Dag 34

*Welcome to the jungle, norwegian jungle.

No es la selva patagónica pese a presentar condiciones muy similares, pero sin duda se trata de bellezas distintas e igualmente admirables. En esto no hay por qué ser excluyente.

Los bosques húmedos de Noruega, incluso en verano, quizás no son -en ciertos tramos- tan vírgenes como algunos parajes chilenos pero tienen como plus la tranquilidad y un marco espectacular. Saber que hay gente cerca y que eso no es sinónimo de basura o contaminación de cualquier tipo es admirable.

Yo con Richard trato de aprender algunos tips de pesca e intento documentar con la cámara algunos pasajes, aunque cuesta andar con el aparato porque eso también limita disfrutar el momento.

La radio/dínamo funciona y da cuenta de las reflexiones y nuevos datos (pocos) de las masacres de ayer, de corte nacionalista, ya que algunos noruegos están hartos de lo permisivo que se ha vuelto su país con los extranjeros y los beneficios con que cuentan en desmedro de los locales.

Sabemos algo pero sin electricidad e Internet, porque el lugar al cual llegamos como plan B ‘Unsetbrenna’, cerca de Rendalen, suplió el sitio principal al que íbamos era el centro del sistema frontal que ha afectado al centro sur noruego.

Desde mi ventana.

Acá también hemos tenido alternancia entre las pocas horas de este día 1 de expedición de lluvia y algo de sol. Eso sí, el plan B tiene cabaña, no menor. Perdí 10-6 en dominó. Crónica y hasta mañana yo creo.

To Amy

Pensar que con César cinco días antes en Londres habíamos estado revisando videos de Amy Winehouse, su voz y también sus excesos incluso sobre el escenario. Y entonces dijimos «ES LA JANIS JOPLIN DE NUESTRO TIEMPO».

Pasó ahí en Camden Square, frente a la placita, un barrio más piola de lo que uno podría imaginar para una megaestrella que jamás se creyó el cuento, ni siquiera para cuidarse a sí misma.

Hasta siempre no más, rest in peace diva del soul…