Dag 36

*¡Al abordaje! …¿o no?

Entre todas las embarradas que me mando y -aunque me cueste reconocerlo- también con la cabeza pensando en lo que podría apuntar sobre cosas de Oslo, hoy lunes con Richard agarramos el kayak inflable y nos mandamos un viaje previo paso al minimarket a un lago ubicado en altura y que era enorme, haciendo ver minúscula a nuestra barca.

Al margen de una o dos cagadas en la precia antes de hacernos al agua, mi nerviosismo era demasiado evidente y es que soy medio cobardón para estas cosas. Sumenle la tensión permanente de saber que viajaste para aportar y terminas siendo un cacho.

in the middle of the lake...

A ratos pienso que ir de pesca con mi hermano es como conocer a mi papá de joven por gestos, físico, lenguaje, maneras de ser, etc. Sin embargo, Richard no me cabe duda se ha esforzado 200% en tenerme paciencia en las cosas que no sé (todas parece) y ha tratado de tener manga ancha con mis condoros, tolerando de paso mi trabajo periodístico aún aquí, donde sé que detesta seguir conectado con el mundo exterior.

Tras sobrevivir, cominos una cena extraordinaria con pescado+papas+cebolla salteada+roncola…uf!. Luego de eso pegar los zapatos prestados de los papás de Thomas y al tuto. Ya es medianoche. Negra loves you.

Deja un comentario