Day 17

*Caminar es gratis

Tal como la última vez -aunque ahora venía mentalizado-, caminar en Londres es gratis y como se trata de una ciudad cara hay que aprovecharlo. Así que agarré un par de pilchas y aunque el verano londinense sólo varía del resto de las estaciones porque ‘llueve con sol’, lo cierto es que se debe tener en cuenta una chaqueta para evitar quedar como sopa.

Aprovechando que toi en Twickenham enfilé más hacia el oeste (ya estamos casi en las afueras) y como estoy solo en las mañanas lo hice tranquilo y sin prisa. Me recuerda lo curioso que es tener que ir a la cresta el próximo dia 16 cuando me vaya (me demoré como 3 hrs en llegar acá) y que mi amigo y su novia se vayan de vacaciones justo el día después que yo me vaya, en fin.

Rugby & Tenis
El estadio de rugby de Twickenham es llamado ‘la casa del rugby inglés’ y acá defiende su localía el equipo nacional cuyo símbolo son las rosas rojas, siempre encabezadas por la figuraza de Jimmy Wilkinson, un as de este deporte y ojo que eso lo sabía incluso cuando estaba en Chile.

El merchandising es inimaginable y también caro, como todo acá, así que sólo queda deleitarse, mirar y tratar de mantener los recuerdos en la memoria que en mi caso es bastante mala. A propósito de visita ayer a una tienda llamada ‘m&m’s world’, lo cierto es que acá uno no paga por el producto en sí y la novedad en cuanto a que en Chile no existen cosas similares; lo que uno paga es la exclusividad de los diseños o variedades y es eso lo que por ejemplo, hace mella en mujeres como mi mamá que a ratos parecieran querer devorarse ciertos aparadores.

Volviendo al rugby, aunque me gusta caminar como lo hice para llegar a este estadio, cada cruce y tener que mirar hacia un lado que uno no está acostumbrado (acá se maneja al vesre) a ratos complica. No hay pretender hacerse el vivo –como en Chile- y cruzar por donde a uno se le venga la gana, mejor es ubicar un paso peatonal, a veces más lejos pero creánme…más seguro.

Con Twickenham cerrado para echarle un look por inside, solo como siempre en estos periplos, logré retratarme en algunas postales para el recuerdo, con el estadio como telón de fondo. Una joya que ya se quisiera por ejemplo la “U”, con capacidad para 75.000 personas y de todo. Un lujo.

Vuelta a caminar la idea era completar el recorrido con Wimbledon y volver a Fulhman Town para conocer el estadio del elenco local y sus vecinos del Chelsea. Sin embargo, la catedral del tenis quedaba más a la cresta de lo esperado y aunque de ajora en adelante trataré de elegir el subway, lo cierto es que caminé tanto que… ¡me pasé! Ya que no andaba trayendo mapa y no puedo andar con el notebook pa’ todos lados para consultar Google Earth, así que estoy evaluando comprar un map, ya que sólo tengo los del transporte.

Es cierto, las ciudades se conocen caminando pero tampoco hay que exagerar, menos en una mega metrópolis. Llegando a Wimbledon y pese a que acaba de terminar el Grand Slam ganado por Djokovic a Nadal recién hace menos de 72 horas, las restricciones para pasar eran demasiadas. Por la noche Mauro –español amigo de César- me comentaba en el bar que la entrada no era tan cara, solo 20 libras (o pounds, es lo mismo) pero 20 mil pesos es algo con lo que no cuento, ya que arribé acá con 100 y el saldo va prácticamente en 60 y eso que no he hecho nada con la plata y sólo compré postales y chucherías de menos de 5 libras. El transporte desde la llegada Csr lo ha auspiciado con una week pass (pase semanal de transporte válido hasta el 11/7).

Como sea, fotos de rigor en Wimbledon, sacada de apuros en un baño ya que pillé una entrada sin vigilancia y a llenar la botellita de agua, ya que si usted sale a caminar en Londres es súper oportuno andar con líquido para hidratarse.

De ahí después de imitar a King Fu, a casa, la música uf!…un menú privilegiado para el día con melodía de bandas británicas (the Beatles, The Who, Jamiroquai, Placebo and others), anglo (AC/DC, Elvis, etc), chilensis (Chico Trujillo, Banda Conmoción, Los Bunkers, Los prisioneros, Lucybell, etc) y latinos varios (Fito Paez!, Calle 13, Skank, Jarabe, etc) junto al universal Manu Chao. Noche de bar, yo piola cansado y medio reacio al intercambio cultural con gente que no cacho en demasía, así soy yo. Con Dordi es distinto, charlamos y bien, pero me duelen los pies así que sería todo…no sin antes ver la carita de Mayito desde el sur del mundo =****

 

Deja un comentario