[CINÉFILO PROMEDIO] «Patagonia de los sueños»

Lo que la Patagonia se llevó

El cine de Jorge López Sotomayor no resulta precisamente afín al paladar de un público que por estos tiempos maneja otros ritmos y cuando hace unos años intentó como realizador rejuvenecer sus registros, lo cierto es que la experiencia dejó mucho que desear.

«Patagonia de los sueños» (2014) es menos de lo que debería. El relato es tan sombrío que rinde poco tributo a lo esperanzador de su propio título y asimismo, el tono sufriente que predomina en su desarrollo solo se intensifica con una musicalización funeraria que termina por agotar en cada cuadro. Quizás se pudo -sin faltar al guión- ser más flexible en hilar un relato más llevadero con herramientas como esa.

Mencionado el tema de los cuadros, el paisaje patagónico resalta por si mismo y es quizás el punto más alto del film de poco más de hora y media. También vale la mención honrosa a un meritorio trabajo en post producción para embarcaciones de época que dado los presupuestos acotados se valora.

Volviendo a los factores que dejan a esta película al debe hay una lista que asoma con evidencias prácticas: hay movimientos de cámara, ángulos desestabilizados y salidas de foco al menos cuestionables que distraen mucho, tomas innecesariamente largas y fuera del tono antes mencionado (no hay una sola escena de esperanza o pseudo alegría). Del mismo modo es irritante el afán por cuchichear o hablar a regañadientes, en voz baja pese a estar en espacios abiertos, lo que hacen muy complicado escuchar diálogos que son claves para un montaje que tampoco facilita las cosas.

La belleza natural de Juanita Ringeling no alcanza para disimular su falta de carácter para una cinta de este tipo, con una narración e intervenciones donde su acento argentino es casi una mala anécdota. Da la impresión que Julio Jung se pierde en un secundario de poco peso y Pablo Krogh es quien alcanza un rol más recordable. Alessandra Guerzoni se termina perdiendo en el destino absurdo de su personaje y quizás Canale debió personificar el rol de militar argentino que le calzaba mejor.

En fin, una decepcionante obra que mejor tratada y con el apoyo adecuado pudo tener mejor suerte.

Recomendación: Débil. Decepcionante para la historia. Faltó matizar los tonos.

[CINÉFILO PROMEDIO] «Set It Up: El plan imperfecto» – (Cómo deshacerte de tu jefe)

Intervalos de entretención

La pandemia del Covid 19 en muchas oportunidades nos ha hecho extremar la búsqueda de opciones de la cartelera digital. Es ahí donde de vez en cuando aparecen las incombustibles comedias románticas que con las debidas circunstancias caen bien paradas o al menos sirven para sobrevivir al encierro y las restricciones.

Netflix levantó «Set it up» (2018) con la bajada en Latinoamérica de «El plan imperfecto», como una de esas propuestas. En ese sentido Zoey Deutch es quien se roba la atención pues tiene un gen de comedia innato y es la chispa que realmente da vida a esta cinta. Una comedia de pocos personajes donde su carisma sostiene de forma más llevadera una trama que aunque poco creíble se hace peculiarmente entretenida por varios pasajes.

Quizás fuera de las falencias del guión el hecho que los demás roles palidezcan ante una de las protagonistas desbalancea el producto. Por cierto que esta como otras historias similares tiene todos los clichés que restan en aportar algo de emocionalidad que le vendría bien a la película como para contrapesar el humor.

En síntesis, todo dependerá mucho del ánimo y la predisposición antes de ver «El plan imperfecto»; si como pareja o en soledad están las ganas o se dejan de lado ciertos prejuicios -justificados- eso ayudará mucho. De lo contrario el ejercicio resultará bastante inútil.

Recomendación: Regular. Es bastante oscilante en sus dosis de comedia romántica. Le falta emocionalidad, solo la protagonista es quien afirma gran parte del todo.

[CINÉFILO PROMEDIO] «Nomadland»

La fragilidad del errante

Con todo y la sencillez que derrochan este tipo de películas, «Nomadland» (2020) es una cinta que involucra viajes más allá de la carretera, porque pese a acumular cientos sino miles de millas y kilómetros, está lejos de ser una simple «road movie», principalmente porque sus travesías ofrecen escalas pasajeras de dolor, descubrimiento y profundas reflexiones.

En su hora y 43 minutos se desnuda la fragilidad del errante, con lo cotidiano, reconociendo un énfasis algo romántico en la libertad y fusionándose en otros momentos con el género del docu reality, apuntando a una realidad que parece al alza entre los auto exiliados de un sistema que los ha desilusionado.

«Nomadland» no es una cinta particularmente alegre u optimista, sino más bien reflexiva. A algunos les parecerá una versión más madura y crudamente real de «Into the wild» (2007), menos idealista y más actual. Por cierto que Francis McDormand como siempre parece una protagonista a la medida de una historia de este tipo, donde hay que darle el mérito a Chloé Zhao por escribir, dirigir y editar este relato.

Ciertos públicos podrán cuestionar su ritmo pero hay que señalar que el factor de emotividad lleva «Nomadland» por otro carril. De alguna forma no es solo lo qué le pasa a su protagonista sino cómo percibir y hacer parte al espectador de lo que siente, su filosofía, dolor y en esa inclusión en los diferentes escenarios, donde a ratos pareciéramos poder oler la hierba por la mañana, es donde se encuentra buena parte de su mérito. Puede que no te cambie la vida por sus giros argumentales, escenas crudas o cuadros de acción pero en honor a su temática, el valor del viaje que compartimos al verla paga el tiempo que le dedicamos.

La belleza melancólica está de regreso en el cine y ofrece aquí una carta credencial con todas las tonalidades que pudiéramos esperar; una historia de introspección, reflexión y aparente sabiduría. Si logras conectar con ella, no la olvidarás.

Recomendación: Buena. De profunda belleza y reflexiones sobre la vida, el dolor y la libertad del ser.

#SomosÑoñosNoPesados Reacciones a *Wandavision* Mitad de temporada y más

*Grabado el 29 enero 2021* Luego del Capítulo 4 de Wandavisión (Varios aciertos!)

«Deberíamos tener algo más de Pietro»

«Este personaje X está listo para volver al MCU»

«Hay un recast de personaje para una película que pasó desapercibido»

«¿Es Spider Man 3 lo más esperado de este 2021?»

«El MCU tendrá series animadas como canon»

Era recién el capítulo 4 de #Wandavision y con Zongalo ya trazábamos varias teorías de lo que venía, evaluábamos la primera mitad de temporada de la serie y nos dimos maña para echar al aire varios conceptos. Anticipamos que vendría algo más de Pietro, le ponemos ojo a un recast que apareció en Endgame y ¡ahora lo hará otra actriz! y también planteamos que hay un antagonista vinculado a Queens que podría volver al MCU.

No esperamos mucho de Jon Watts en Spider Man pero queremos lo mejor. ¿Podrían las series animadas ser un nuevo canon para Marvel? Al parecer ha gustado y mucho a Disney el éxito de proyectos de Star Wars como «Clone Wars»y eso abriría la puerta a ahondar en el perfil de varios personajes.

También repasamos muchas cosas desde la última vez que hablamos: «Tenet» de Nolan, «WW84», Star Wars, el sinfín de anuncios y varias cosas que marcan el inicio de 2021 en la cultura pop vinculada a las franquicias. 

#SomosÑoñosNoPesados #Wandavision #StarWars

 

[CINÉFILO PROMEDIO] «El juicio de los 7 de Chicago»

Juicio a la historia

Aaron Sorkin ya investido como realizador y aprovechando su buena pluma para los guiones, desarrolla en «El juicio de los 7 de Chicago» (2020) una cinta melodramática en sus extremos, histórica y con una gama de personajes que la vuelve innegablemente entretenida.

Quizás los acentos demasiado caricaturizados puedan hacer cierto ruido, pero en el contexto temporal en que se basa el relato cuesta encontrar cuestionamientos ante una sociedad marcada por los conflictos de derechos civiles y de pacifismo frente a la guerra de Vietnam como lo que aquí se cuenta. Lo curioso es que los problemas que plantea se hacen incluso adaptables a tiempos más contemporáneos.

El fuerte del reparto colabora mucho con hacer llevaderas las dos horas y fracción de la historia. Y en eso Sorkin y su guión lleno de detalles y diálogos ingeniosos son un buen complemento para darle fluidez al todo. Acá hay humor negro, reflexión social, roles con matices y un grupo de actores desplegando características diversas que hemos visto en otros frentes, pero ninguno con la seriedad de este contexto. Un entorno realmente sombrío que contrasta con la sensación real que deja la película.

«El juicio de los 7 de Chicago» tiene buena pinta y no decepciona. Es cierto que es menos cruda de lo esperado; en otras como «Detroit» (2017) el enfoque es menos encantador y más directo pero aquí se opta por contar una historia y terminar con buen pie pese a sus resultados reales y eso deja bastante conforme a quien la ve. Sin embargo, quizás disimular sus ripios como la falta de atrevimiento mayor en sus moralejas, darle más de profundidad a los antagonistas y otra chispa indescriptible que cuesta identificar como ese «algo» que le falta para ser magistral, sean una fortaleza o carencia dentro de su propuesta como cinta, pero sin duda es una película que suma.

Recomendación: Buena. Una cinta con una buena historia, un elenco que la fortalece y donde cuesta identificar ese «algo» que la pudo hacer aún mejor.

[CINÉFILO PROMEDIO] «Bill & Ted: Face the music» (Bill y Ted salvando el universo)

Rockear para siempre

Aunque pueda sorprender, sí hay cosas positivas que decir de «Bill & Ted: Face the music» (2020). Y es que dentro de su acotado segmento de público al que va dirigida y que logrará captarla, las burradas de estos dos músicos llenos de buenas e ingenuas intenciones, les llegarán como un impensado y cuasi tierno viaje a la nostalgia que pese a ser innecesario, no se esperaba y solo termina sucediendo.

Como contexto, a fines de los 80’s y principios de los 90’s, Alex Winter y Keanu Reeves encarnaron una dupla de jóvenes músicos «cabeza hueca» pero que funcionaban tan bien como dupla que sus aventuras viajando en el tiempo en una cabina telefónica sembró recuerdos en toda una generación, por sus películas o bien por la posterior serie animada. Un binomio luego imitado pero de comedia tan blanca y transparente que rozaba la ternura o quizás lo burdo, visto en retrospectiva. Sin embargo, Reeves -que parece que todo lo que toca es oro- se embarca en este capítulo de secuela casi 30 años después y aunque parezca increíble, remonta en el tiempo fuera de la pantalla, a quienes tienen buena memoria sobre esta particular pareja.

Los inolvidables «Sementales Salvajes» regresan con una comedia de humor digno de la época del 89 – 90 que hoy podría naufragar al ridículo, pero como la película es casi una invitación solo para nostálgicos, no deja de ser curiosamente extravagante y entretenida.

Es notable que Winter – Reeves se calcen personajes obsoletos y los hayan recoloreado en una época totalmente ajena. Y más aún, es admirable que un actor como William Sadler -seguramente por nostalgia- participe en este «revival», con tantos o más pergaminos cinematográficos que el propio Reeves, siendo reconocible de inmediato en su rol original.

Como sea, «Bill & Ted: Face the music» es una cinta que al igual que otras como «Tenacius D: The Pick of Destiny» (2006) califica como comedia musical pero con un matiz mucho menos oneroso, más infantil si se quiere. Es nostalgia, humor blando y cero pretensión de conseguir algo más con su regreso que no sea un tributo a la propia historia de los personajes. Los espectadores que recuerden la trama o que vayan recordando a medida que avanza el metraje, lo agradecerán, admitirán que no es una buena película pero aún así le darán un pulgar arriba. Para el resto lastimosamente no es una opción seria para ver.

Recomendación: Regular; posiblemente olvidable para nuevos públicos, un refresco de nostalgia para los fans.

{#FotologStyle} Los 4 meses de Isabel

Ayer nuestra pequeña maravilla cumplió 4 meses y mientras me acompaña haciendo los pendientes laborales aunque sea sábado, no puedo dejar de vincular ambas cosas y pensar mientras me pierdo en su carita y esos ojazos azules, qué me gustaría saber de lo que pasa por esa cabecita.

Cuatro simples cosas que le preguntaría sobre sus cuatro meses.

¿Que te han parecido estos 4 meses en el mundo exterior, era lo que esperabas?

¿Qué piensas de los papás que te tocaron?

¿Estás cómoda? ¿Qué te gustaría hacer?

¿Te gusta tu nombre?

Su sonrisa encantadora me dice que no lo hemos hecho tan mal. Felices 4 meses mi bella…

[CINÉFILO PROMEDIO] «Cielo de medianoche» – (The midnight sky)

Cielo de medianoche: Fría belleza

George Clooney desde el sillín de director cada tanto nos entrega piezas que son interesantes, con relatos reflexivos, personajes profundos y la expectativa para ver «The midnight sky» (2020) se basaba en esos puntos altos de su filmografía. Sin embargo, pese a ser una cinta bella en múltiples aspectos, las esperanzas de calzarse el rótulo de «película de calidad» se esfuman a un ritmo mucho más rápido que el del relato que señala.

«Cielo de medianoche» oculta en su misterio inicial el verdadero adn del film; uno muy teatral, donde pese a la grandilocuencia de los escenarios, en realidad son los personajes y sus emociones el soporte del todo y quizás lo mejor de sus casi dos horas. En ese sentido su ritmo lento la hace parecer más larga.

En algunas películas suele ser un problema insertar varias tramas en un solo largometraje, pero Clooney le da coherencia de una forma sutil pudiendo prácticamente construir dos cintas absolutamente diferentes en una sola. El problema es la llanura intermedia donde el trámite se hace cansino y carente de la magia que en el epílogo pretende plasmar.

¿Cuánto de influencia de Cuarón en «Gravity» (2013) hay en esta cinta? Es una duda que el propio Clooney que participó en la galardonada obra del mexicano sabrá en su mente. Los dilemas que encierra, las reflexiones sobre la vida y por qué no, la muerte, comparten la elegancia de aquella aventura. Pero en «Cielo de medianoche», la espera por mayor énfasis en sus fortalezas de contexto tarda demasiado y pena la «ayuda» para que el espectador perciba de mejor forma la invitación que se le está haciendo.

Disponible en Netflix, «The midnight sky» es una invitación a una historia metódica, con reflexiones en medio de un contexto expuesto sin mucho antes ni después. Curiosamente esa simpleza para resolver preguntas básicas no se abordó en el corazón de su desarrollo, haciendo que los esfuerzos postreros por mostrarnos su belleza, en muchos paladares, sea en vano.

Recomendación: Regular. Bella aunque de ritmo cuestionable. De comienzo y desenlace poético pero de continuidad extraviada.

{#FotologStyle} «SunsetRiders: La partida perfecta»

En medio de los adelantos tecnológicos de estos días, de la guerra de consolas, de los modelos vanguardistas de Playstation, Xbox y demases, creo que la sensación de estar en un local de videojuegos mirando la hora para no agotar los permisos, jugando con el vértigo de no cometer errores para no perder la ficha no se podrá igualar nunca a la facilidad de apretar «reset» o «restart» para recomenzar una partida.

Sunset Riders era de esos juegos colectivos, en un arcade enorme para cuatro jugadores que ocupaba todo un rincón en los locales de videos de la primera parte de los 90’s, al menos en Chile. Grito y plata. Los Simpsons, Tortugas Ninja, Captain Commando entre otros fueron del mismo estilo juntando a varios amigos o desconocidos en busca de la gloria, a veces, con muchos espectadores.

En lo práctico, Bob y Cormano ofrecían más posibilidades por la abundancia de sus disparos pero si en una partida colectiva tenías a Steve y Billy también se agradecía poder tener balas decorando la pantalla por ambos flancos.

La pericia en esas aventuras era bien valorada. Quién diría que en solo 25 minutos podríamos ver los frutos de estos 4 jinetes disparando por múltiples parajes del oeste clásico. Una partida perfecta, imposiblemente coordinada entre cuatro mentes independientes. Y si, también estaba el mito a descubrir, si acaso «se podía dar vuelta», es decir, recomenzar la partida desde cero con la misma ficha con la que terminaste.

Tiempos que aunque te esfuerces, tus hijos no podrán apreciar cuando hoy tienen un mini computador en su mano gracias a tu móvil y crecen en un mundo táctil, sin echarle maldiciones a la palanca, sin el nervio de meter una ficha antes que termine el pestañar del «continue» o sentir que el mundo se te vino abajo porque «se cortó la luz» o alguien «movió el enchufe».

Una bien merecida pausa para recordar lo vivido.

[CINÉFILO PROMEDIO] «Mujer maravilla 1984» – (WW84)

WW84: Volver atrás

Quizás la espera prolongada por ver la secuela con las aventuras de la heroína preferida de Temiscira fue demasiado o simplemente nuestras expectativas estaban desmedidas. El asunto es que «WW 1984» (2020) no era lo que esperábamos. Puede ser relativamente entretenida pero en rigor no logra generar el interés y atractivo de su cinta predecesora.

El problema en ningún caso es la estampa de Gal Gadot o su química innegable a esta altura con Chris Pine. El tema es la irregularidad general de una película que se hace larguísima (2 horas y media) y a ratos derechamente eterna. Por otra parte el talento de Kristen Wiig y de Pedro Pascal eclipsan a la protagonista con sus apariciones de sobrada calidad y de hecho este último da para pensar que es el verdadero protagonista de la historia. Ambos algo o muy desaprovechados.

Patty Jenkins siembra dudas entre sus seguidores como directora considerando que acaba de hacerse con uno de los proyectos más prometedores de la nueva ola de «Star Wars», la futura serie «Rogue Squadron», ya que en esta continuación de la «Mujer Maravilla» hay cierto desorden que no se puede pasar por alto. Una cosa es plantearse en un mundo de 1984 y otra ponerse ese techo como canon de calidad para las aventuras de una heroína. Hay algo rústico que molesta. De hecho, la referencia a esa década después de un rato se esfuma sin pena ni gloria.

También hay un problema con las escenas de acción donde a ratos pareciéramos estar viendo una película de «Spiderman»; con la musicalización, no de Hans Zimmer si no con el uso de la cortina característica que rompe más que aportar en el tono y con el guión que complica y resuelve elementos de una forma superflua.

Para muchos el trailer y los anticipos pudieron ser más atractivos que la película misma pero cierto es que la cantidad de escenas innecesarias suman un buen número; de las malas y de las bien logradas pero aún estos aciertos se pierden en el todo. «WW84» sube rápido pero te engancha poco en su largo tramo medio para intentar solo sobre el final retomar el vértigo de una odisea que en dos horas ya perdió el interés del público.

«Mujer Maravilla 1984» está por debajo de su presentación de hace unos años, que sin ser brillante se enredó mucho menos en mostrarnos las cualidades que han hecho de Diana Prince por décadas un referente dentro del mundillo de los súper héroes y los ejemplos de virtud.

Recomendación: Regular. Claramente se esperaba más. Un surtido de elementos poco cohesionados.