistema penal, si no mucho antes, cuando los proyectos de rehabilitación quedan en rídiculo en las portadas de crónicas policiales.

Andrés Pozo en su monólogo lleno de fantasmas.

La cómoda sala del Alcalá acoge la interpretación teatral de uno de los personajes de la crónica policial más tristemente célebres de los últimos años, Roberto Martínez Vásquez, que aunque de nombre quizás no le parezca conocido, todo cambia al pronunciar su alter ego: «El Tila».

El monólogo dirigido en terreno por el director y también actor Álvaro Gómez, es interpretado -de forma destacada y completa- por Andrés Pozo, basado en el libro de las periodistas Constanza Cristino, Daniela Rosales, Fernanda Varela y Noelia Zunino, todas de la UDP,  editado en 2010 por Catalonia, y si bien se basa en la noche final del antisocial en la cárcel de Colina II, basta para que en sus últimos momentos todo lo que lo ha llevado a estar ahí quede al descubierto.

En 50 minutos precisos y bien distribuidos, ‘El Tila’ deja de ser un nombre más que asociamos a la crónica roja, esa lejana que vemos a veces con desdén y nos arroja en la cara las razones del descontrol y el resentimiento.

Sin restarle sorpresa al contenido de la obra, como un pila de cartas de dominó el relato en primera persona nos va narrando de manera cruda episodios que aunque previsibles de la vida de este psicópata, suman uno tras otro una caída en las sensaciones más oscuras del ser humano. Semeja a ratos al ‘Chacal de Nahueltoro’, aunque con bastante menos suerte y una dosis mucho más cruda de marginalidad y perdición.

«El Muro» es un recorrido que hace ineludible para los asistentes comprender el origen de los trastornos de nuestra sociedad, la mezcla extraña de inocencia y maldad justificada por la poco creíble pero real falta de conocimiento de ciertos grupos de los límites del bien y el mal.

‘El Tila’ es más que el Psicópata de La Dehesa, es el llamado a entender de una vez por todas que el problema no está en mejorar cárceles ni en reformar el sistema penal, si no en dar a la mayor cantidad de gente posible la oportunidad de triunfar en igualdad de condiciones en la sociedad existente. Esa que privó a Martínez Vásquez de un futuro mejor y lo llevó a asumir, a veces con ingenuo orgullo, su cartel de marginado y delincuente habitual.

¿Cuánto vale mejorar o reformar la vida de un joven de escasos recursos y abiertamente expuesto a la droga y la delincuencia, antes que se convierta en un caso perdido? ¿Acaso es demasiado o la suma/resta del daño posterior lo cubre? «El Muro» resucita el tema, llama al debate, sin extenuar al espectador y en un recordatorio de lo que está ahí pero preferimos no ver.

«El Muro»
Adaptación: Andrés Munster, Álvaro Gómez.
Dirección: Álvaro Gómez.
Elenco: Andrés Pozo.
Funciones: viernes y sábado 20:00.
Valores $6.000 – $4.000
http://www.teatroalcala.cl

[A LA CARTA] Los Sabores del Inca: de Perú con amor.

(Crítica/Columna publicada en “Portales a la carta” Cap.03 en radioportales.cl)

La influencia peruana en la gastronomía criolla y en la alternativa de panoramas se ha hecho sentir desde hace algunos años en nuestro país, además, la creciente inmigración por parte de nuestros vecinos del norte ha abierto la curiosidad del chileno por la reconocida virtud de la cocina incaica. Así llegamos a ‘Los Sabores del Inca’, enclavado en el incombustible Barrio Bellavista de la capital.

El entorno del restaurant es tranquilo, pese a estar cerca de la bohemia del sector y ayuda a lo que uno espera de un lugar calmado y agradable para disfrutar el menú. La cocina está en el pasillo de entrada lo que llama la atención pero entrega desde el comienzo los aromas inconfundibles que llaman a decidirse cuando uno aún duda en entrar.

No viene mal revisar la carta del atril antes de tomar una mesa, da tiempo para recibir la atención de un descuento o algo más. Una vez dentro, tómese su tiempo para ver el listado de comidas y el de tragos, mientras se da maña con el habitual y a esta altura infaltable Pisco Sour de aperitivo; normal o Catedral. No lo mire en menos pues bien puede moverle el piso.

El lugar tiene un espacio para fumadores en el salón junto a la entrada, así que si le molesta el humo no dude en sentarse junto a la chimenea del Inca o pedir que cierren la ventana de división de ambientes para evitar molestias. La decoración del lugar aunque parece algo sobrecargada, lo cierto es que no es compleja y casi evoca estar en Lima. La música se suma al esfuerzo lo principal es que las mesas son estables y las sillas cómodas. En este sentido prefiera las mesas rectangulares a la redonda. Sigue leyendo

Carta abierta a los candidatos a la alcaldía de Santiago

Sres. Pablo Zalaquett, futuros aspirantes al sillón de alcalde y concejales de la comuna de Santiago:

Aunque restan cerca de 9 meses para una nueva contienda electoral me declaro dispuesto a escuchar sus posturas respecto de un problema no menor que afecta a los vecinos de algunos barrios de la comuna, en especial a los del tradicional y querido Barrio Yungay. Por años aunque lo nieguen hemos sido la oveja negra de esta parte de la capital, donde si bien se nos cita constantemente como uno de los lugares más bellos por los vestigios de la historia que se pueden apreciar al recorrer nuestras calles, lo cierto es que las comunidades las forman personas y desde hace rato, lamentablemente no hemos sentido la preocupación de las autoridades por nuestros problemas.

Esta vez no se trata del mal estado de calles, de la basura por todas partes o la falta de seguridad en forma efectiva, es sobre nuestro derecho a descansar, una de las cosas que debiera ser más sagrada a la hora de velar por mejorar la calidad de vida de la gente, por desgracia han pasado años donde la posibilidad de contar con un sueño tranquilo en vez de acercarse cada vez se aleja  más.

No quiero hablar de nacionalidades en especial, daría lo mismo si -en un burdo ejemplo- hubieran vecinos alemanes o rusos interrumpiendo el descanso de quienes dormimos apenas un par de horas antes de volver a trabajar. La verdad es que las constantes peleas, gritos, fiestas y excesos en general hace rato han colmado la paciencia de muchos que hasta hoy hemos agachado la cabeza, sin alzar la voz, pero se acabó.

La falta de un sueño reparador y condiciones plenas para el descanso desarrollando una vida ‘normal’ no logran darse en las actuales condiciones y por ello los conminamos a pronunciarse sobre este problema que quizás les cueste digerir y calibrar en su real sentido. De seguro ustedes no viven en la comuna y no se ven forzados a dormir a las 3 a.m un día hábil para despertar forzadamente a las 5 a.m por un escándalo al otro lado de la ventana. No creo que lo comprendan.

Nosotros por ahora asumimos dichas situaciones como una espina más de la vida cotidiana y aquí, mientras escribo de madrugada desde el ex barrio del ‘Roto Chileno’, me siento orgulloso de quienes han llegado a nuestras tierras a aportar con su trabajo y esfuerzo, pero repugno la pasividad de las autoridades al no velar por el respeto a los derechos más elementales que merecen los vecinos.

Comprendemos que Carabineros tiene cosas más relevantes que hacer pero abogo porque alguien de una vez asuma este problema y le brinde la solución que amerita, no escondiendo el tema o bajándole el perfil. No se trata de xenofobia cuando se ruega por el respeto de los derechos más elementales y el sentido común, sin orígenes de por medio y con metas comunes como es el desarrollo y cuidado de nuestra querida comuna.

Debo ser honesto al decir que no espero mucho de vuestra parte, pero sí existe una autoridad con verdadera capacidad ejecutiva en nuestro orden social, ese es el alcalde y su concejo municipal. Por ello dejo en sus manos, al menos, un pronunciamiento al respecto.

Atte.

Christian Reyes P.

15.323.230-k

CC: santiago@munistgo.cl, cartas@latercera.cl, mibarriopop@lacuarta.cl, linea.directa@mercurio.cl

PD.- El mail de la Municipalidad de Santiago no sirve, eso lo dice todo.

Gracias Megaupload

Cambié mi foto de perfil en Facebook siguiendo la iniciativa de Ron Alex, alias Alex Robinson Silva.

Un sencillo y simbólico homenaje a Megaupload que muchas veces me salvó cuando lo necesitaba y me ayudó a tener muy gratos momentos y a hacer llevaderos ratos complicados.

Pensar que hay gente detenida en varios países por compartir información. Pensar que incluso arriesgan más años de cárcel que quienes cometen homicidio.

No me ofende decir que comparto música, lo hago sin fines comerciales. Al menos en Chile pagamos las entradas a recitales más caras de esta parte del mundo y si eso no va a los artistas estos deberían cargarle los dados a las productoras, no a los usuarios.

Pero los ofendidos no son ellos, es el gobierno de mr.Obama. Al que millones le creyeron y hoy pierden la esperanza en poder bajar a terreno los sueños de una vida mejor y más justa.

Gracias amigos anónimos de Megaupload. Disqueras y gobierno yanqui, jódanse en la más perra de las maldiciones de parte del resto del mundo. Ahí no mah.

pd.- Churra, no podía dejar fuera de foco a Kodak; hoy quedé impactado; quebró Kodak, empresa pionera y que revolucionó el mercado al inventar la cámara portátil….Adiós ‘momentos Kodak’ =(

No más. Se fini. Se declaró en quiebra. No supo implementar políticas para el cambio generacional hacia la fotografía digital… Hasta siempre a dos emblemas.

A veces…

A veces pienso que dentro de todo lo plana, rutinaria y fome que se ve mi vida, todos los días me toca ver cosas y vivir situaciones que a la mayoría de las personas les parecerían ridícula o pasmantemente increíbles.

[COLUMNA] Hablar es gratis, el caso Pérez Concha.

(Columna de opinión publicada en http://www.radioportales.cl )

No es la primera vez ni será la última donde nos apresuramos a lanzar acusaciones y denostaciones hacia alguien creyendo conocer todos los antecedentes, dando fe de las culpas, pensando en seguir la moda y acudir con la masa.  Sin embargo, más temprano que tarde, la realidad nos da en la cara y a veces de modo más explícito que en otras ocasiones nos muestra en toda nuestra pequeñez.

Lanzar la primera piedra al parecer nos caracteriza y a pesar que puede escandalizar a algunos, lo cierto es que moralmente no nos distancia de aquellos encapuchados que agreden a mansalva a terceros a causa de su resentimiento. Me recuerda el caso de Gemma Bueno, aunque para muchos la entrevista completa de Chilevisión a Inés Pérez Concha no la exime de culpas y por ende el colega editor periodístico no merece reproche alguno.

La discriminación es un tema que genera repudio y voltea miradas, demonizando equivocadamente a quienes lo pregonan con ahinco como igualmente a los que por ignorancia lo practican, no considerándose la educación que amerita el caso para permitir una buena convivencia.

Hablamos constantemente de educar y cómo la enseñanza nos hará surgir del subdesarrollo, pero ese tercer mundo mental que dejamos ver en nuestros actos y declaraciones dista mucho del que recién apenas empezamos a bosquejar en las aulas, y por ahora, en las calles.

Inés Pérez Concha, exquisitamente devorada por la vorágine.

Abrir la boca es como llegar y llevar, gratis, fácil y simple, para después con los años culpar a las escuelas aunque la real enseñanza, la de los principios y trazos del carácter los pone la familia en la crianza. La voluntad de la multitud anónima atrae pero una buena formación evita los excesos.

Dar un lapso razonable a la duda, esperar o simplemente omitir puede evitarnos un bochorno. Otra cosa es el perfil de este animal enceguecido y hambriento que devora y aprovecha la más mínima posibilidad de condena de algun personaje incauto.

Antes eran anónimos, hoy en cambio no sólo tienen un alias o iniciales sino hasta nombre y dos apellidos. Inés Pérez Concha, ahora Angélica Mora Zapata, torpe conductora estacionada por error en doble espacio para discapacitados. Penas del infierno, palabras que sacan palabras y nadie se pone en su lugar y cómo la adrenalina a veces nos traiciona, llevándonos a situaciones que nunca pensamos hacer.

Evitarnos la impulsividad es tarea de cada uno, pero ante la irrupción de cámaras en cada rincón de la sociedad la lucha parece perdida frente a la posibilidad de fama para alimentar la bestia insaciable de las redes sociales, delatando nuestras malas costumbres con la excusa que así las combatiremos.

Todo lo dicho lo afirmo tras recibir insultos gratuitamente de un señor de edad que me acusó de ignorante, muerto de hambre y me enrostró su apellido en desmedro del mío y otros tantos, exhibiéndome sus tarjetas de crédito y sus ancestros salvadores de la patria. No hay edad para madurar en ciertas cosas, está en nosotros poder empezar desde ya.

[BALLET] «Romeo y Julieta» en el Teatro Municipal

*Pareciera que las casi tres horas de espectáculo fueran mucho, pero el deleite llena los sentidos y por el contrario, deja con gusto a poco.

5Para contrastar con el aire caliente del centro capitalino, el Teatro Municipal nos invitó a través de su ballet a disfrutar de una brisa fresca. «Romeo y Julieta», la clásica obra de William Schakespeare llevada al escenario principal del país y que con pocos días bastó para deslumbrarnos.

La atmósfera de Verona fue magistralmente trasladada a calle Agustinas y a pesar de las advertencias de música grabada, los acordes de Sergei Prokofiev no desentonaron como sí en cambio, lo hizo la incomodidad del público (mucho turista extranjero incluido) a la hora a apreciar la puesta en escena.

Pese a que John Cranko creó la versión original en Milán en 1958, la representación dirigida por su musa inspiradora, Marcia Haydée, hace honor a las expectativas de joya del ballet internacional.

Aunque como solistas se presentaron en esta intertemporada Luis Ortigoza, Primer Bailarín Estrella del Ballet de Santiago, y Natalia Berríos, Primera Bailarina, Gabriel Bucher y Montserrat López, nuestros elegidos de turno no desentonaron pese a la complejidad de muchos movimientos.

Si bien se trata de una obra que ha dado la vuelta al mundo, el Teatro Municipal de Santiago le hace honor a la belleza de la pieza. Lamentablemente, la forma cóncava de sus tribunas, balcones y galerías, impide apreciar como es debido un espectáculo tan formidable.

Un hecho no menor, que aunque ajeno al show, es vital para no desencantar a quienes se adentran en este mundo tan prolijo y fácilmente pueden tirar la toalla por falta de información adecuada.