Dag 37

* Ultimátum y psicodelia

La lluvia y la presencia de otros visitantes en la zona terminó por colmar la paciencia de Richard y dado mi escaso aporte como montañista, lo cierto es que el regreso estaría fijado para mañana a Sandefjord (6 horas manejando aprox.). De todas maneras el retorno a Skoleveien -casa de J & T- seguirá siendo hasta el viernes.

El tiempo tampoco ha acompañado y eso que hoy agarramos las bicis y anduvimos varios kilómetros hasta encontrar un lugar donde la historia se repitió y pese a divisar los peces no dimos con ellos en el anzuelo.

Pescador en bajada...

Llegó entonces el momento donde mientras mi hermano probaba suerte con la caña fui cual caperucita al bosque a buscar hongos para la comida. Con una escasa capacitación al respecto recogí los que me parecieron ‘bien’, acogiéndome a la nunca bien ponderada ‘tincada del chileno’. Recordando los casos de intoxicación que ocurren a cada rato en el sur del país, al revisar con Richard no sé cuál era más venenoso que el otro. Literalmente valió callampa mi cosecha.

Lo freak? inicialmente de regreso al rio, todo se me empezó a mover, incluso bajo mis pies. Leeeeeentamente…como era una superficie pantanosa, di fe que podía ser posible, aunque no me dejó de parecer particular.

Ya para cuando miré donde el condenado pez estaba saliendo a comer, noté que los cerros y el bosque iban despaaaaaacio en una dirección, mientras la ribera iba en otra y el río seguía su camino.

Además, caché que todo mi entorno estaba así y no era producto de fijar la mirada como pensé inicialmente. De esas cosas que uno quiere explicarle a otro pero no halla cómo. Al rato mi hermano dedujo que se trataba del efecto de algún hongo que sin querer al tocarlo, luego pasé mi mano por mi boca o bien se absorbió por mis poros…Psicodelia pura brother! marditos pitufos y sus casas a go-go…

Smurfs...

Richard luego me dijo que le había sucedido antes con un amigo que vio respirar a un árbol, claramente en las mismas circunstancias donde digamos, la sacamos barata. Ni en Londres me fumé un porro y acá con toda la naturaleza me pasa esto, en fin.

Cumplí despachando a la radio, sin fotos pero bueno, en un informe de lo mejorcito del último tiempo. Traté de hacer lo mejor posible en la pesca pero finalmente creo que me queda sólo eso, haber dado mi mejor esfuerzo.