Yo, el desgraciado.

Hay momentos que uno quisiera atesorar por siempre, pero en el fondo la felicidad suele tener un costo, si no es uno mismo, lo es quien generalmente tampoco lo merece.

La esperada junta de Radio Portales-UBO.

Deja un comentario