[COLUMNA] Azul eterno

(Columna de opinión publicada en http://www.radioportales.cl)

La mejor campaña en torneos de Sudamérica en 42 años. Campeón invicto del campeonato internacional y con decenas de partidos sin perder en el plano local. Apenas dos goles en contra a lo largo de una campaña donde se paseó por Brasil, Argentina, Uruguay y Ecuador.

Universidad de Chile es sin duda un equipo que más que alegrar la noche, el mes, el año, enorgullece por su juego rápido, dinámico y sin miedo donde sea. Salvo Edu Vargas el resto merece respeto por el apego al método de Jorge Sampaoli más que por talento natural. A este equipo no le importó el nombre de rivales con pergaminos, la mufa insalvable del Estadio Nacional y de seguro si hubiera jugado martes 13 también hubiera barrido con el calendario esotérico. La maquinita azul cumple y da garantías.

El recinto deportivo con más finales y definiciones deportivas en esta parte del mundo se rindió a las maldiciones durante décadas, pero por fin un equipo logró hacernos dejar atrás el oscuro pasado del coloso, incluso más allá de las competencias, y comenzar a escribir una nueva historia. Cual Excalibur que probó los puños de muchos valientes guerreros hasta irse finalmente con el elegido, que ahora merece crear su propio reino y abandonar el terruño de todos los chilenos.

Por estos días muchos podrían preguntarse ¿cómo sabes que eres de la U?… posiblemente si le salió más de una lágrima tras la final con Liga, porque esa noche la emoción era indescriptible, no sólo por el juego si no por ver al fin a miles saliendo a las calles a celebrar y no a protestar. Emoción por recuerdos de niño, del banderín del chuncho de seda con flecos de tu papá, de la camiseta azul de tu amigo que envidiaste, de las desilusiones en el estadio.

Al igual que Colo Colo 91′, la otra proeza nacional, el camino a la gloria empezó en los pastos penquistas, en una fría noche de invierno. Trabado, con empate. En el fondo del corazón los hinchas azules saben que ganar la Copa Sudamericana no es lo mismo que la Libertadores, aún con números impresionantes. Lo cierto es que es una injusticia semántica, sólo de nombre porque la dificultad fue la misma y si no mayor. Es de esperar que este tren no se desvie y mantenga su rumbo hacia dicho trofeo, evitando el error del recordado Colo Colo de Borghi el 2006, que se desmanteló cuando pudo ser protagonista de la siguiente copa.

Tenemos un nuevo campeón, no sólo de importancia de puertas adentro si no un grande que ahora es respetado fuera, por como juega, por lo que representa, que no sólo es la ‘U’, es la Universidad de CHILE, con el plus de lo que llaman ‘marca país’  y da gusto ver el nombre de nuestra patria haciendo honor a la pureza del juego. Haciendo palidecer a nombres que antes daban miedo, sin grandes inversiones en plantel, más que nada con trabajo y voluntad.

Se agradece la obtención de un logro que permanecerá y que llama a ir por más, abriendo competitividad en la inercia deportiva nacional. Un premio azul que quedará, un azul eterno.

Para siempre.

Deja un comentario