Dag 69…..y vuelta a pelar el choclo

*»¡Sal ya de la Matrix buyón!»

Restan sólo horas para partir y aparte de un lote de cosas materiales que quedarán por estos lares, otra cantidad de eventos han sucedido y ya son historia en este viaje.

Como reza este desparramado y difuso cité virtual «se me ocurrían muchas cosas para decir pero ahora no se me vienen a la cabeza». Creo que es el cansancio. Llovía mucho al salir esta mañana desde Sandefjord y como anoche cuando me fueron a ver los papás de Thomas, los truenos y relámpagos se hicieron notar.

Como nos mantuvimos ocupados hasta última hora -quizás por lo mismo- no hubo mucho margen para las despedidas lloradas. Aún así, sin mi hermano, sin mi tía, Emma me abrazó como hace rato no pasaba y lloró por querer ir conmigo, eso te queda. Elisa me dedicó su mejor sonrisa y aproveché de estrujarla y oler su fragancia a guaguita. Eso también te estremece los sentidos y lo recuerdas con el tiempo.

Terremotito & the réplica.

Con el diluvio de fondo Thomas me despidió como el amigo que siento que es y Jessica no tuvo mucho tiempo para la emoción en su afán que todo saliera bien. Así es ella, vela por todos. La quiero mucho y creo que a ambos se nos notó que estabamos tristones.

Acá en Kristiansand. Rita, íntima amiga de mi mamá también nos emocionó. Vino con Ian a la casa de Øyvind y compartimos un rato antes de la última noche en Noruega. Nos esperan 20 horas enlatados con escalas incluidas para llegar a Chilito.

Dicen que no deberiamos decirle asi porque lo apocamos, para mi es de cariño. Lo que si es cierto es que chileno habla mal del país estando fuera. Creo que es porque notamos lo que nos falta culturalmente para ser mejores sin quedarnos en lo bueno que tenemos, en fin.

Vuelta a los paisajes sin verdes bosques, sin espacios urbanos donde la gente comparte sin destrozar lo que es de todos, donde los caminos están atestados de publicidades y las calles huelen a la caca de perros vagos o de dueños irresponsables. Vamos pa’ lla, queremos ir, extrañamos los rayados en las paredes de quienes se creen artistas por pintar unas lineas sin sentido y la amenaza constante de ser asaltados por traer algo llamativo. Al fin y al cabo, acá es demasiado lindo y tranquilo.

Sólo decir Ha det! y Tusen takk, la próxima vez ya estaré en suelo austral, con todos sus problemas pero también con todo aquello que me vio crecer y que extraño.

Ya voy negra!

(((sonando))) como puse en facebook «Disfrutad this song friends, sones para mover el pie a 20 mil pies de altura en el regreso a casa e ir viendo el baggage para el retorno =)»…Maroon five and Christina sres!!!

Deja un comentario