[A LA CARTA] Baires: El costo del estilo.

(Crítica/Columna publicada en “Portales a la carta” Cap.01 en radioportales.cl)

Mucha minifalda, poco calor humano.

Un lugar que atrae por el carisma y el entorno de ese Santiago antiguo que aún mantiene bellas fachadas y algunas calles adoquinadas es el restaurant y bar Baires, emplazado en el corazón del Barrio Brasil y que se autodefine como “sushi-club”.

El Baires es un emblema de la nueva tendencia que desde hace algunos años buscó redefinir el público que asistía a los bares de esa parte de la capital, reemplazando los oscuros y pachangueros antros de otrora por sofisticados lugares con ambientes más producidos, buena música en vez de un wurlitzer que funciona con monedas y agradables chicas para tomar tu pedido en una mesa que ya no cojea, y con un asiento cómodo y seguro para disfrutar no sólo cerveza de litro sino elaborados cocktails.

La marca Baires ha tenido otras ubicaciones en el mismo barrio antes de su osada apuesta por expandirse y refinarse. De hecho, hoy la sucursal principal se emplaza donde antes existían dos bares muy característicos de los 90-2000, e incluso ocupa el terreno de un viejo y tradicional lote de departamentos.

La ambientación invita a disfrutar de un buen momento y aunque puede parecer que hay rincones descuidados dentro del inmenso espacio que abarca, debe tenerse en cuenta que no todos acuden con los mismos fines y la amplitud ayuda mucho para sortear el humo de los fumadores (pero te esconde a la hora de hacerte notar para pedir atención).

El interior hace justicia, dentro de los márgenes, a lo que uno espera al ingresar, sin embargo sorprende la gran cantidad de mesas dispuestas y escasos espacios de circulación que pueden ser incómodos en horarios de mucho público. Esa es una constante en la que los estilosos bares de hoy igualan a los de ayer, con la salvedad que los de antaño no pretendían imponer una marca, ser referentes ni generar tendencias.

Pero hablando del mar de mesas dispuestas para la clientela, a diferencia de cuando recién irrumpió en la escena bohemia capitalina, el Baires da la impresión de contar con menos garzones que en sus inicios lo que se nota al momento de esperar atención o algún pedido, no obstante es necesario hacer notar lo esmerado de parte del personal –sobre todo en los salones interiores- que intenta dar abasto y hacer milagros en determinados turnos.

Sobre los costos, si sale en pareja el consumo promedio puede bordear los 20 mil pesos considerando un par de tragos, algunos pedidos de sushi o una tabla. La calidad de la cocina en general es buena pero la combinación precio/calidad puede resultar alta comparada con otros sitios. El plus sin duda es el nombre del lugar, el entorno y la ubicación. Eso también va en la cuenta y es bueno asumirlo desde el comienzo.

Llendo en específico al sushi, este presenta una carta amplia que permite a los comensales disfrutar como entrada de unas gyosas, de pollo o camarón, que son acompañadas de una salsa de soya con picante, bien presentadas con algo de verde, sabrosos también los ebi furai, camarones apanados con panko y coco acompañados de salsa agridulce, camarones de buen tamaño y bastante frescos.

Los special rolls, vienen presentados en 8 bocados, de mediano tamaño, que ofrecen un sinnúmero de variedades, a gusto del consumidor, permitiendo que aquellos que prefieren sólo las verduras, puedan disfrutar de estos bocados provenientes de Japón y que ha invadido nuestras mesas permitiendo que el paladar nacional aprenda a conocer y disfrutar.

Las tablas vienen bien presentadas y acompañadas de buenas salsas. Hay recomendables variedades aunque se descartan las frituras, por lo que la típica chorrillana no es algo que puedas encontrar en este local.

Los tragos, símbolo de la bohemia, quedan al debe; se alteran a gusto del barman y no están realizados con la acuciosidad debida, variando ingredientes, etc. La barra puede ser más generosa en este sentido.

De las porciones para comer y beber, es bueno admitir aunque parezca obvio, que el Baires no es para ir a emborracharse ni a llenarse la panza. Las porciones no son exuberantes ni escuetas, los sabores tampoco son para recordar la niñez ni para alegar demanda, y por los tragos como decíamos definitivamente ningún conocido recibiría recomendaciones. De hecho, este último punto debe ser de los más bajos de un lugar que a pesar de todo merece visitarse, ojalá para charlar -aunque no cerca de los parlantes- y que es destino obligado de turistas que merodean por el tradicional Barrio Brasil.

Todo cumple pero no llena, aprueba pero no deslumbra.

Ambiente:             3 1/2 *
Cocina                     3*
Bar:                           3*
Atención:               4*
Precios:                   3*

Baires.
Bar, restaurant, sushi-club.
Avenida Brasil 255-249, entre Agustinas y Huérfanos.
Barrio Brasil. Santiago Centro.
Domingo a Miércoles 12:30 a 03:00 am
Jueves a Sábado 12:30 a 05:00 am
Acepta: Red compra, tarjetas y efectivo.
http://www.bairesushiclub.cl

Deja un comentario