Day 16

*Back to London.

Ante los inconvenientes con Internet me ha costado conectarme los últimos días pero veremos cómo ponernos al corriente de lo que ha pasado; el pasado domingo la jornada no comenzó mal…comenzó pésimo, mal entendido de términos (“puedes dormir hasta la hora que quieras mañana”) y eso sumado a la alaraca sin sentido de mi madre con el argumento que mi hermana estaba enojada conmigo por no entregarle la ropa para lavar me pilló desprevenido y se me salió el indio, echando por la borda 14 días de calma budista en el trato con mi señora progenitora.

Por cierto el enojo no era tal y como fui directamente a la fuente a consultar, mi mamá se sintió –me imagino- traicionada y aunque debí ser yo el molesto porque me mintió, ella en una actitud muy madura que revela todo su gen materno decidió marginarme del viaje a París que teníamos planeado.

Igual duele pero yo vine por mi hermana y mis sobrinas (Elisa es mi ahijada además, remember) y para ver a mi compa César, no por acumular millas para mi próxima ida al shopping. Duele por la inmadurez del tema en general y los términos en que se maneja pero bueno, ahora escribo desde Londres, ciudad que ya ‘conozco’ y en la cual ahora pese a no hablo tanto inglés como antes, por lo menos me manejo. Mirando pa’ tras ahora y en mi vida en general nada debiera extrañarme, comparado con estos incidentes menores es moco de pavo.

La tarde dominguera se arregló en algo tras el enrarecido clima en una casa donde uno no puede armar escándalos –además no vale la pena-, cuando llegaron los papás de Thomas a invitarme a ver el match de la serie de ascenso noruega Adeccoligen entre Sandefjord y no sé quien (el otro equipo era de Bergen, del oeste noruego).

Sandefjord ganó…¿seré cábala?

El partido pintaba bien pero luego del primer chascarro en contra que le costó la ventaja al rival, Sandefjord se descordinó cual Taldo y nos fuimos al descanso con una sensación rarífica. Yo equipado con bufanda y gorro del local (aunque solo prestado) algo desilucionado pero con la esperanza de una remontada épica, ya que el equipo era tipin Caneyengues y le faltaba ‘punch’ en la última puntada. Le faltaba el vértigo que daban las graderías más verticales que he visto en mi vida, como las escaleras mecánicas de algunas estaciones de Underground aquí en London, que manera de aprovechar el espacio y nadie se queja, creo yo.

Como sea la cosa efectivamente pasó y el poco público (2.300 apx.) que llego al Komplett.no Arena a la misma hora que la selección femenina noruega era vapuleada por Brasil 0-3 en el mundial de la categoría que se juega en Alemania, vio como los azules de Sandefjord entre el minuto 75 y el 78 con sendos golazos logró un triunfo salvador en los últimos puestos del torneo potreril noruego (es un mero decir los recintos son preciosos pero pequeños, no necesitan más). Los papás de Thom mesurados y yo también, aunque no contaba con que esa noche el mal rato con mi mamá sumado a una pesadez estomacal y un cansancio extraño que me llamaba al sueño me tirarían a la cama temprano en la previa de un esperado periplo a England.

En las afueras del Komplett.no Arena

Del despacho a la radio que tenia me acordé tarde, de hecho no alcance a terminarlo y finalmente quedó como mero proyecto porque debí subir a flight 033 de Ryanair escoltado por Thomas y prácticamente perdí el resto del día en un periplo digno de peregrinación religiosa para llegar al otro lado de Londres, en Twickerham, donde hospedan Dordi & César.

Ryanair es como reza su slogan ‘la aerolinea de los precios bajos’.

Ya era de noche cuando llegué por esos lares, cerca de las 22 hrs creo. De hecho Pinto había ido a buscarme a la estación sin embargo gracias a una casual pero útil vista de STREETVIEW en Google Earth en los días previos, mi memoria me llevó a la casa sin problemas. Linda bienvenida y algo de alcohol –al cual me estoy desacostumbrando, nunca he sido muy bebedor salvo periodos- pero de trasnoche with Mayito en Skype y con una jornada laboral venidera poco nos enteramos de cómo le fue a Chile en el debut de Copa América, vimos 0-1 en contra antes del entretiempo y chao, no estábamos para chascarros. ¿Bielsa donde estas?

Dordi y César en la bienvenida nocturna.

Hoy, con resaca y media a cuestas el pobre Pinto acudió al laburo. Tarde pero fue, de hecho yo me levanté temprano y luego volví a dormir un par de horas, igual son vacaciones, creo.

Csr y Cheetos.

Luego nos encontramos por la tarde en London y con diez días restantes en la isla vamos trazando destinos y cosas para hacer, aunque sin desesperarse para nada; ya he estado aquí y no me desvivo por una foto junto al Bigben, sí por hacer algunos imperdibles que según revisamos con César, la última vez no estuve ni cerca de concretar.

Me he dado buenos lujos; conversando con uno de mis mejores amigos en locaciones de colección, que se nos hacen cotidianas con lo trivial de la charla y escuchando a Chico Trujillo en los barrios londinenses o en los vagones del national rail, ya que Pinto vive igual a 1/2 del centro igual.

Llueve inesperadamente –como siempre- con una intensidad hueona casi de salpicón húmedo.

Buyo Austin Powers with a Pinto glasses.

¿Que deberían traer si vienen para acá? Cambiar libras antes porque son indispensables apenas te bajas del avión, olvídense de esa tontera de ‘estando allá cambio’, chao ¿Cuánto? 60 es buena cantidad para comenzar, el resto depende de la cantidad de días. Traer adaptadores eléctricos porque acá la corriente tiene tres patas que conforman una especie de triángulo, si tienen dudas consulten con Belfor Cuevas en CasaRoyal =).

Si tienen Google Earth échenle un ojo antes de viajar, ayuda bastante en reconocer locaciones y fijar prioridad y distancias, también si pueden descarguen el London Tube Map (metro) desde Internet y tracen rutas ya que a veces uno se pierde en la ensalada de tallarines que son las vías subterráneas de Londres. Ojo con hacerse el vivo y no pagar en algunos transportes porque las multas son heavy y en eso los ingleses carecen de sentido del humor.

Si vienen en verano sus chalitas o unas zapatillas son buena fórmula, ya que se camina bastante y es fácil seguir un bus de turismo fácilmente identificable o el sinnúmero de grupos de visitantes que son una verdadera plaga en estas épocas; gente con mapas extendidos y cara de ‘what?’ por todos lados o que le cuesta acostumbrarse al ‘look right/left’ de las calles inglesas donde se maneja por el otro lado. Al igual que en Noruega, el verano de la parte norte europea se presta para los cortavientos que son medios calentitos, salvan y te cobijan cuando se larga a llover, también anotar a la lista.

Afuera llueve. Una guagua al otro lado de la pared en estas casas muy al estilo londinense, llora desaforadamente, yo aprovecharé de ordenarme un poco y planificar lo que me queda. Por lo menos ya le escribí a mi Mayito y a la Jessica, mis dos prioridades.

Tengo buenas mis piernas gracias a Dios y una interesante ciudad por recorrer, hoy fue apenas un  bocadillo.

Como dice csr, ‘el benito grande’.

pd.- enterandome de la actualidad en Chile; Rieloff y el pájaro Gutiérrez a Colo Colo, Diego Rubio al Sporting de Lisboa y lo más importante ¡Ganó Chile!…aunque perdón, pero era lo mínimo.

Deja un comentario