Tesis…amor y odio

Como puse en mi dedicatoria de tesis «Para vivir en paz».

Sin mi tesis y posterior título no despego, algo me detiene, como si me estuvieran sujetando o agarrando la capa antes de volar. Es cierto que a muchos colegas y amigos les da lo mismo y trabajan como si nada en las grandes ligas, sin embargo, creo que todos viven aún en casa de sus viejos.

Lo otro es el sector privado, lejos de la contingencia pero donde pagan mejor pese a no ser lo que nos ilusionó a estudiar.

Estudiar una carrera que nunca debió impartirse en la universidad pero es un colador necesario para tanto cabro que confunde periodismo con luces de la infame televisión.

Quiero acotar pero siempre me queda algo que decir en las más de 260 páginas que llevo. Creo que ser ‘disperso’ es uno de mis pecados profesionales más recurrentes, ojalá no me perjudique… para vivir en paz.

Deja un comentario