Día 11

*Norway-Sweden-Norway

Para hoy estaba programado el viaje a ningún lado, ese donde me embarcaba, llegaba a Suecia y nos devolviámos porque la idea era simplemente aprovechar el tax free del ferry. Sin embargo, fue más que eso. Subir al Color Line Viking fue apreciar como dos mujeres maduras como mamá y mi tía peluseaban como si fueran niñas. Como si el tiempo y las diferencias que a espaldas las separan no hubieran ocurrido nunca, y se daban maña para conversar, comprar e incluso hacer travesuras.

Aunque no me sume me sentí cómplice del afán de divertimento y rasgué vestiduras con la máxima de ‘la vida es una sola’ y ‘no me importa lo que digan total a esta gente no la volvemos a ver nunca más en la vida’. Fue una experiencia para sumar aunque en las mentadas tiendas de a bordo había menos stock y variedad de lo que pensábamos, lo que quedó casi en anécdota.

My mon & mi tia.

De hecho tanto chachareo no nos hizo percatarnos que el ferry llevaba 15 minutos en el destino y eramos los últimos en irnos debido a la acción de personal de seguridad, en fin, chascarros, vino blanco chileno y una tarde donde dos señoras volvieron a ser calcetineras.

En la mañana -día que más he dormido desde que dejé los trabajos (11.30) me dejó agotado un recorrido de 8 kilómetros a una playa de Sandefjord, corriendo, trotando y caminando. También vi a los papás de Thomas a quienes quiero mucho, sin embargo perdimos un gorro de la Elisa y de pasada yo tampoco encuentro uno mio que era de Mayito, debe ser por eso que me gusta tanto. Ojalá no se me haya perdido.

Me and Hansen family.

Día 10

*Nublado con chubascos leves

Jessica y sus dos pequeñas. Labor titánica como madre y sostenedora. Richard, enfocado en superarse y mejorar siempre. Yo...capacitándome creo.

Junto a Manu Chao en el ambiente rememoro un día particularmente raro, reflexivo, con introspecciones y pensamientos huevones. Sin duda cuando uno sale de la casa de los viejos (o te echan derechamente) uno de los momentos trascendentes en tu vida es cuando te llega la hora de conformar tu propia familia y si bien a mi todavía ese trecho aún me toca, miro con particular atención cómo -al más puro estilo futbolero donde todos somos los mejores DT del mundo- cada quien tiene sus criterios y modos de hacer las cosas ‘de la mejor manera posible’.

A mi hermano Richard le comentaba lo que para mi, a pesar del poco tiempo que ha pasado, ha sido de los breaks más importantes comparativamente con la última vez que anduve en estos parajes, mi postura frente a lo que veo alrededor. La relación con mi familia nunca ha sido de una fluidez admirable, sin embargo con el tiempo trato de percibir y quedarme con los esfuerzos para que ello se note menos. En ese plan la última vez, menos maduro y más impulsivo tuve discusiones, disgustos, críticas mal entendidas y el inefable ‘amurramiento’.

Sin proponermelo, en esta ocasión he tomado distancia, escuchando, observando y a veces, respirando hondo ante algunos disparates gratuitos que oigo o presencio y a los cuales en otra época me hubieran provocado la irritación más absoluta con un rechazo oral manifiesto. No sé hasta que punto esta ‘contención’ sea beneficiosa, creo que en eso el blog me ayuda, pero de lo que sí tengo certeza es que ha ahorrado muchos malos ratos.

Incluso así, silente y complaciente pero no menos alerta, recibo dardos sin desparpajo que por ahora es mejor ocultar.

Tanto la casa de Jessica como la de Richard son aplastantemente mejores que mi pieza arrendada. Todos los saben, lo piensan, pero no lo dicen. Sería mucho.

El día de hoy visitamos el escuálido downtown de Sandefjord, con mi mami comprando, viendo donde depilarse y Thomas tratando de dar abasto con las dos niñas, ya que pese a su empeño a veces se ve superado, por suerte las pequeñas se turnan para los pataleos. Como sea, el asunto de criar es más complicado de lo que se ve a simple vista, cada uno tiene su propia opinión sobre que hacer en la enseñanza de un menor y cómo hacerlo, sin embargo pocos reparan en la autocrítica sobre las cosas que pudieron hacer mejor o de plano, no debieron pasar.

Aunque el paseo por el parque fue bello, con algunos momentos raros y en la tarde la salida con las hermanas Pizarro y mi hermano ratificó que soy el menos exitoso de la cosecha, no deja de llamarme la atención lo poco humildes que somos en algunas cosas. Para la autoreferencia en aciertos somos -como diria mi tia Yola- ‘mandados a hacer’, pero a la hora de juzgarse a si mismos, por Dios que nos falta…

Todo esto obviamente viene adosado a la reflexión de  ‘pensar que las cosas pudieron ser tan distintas’ si no hubiera sido por….etc, dejando en evidencia que la superficialidad a algunas personas no les permite distinguir que el bienestar no solamente radica en lo que se tiene materialmente (que bien que así sea por lo demás) si no que también existen otras instancias y escalas de satisfacción, quizá menos vistosa pero más esencial que el día de mañana contar con un refrigerador más grande, inútil si no se tiene con quien compartir el pan.

Queda mucho de esto aún, yo sólo miro aunque no todo me gusta, pero lo acepto, con respeto y tranquilidad. Lamentablemente estas cosas son implanteables desde el momento que tengo la certeza que no serán abordadas con la altura de mira necesaria, por ende sólo serían palabras sin sentido o frases confundidas facilmente con ataques. Prefiero pasar por soso.

Si al pelar las orejas se le ponen rojas al afectado, la lengua..¿de que color se les pone a las cotorras?

Día 9

para Elisa

En casa de Jessica & Thomas en Sandefjord, el dia comenzó tipo 9 .30 a pesar que pensé que era más tarde, pero el sol aquí en verano practicamente no se esconde y eso lleva a error.

Elaboré un informe sobre la complicada situación de Grecia en materia económica, que es tema aqui junto al decaído brote de e-coli, la situación de Libia y los lios internos de España, sin embargo mi garganta no me ayuda mucho en mi calidad vocal -que nunca he tenido mucho tampoco-.

Ayudando a Thomas con algunas podas de árboles y arbustos, vengo para jugar con Elisa, mi nórdica ahijada. Se hacen pocas las fotos, videos y momentos para estar con ella. Es lo máximo. Da pena sólo pensar vagamente en que tendré que dejarla en unas semanas más, aunque siempre me he dicho a mi mismo que no soy mucho de trato con niños. La realidad suele desarmarme.

Foto fresquita con la webcam.

Para esta tarde quizás salgamos a recorrer con mi mamá las calles de Sandefjord, ya que por la mañana recorrimos el barrio con el coche de Elisa…y ella con hipo jajaja, es tan tierna.

Elisa and me.

Mi papá vivió muchos años en estos lares y aunque es una localidad más bien pequeña, no es por eso menos hermosa. Ahora todo el clan vive acá, mis dos hermanos, mis sobrinas y mi tia. Aunque resta medio día por ahora me basta con la risa de mi sobrina y ahijada; Emmita llega más tarde de donde su nana, seguramente también regalona.

 

Día 8

*To Sandefjord

Todo hoy es el viaje; embalar todo de nuevo salvo contadas cosas que quedarán en Kristiansand y con miras al periplo londinense. Lo más duro lejos llevar mi pesado equipaje hasta el terminal, menos mal que nos llovió.

Capacidad 52 pax. con GPS y un buen servicio. Los noruegos no se estresan por nada y ni tocan la bocina.

Buen tiempo y pese a un pendex hinchaballs logré dormir. En el carísimo transporte noruego salimos con mi mamá a las 12.10pm desde KRS y arribamos a las 15.45 a las afueras de Sandefjord, que actualmente está fuera de la lista de recorridos tradicionales de estos lares, que raro.

Para la llegada nada que decir, mucho cariño y pese al cansancio las niñas nos sacan sonrisas, asi como ver a mis hermanos, Thomas y mi tia. Fue lindo hacer como una suerte de 2da navidad con la cantidad de regalos que traiamos desde Chile.

Se agradece tanto afecto cuando uno anda bien lejos de casa o en mi caso, de mi entrañable pero sencilla pieza del Barrio Yungay.

willkommen!

Día 7

*Start IK – Vålerenga IF

En el SØR ARENA de Kristiansand, esta tarde se enfrentaron mis dos afectos noruegos en lo que a fútbol se refiere, el Start de aquí con el Valerenga de Oslo, del cual la última vez me llevé camiseta y bufanda, aunque vi como perdió con el LYN, club que ahora creo que ni existe.

Entrada al SØR Arena, junto al mar y montes de roca con mucho verde.

El SØR es un banco que siempre ha apoyado al equipo y tengo recuerdos de su particular logo en mi niñez, asi que le construyó un estadio al club y le puso el nombre. Un lindo recinto y una iniciativa que en Chile varias empresas de la banca podrían imitar apoyando el deporte con equipos que lo necesitan y bastante.

Llegamos caminando al estadio y como de costumbre transitar por las calles es un placer, al margen de alguna cuesta empinada que pone a prueba el estado físico.

Hinchas motivándose. Un mero botón de lo que a veces a uno le hace sentir en 'Barbieland'.

El partido es sin duda el climax de un día tranquilo en la previa del viaje a Sandefjord están donde mis hermanos y mis sobrinas. El resultado es una anécdota (ganó el Vale 0-2) pero me entretuve bastante, en una tarde preciosa, como siempre con mucho viento, unas 8 mil personas en el estadio y una barra visitante muy bulliciosa.

Lo freak del día: los fanáticos ebrios de Oslo que llegaron en bus y tenían la fiesta armada, de hecho hasta se bañaron desnudos en la gélidas aguas del mar junto al estadio. 

0-2 ganó la visita en el SØR Arena.

pd.- arreglé la compu!

Día 6

*Grill

Grill o parrillada campestre desechable, auspiciada tb por Rita.

Con vino, algunas descordinaciones y un muy buen clima, Mi mamá, Rita y yo terminamos compartiendo una jornada al aire libre donde quedó de manifiesto la belleza natural de esta zona.

No eramos los únicos porque habían otros grupos también en este parque característico de Kristiansand pero pese al alto consumo de alcohol, no vi ninguna tragedia o exceso traducido en accidente. Fortuna quizá, para mí es práctica…por allato somos más torpes con copete y eso que aqui hay agua.

Rita me señaló una roca en medio de agua de la bahía y apunta que esa es una de las causas de accidentes -cuando los hay- ya que los curaguillas agarran las lanchas y sobre todo de noche se mandan contra el roquerio.

Salud, por supuesto con chilean wine, que por acá se vende bastante, junto al de un sinnúmero de otros países productores.

Día 5

*Trote & parloteo

Una llamada -ya no me acuerdo de quien- fue nuevamente el ring inicial de la jornada. De fondo la bulla de las obras de ampliación de la villa y un lindo sol. Los ojos me duelen y lo peor…por nada, porque el partido entre Paraguay y Chile de anoche fue lo más pobre que he visto en el último tiempo. 0x0, cero aporte también.

Pateándome las ojeras comimos algo de lo que quedó de anoche, y para que no todo sea comer y dormir salí a correr un poco. Quedé muerto, pero es para no perder el trainning de la falta de bicicleta, la ausencia de fútbol con Canyengues y además estoy más guatón que nunca en mi vida. Merecida pretemporada debería hacer.

Pretemporada 2011.

Día casero, con Internet, apuntes y viento fresco por la ventana. Me ha ido mal con mi resfrio y sigo buscando posibles notas radiales.

Ha sido un día de alto luego de una semana de mucho ajetreo. Hoy sólo música kitsch, descanso y charlas con todo el mundo;  mi hermana, las niñas, César, Mayito, la tía y mi papá…uf! tanta gente y a veces en Santiago mi celu no suena en días….salvo por mi mayito obviamente. Cariños por doquier.

Games with my love, vamos parejito aunque tengo buen saldo a favor....

Día 4

H@bemus Internet!

Mi mami con sus trámites y al igual q ayer se puso a llover pero…maaaal. No paró por al menos un par de horas y la humedad me pena un poco, contribuyendo a mi resfrio.

Calma, armonia, tolerancia y pulcritud son algunas de las directivas que caracterizan a la sociedad noruega, ni siquiera de manera forzada, si no que es algo que les nace. Envidio el respeto por el otro existente en este país y el silencio. Con razón la población de adultos mayores por aqui es tan alta.

Había Internet sólo en la biblioteca pública, aunque si resulta la compra de un cable que falta, podré ver a la ‘Roja’ de madrugada ante Paraguay, en la previa de Copa América.

Mientras mi mamá sigue con sus asuntos veo noruegos, rumanos, africanos, latinos e inmigrantes varios, ya que aqui dan asilo por todo y la mayoría de los foráneos abusa del sistema; por ejemplo si pagan por hijo nacido, muchas mujeres viven para ser madres niño por niño, ya que los bonos son suculentos. Antes no vi europeos del este pidiendo en las calles, ya que ingresan sólo para pedir, ese es su fin ya que por los acuerdos de la UE entran sin problemas.

La policia brilla por su ausencia y dicho sea de paso no usan armas. En su lugar por los downtowns se ve mucha ‘Securitas’ que son jóvenes con vestimenta de seguridad pero mas enfocados en custodiar el comercio.

He aquí mi pueblo natal.

Un chileno de Kristiansand, minutos antes de ponerse a discutir con chofer proveniente de los Balcanes nos decía que pese a todo la patria se añora y que ‘pases los años que pases en Noruega, siempre serás extranjero’. Sin duda a muchos no les importa. Esta charla, en medio de una poco habitual espera por el transporte -público- que pasa a la hora prefijada sin falta, de ahi la discusión posterior es parte del tema recurrente de las migraciones.

Rita, Ian, amigos de mi madre, son victimas de mi inglés tarzanezco mezclado con un noruego del paleolítico. A ratos me doy a entender y si no sólo me queda mover la cabeza. Mi mamá en cambio ‘se peina’ con el idioma, sólida.

Funcionó el cable…se viene trasnoche….¡Vamos Chile!

Día 3

*UIA

El lugar donde alojamos es más que lindo. Solicitado por anticipación por una amiga de mi mamá, se trata de una villa universitaria donde alguna vez estudio mi hermana Jessica. En el centro de Kristiansand (la perla del sur de Noruega y mi lugar de nacimiento) todo es calmo. Llegamos caminando y aprovechamos de reconocer los nuevos paisajes de estos lares -mi mamá vivió 30 años acá-, aunque para han sido 7 años de ausencia, luego de otros 20.

Kristiansand y Universitet donde alojamos.

Tratando de reconocer calles y lugares, me sorprende una mujer urgando en la basura -buscando envases plásticos que se transan de 0,50 a 3 krs (1kr  = $90)- y ver en general gente pidiendo. Eso es nuevo y ambas cosas son protagonizadas por extranjeros.

Caminábamos por las calles cuando de pronto se empezó a nublar (nos perdimos un poco) y de repente comenzaron a caer gotas sobre los adoquines. Las bellas noruegas son parte del lindo paisaje, así como la inmigración creciente de la cual en cierto modo somos parte. Es que las facilidades son muchas y el Estado con su seguro social ponen billullo para todo.

Café junto al museo de la ciudad y así como nos perdimos con los días oscureciendo cerca de la medianoche y aclarando a las 3 de la mañana, tal como nos perdimos al irnos nos pasó lo mismo al volver y tras algunas rutas en falso llegamos a nuestro lugar.

Mapa de donde alojamos en KRS, actualmente ampliándose.

Arrendado por un estudiante que en la época de vacaciones vuelve a su terruño, nuestro arrendador parece que tiene ‘handicap’ como dice mi mamá, ya que hay cosas en el depto que hacen presumir que tiene alguna discapacidad. Lo digo por la rampa y un baño con medidas de seguridad en caso de ‘turbulencia’, entre otros detalles…

Con manillas, en caso de emergencia a bordo...

Día 2

*Flipper flight!

Amanecí durmiendo a ratos y me decidí por irme a leer a un rincón del avión. Leer digase a interpretar las revistas francesas, donde están tan al día de ese pueblo llamado latinoamérica que fuera de citarlo como destino turístico, en los temas serios mencionan el triunfo de Umala, destacando su pasado militar, nacionalista …y venezolano. (…)

De mañana llegada a Charles de Gaulle (CDG), aunque la ventana ha sido inútil ya que las nubes se portan tan ariscas y cerradas como los oficiales y agentes de aduana en el aeropuerto. Mi mamá lo sufre y le quitan algo de su bolso. Yo me sorprendo porque no hay wi-fi gratis y un mariachi mexicano irrumpe como un oasis en medio de la apatía gala por el folclore charro adornado por una simpática bailarina.

Lo freak, un pasajero del Air France K.O. ¿Las razones? presumiblemente baja de presión o al vesre, porque luego se recuperó y retomó la vertical.

«Schipol civuplé» describo el siguiente destino en Amsterdam (AMS). Sublime, más servicial e igualmente grande como terminal aéreo. Los mall plaza serían un adorno en el principal aeropuerto holandés del reino Heineken.

Un viento de molinos nos lleva a través de KLM -que hace las operaciones locales europeas- rápido a Kristiansand (KRS). De noche -aunque es como si fuera de dia- y la misión está cumplida. Por ahora terminó el agotador pinball aéreo. Bella recompensa escandinava en el entorno. Sin novedad.