Day 26

*Que dia mas conchesumadre

Ya haciendo la parodia  de Macaulay Culkin o como cresta se llame el pobre angelito, solo en casa de St.Margarets desperté a la hora que quise -con resaca menor- dispuesto a hacer el aseo, preparar relajadamente mi equipaje y descansar puertas adentro para lo que se me viene en Noruega.

Sin embargo no contaba con que sacando las botellas de la noche anterior en la despedida de los muchachos, de pronto la puerta se cerró y quedé en la calle. Vestido, pero con pantuflas de mono con aire rastafari (cómodas pero gigantes).  Para hacerles menos larga la historia debí esperar casi 4 horas en la calle que alguien viniera con unas llaves -y tuve suerte- previa triangulación Grecia-Anthony (el que cuidará al gato) – y yo.

Caliente a mas no poder pero resignado entré a la casa descubriendo que ya se me había ido la mitad de la jornada. Jugué un rato, hablé por Skype con la Mayito y le ordené los kilos de videos y fotos a Cesarin en su Mandrive. Dia de mierda, se me olvidaron archivos asi que en eso toi ahora.

Logré hablar con mi hermana por fin y verla después de tantos días, bien. No faltó sin embargo el comentario huevón de por qué no llamé a mi hermano en su cumple. Debí responder que si a él le molestaba o estaba enfadado conmigo, sería él quien me lo dijera no terceros.

Haciendo el bolso…Zas! flor de corte -profundo- en la yema del dedo meñique derecho. Hace mucho rato que no veía correr tanta sangre de mis venas por el desague. Psicológico o no, sentí que se me durmió algo la mano y como la porquería no paraba de sangrar le consulté a la Mayito -experta en cortes caseros- las técnicas de contingencia.

Por eso la amo. Pese a que no habían -a la vista- un puto botiquin o botella de alcohol o agua oxigenada, povidona hubiera sido mucho, la negris me guió y ahora escribo con el meñique alzado y palpitando.

Para colmo de males es de madrugada, no me cabe todo en el bolso (como si hubiera comprado mucho) y la pesa me dice que de 7.5 que pesaba hace un rato, la mochila ahora va en 11.5 y en Ryanair si bien son baratos, son re cabrones con los pesos. Además plata no hay para pagar huevadas, asi que estoy por volver a desarmarla (3era vez) -sacrificaré el shampoo-, o acostarme, descansar y pensar para que de mañana en una jornada que ojalá sea mejor, las cosas por fin me resulten.

Quizá debí irme ayer.

mono rasta.

Deja un comentario